U.S. markets close in 8 minutes
  • S&P 500

    4,171.04
    +59.96 (+1.46%)
     
  • Dow Jones

    34,194.26
    +303.24 (+0.89%)
     
  • Nasdaq

    12,128.62
    +241.17 (+2.03%)
     
  • Russell 2000

    1,964.84
    +7.12 (+0.36%)
     
  • Petróleo

    77.28
    +3.17 (+4.28%)
     
  • Oro

    1,881.80
    +2.30 (+0.12%)
     
  • Plata

    22.16
    -0.08 (-0.35%)
     
  • dólar/euro

    1.0728
    -0.0002 (-0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.6740
    +0.0400 (+1.10%)
     
  • dólar/libra

    1.2044
    +0.0020 (+0.16%)
     
  • yen/dólar

    131.0570
    -1.5500 (-1.17%)
     
  • BTC-USD

    23,213.45
    +209.87 (+0.91%)
     
  • CMC Crypto 200

    534.29
    +8.33 (+1.58%)
     
  • FTSE 100

    7,864.71
    +28.00 (+0.36%)
     
  • Nikkei 225

    27,685.47
    -8.18 (-0.03%)
     

Reguladores y bancos estatales chinos dividen a su personal ante el temor a contagios de COVID

FOTO DE ARCHIVO. Una bandera nacional china ondea frente al edificio de la Comisión Reguladora de Valores de China, en la calle Financiera de Pekín, China

Por Julie Zhu, Selena Li y Ziyi Tang

HONG KONG/PEKÍN, 9 dic (Reuters) - Reguladores y bancos estatales de China están tomando medidas para dividir al personal en sus lugares de trabajo en Pekín, dijeron fuentes a Reuters, mientras las empresas se preparan para un posible aumento de los casos de COVID-19 después de que China relajara las restricciones sobre el virus en un importante cambio de política.

Estas medidas ponen de manifiesto que la persistente inquietud generada por la política de "cero contagios" frente al coronavirus aplicada por Pekín durante tres años puede dificultar el rápido restablecimiento de la salud de la segunda mayor economía del mundo, a pesar de haber abandonado las estrictas medidas de contención.

La máxima autoridad reguladora de valores de China ha adoptado esta semana un sistema de circuito cerrado, una disposición similar a una burbuja comúnmente impuesta como parte de las medidas de prevención del coronavirus en China, donde los empleados duermen, viven y trabajan aislados del resto del mundo, dijeron dos fuentes con conocimiento del asunto.

La Comisión Reguladora de Valores de China tiene previsto permitir que sólo un par de empleados de cada departamento acudan a la sede y ha pedido a algunos de ellos que se preparen para una estancia prolongada en las instalaciones, dijeron las fuentes.

El resto del personal deberá trabajar desde casa, añadieron.

Los fabricantes y restaurantes deseosos de seguir abiertos en China también prefieren pecar de cautelosos y mantener las restricciones del COVID-19 hasta que tengan una idea más clara de cómo afectará a los lugares de trabajo la relajación de las estrictas medidas.

La Comisión Reguladora de Banca y Seguros de China también ha dado esta semana instrucciones a su personal con sede en Pekín y tiene previsto aplicar a partir de la semana que viene un régimen de jornada partida, según una fuente con conocimiento directo del asunto.

La Comisión Nacional de Desarrollo y Reforma informó a su personal de que los dividirá en dos grupos, cada uno de los cuales volverá al lugar de trabajo en semanas alternas, dijo otra persona con conocimiento directo del asunto.

Ninguna de las tres comisiones respondió inmediatamente a la petición de comentarios de Reuters.

Los organismos gubernamentales chinos y los bancos de Pekín han estado trabajando este año con la plantilla normal en sus oficinas, ya que la ciudad se ha ceñido a un estricto protocolo de "cero contagios", por el que, en general, no se permite al personal salir de la ciudad por motivos no esenciales.

Entre los cuatro grandes bancos estatales de China, Bank of China comunicó al personal que dividirá su plantilla de Pekín en tres grupos, que trabajarán en la oficina en semanas alternas, dijo una persona con conocimiento directo.

Sin embargo, el banco aún no ha decidido cuándo iniciará estas rotaciones, añadió la persona.

Bank of China declinó hacer comentarios.

Otros grandes bancos estatales también han adoptado medidas similares: dividir al personal en turnos rotatorios manteniendo un máximo del 10%-20% de ocupación del personal en sus sedes de Pekín, dijeron otras dos personas con conocimiento del asunto.

"El miedo entre el personal a contraer el COVID-19 parece ser increíblemente elevado en Pekín en estos momentos, ya que cabe suponer que el virus se propagará por la ciudad con gran rapidez", afirmó Tom Simpson, director gerente y representante principal del Consejo Empresarial China-Reino Unido.

"Hay un nuevo temor entre la gente a contraer el COVID y eso está disuadiendo a la gente de ir a la oficina, y en general las empresas tampoco están obligando a la gente a ir", añadió.

Según un representante de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China, sus miembros están planificando escenarios en los que puedan continuar sus operaciones generales a pesar del aumento de casos.

"No es una tarea fácil por el momento, ya que sigue habiendo discrepancias significativas entre las directrices relacionadas con la pandemia de las distintas ciudades y regiones. (...) Dado que ya llevamos tres años de pandemia, la mayoría de las empresas han tomado medidas para facilitar que su personal trabaje a distancia", afirmó el representante.

(Información de Julie Zhu y Selena Li en Hong Kong, Ziyi Tang, Joe Cash y Kevin Huang en Pekín y Josh Horwitz en Shanghái; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)