U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,247.44
    +8.26 (+0.19%)
     
  • Dow Jones

    34,479.60
    +13.40 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    14,069.42
    +49.12 (+0.35%)
     
  • Russell 2000

    2,335.81
    +24.40 (+1.06%)
     
  • Petróleo

    70.91
    +0.62 (+0.88%)
     
  • Oro

    1,879.50
    -16.90 (-0.89%)
     
  • Plata

    28.05
    +0.02 (+0.07%)
     
  • dólar/euro

    1.2107
    -0.0071 (-0.58%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4620
    +0.0030 (+0.21%)
     
  • dólar/libra

    1.4117
    -0.0060 (-0.42%)
     
  • yen/dólar

    109.6350
    +0.2870 (+0.26%)
     
  • BTC-USD

    37,213.55
    +1,421.39 (+3.97%)
     
  • CMC Crypto 200

    924.19
    -17.62 (-1.87%)
     
  • FTSE 100

    7,134.06
    +45.88 (+0.65%)
     
  • Nikkei 225

    28,948.73
    -9.87 (-0.03%)
     

Al fin del reinado de Castro, Cuba enfrenta debacle de la deuda

·6  min de lectura

(Bloomberg) -- Por un breve momento, Cuba pareció estar preparada para regresar a los mercados internacionales de capital. Fue al final de la era de Obama, meses después del histórico acercamiento entre Estados Unidos y Cuba. Y Raúl Castro prometió liquidar la deuda que el país había incumplido décadas antes, un primer paso para volver a ingresar al mundo de las finanzas globales y asegurar la financiación necesaria para reactivar una economía moribunda.

Seis años después de que restableciera las relaciones diplomáticas con EE.UU., los esfuerzos de Cuba para hacer las paces con los acreedores se han descarrilado y la isla está más aislada que nunca. El mercado para sus antiguos préstamos comerciales está casi muerto y cuando se negocian lo hacen a solo 10 centavos por dólar, un 70% menos que cuando el optimismo alcanzó su punto máximo en 2016.

La sombría percepción se arraigó a medida que el apoyo extranjero se agotó en los últimos años cuando se desplomó la economía de su antiguo patrocinador, Venezuela. La relación con EE.UU. se enfrió bajo la presidencia de Donald Trump, y Joe Biden ha señalado que una reconciliación no es una prioridad en medio de los esfuerzos para detener la pandemia y llevar a cabo su plan de gasto en infraestructura. Una fuerte caída en el turismo provocada por el covid-19 le quitó divisas al país, exacerbando las dificultades causadas por una disminución en las exportaciones, que han caído en un tercio desde 2014.

Ahora, con apenas suficiente efectivo para pagar las importaciones de alimentos cuando Raúl Castro abandona sus últimos vestigios de poder, poniendo fin a seis décadas de Gobierno de la familia Castro, Cuba no puede cumplir con los acuerdos de pago de la deuda que habían sido aclamados como una señal de su regreso a la escena internacional solo unos años antes.

“La combinación de Cuba reduciendo el ritmo de las reformas, el impacto de la situación de Venezuela y las sanciones de EE.UU. se refleja en una crisis de balanza de pagos”, dijo Pavel Vidal, exanalista del banco central cubano que ahora enseña en la Pontificia Universidad Javeriana en Cali, Colombia. “Eso los obligó a dejar de pagar la deuda externa”.

Es una decepción para los inversionistas que se sintieron alentados cuando Raúl asumió el poder tras su hermano Fidel en 2011 y avanzó en la liquidación de antiguas deudas del Gobierno y empresas estatales, algunas de las cuales datan de la década de 1970. Su Gobierno llegó a un acuerdo con 14 miembros del Club de París de Gobiernos ricos en 2015 en virtud del cual se condonaron US$8.500 millones, dejando US$2.600 millones en deudas. A Cuba se le dieron 18 años para pagar la deuda. Rusia, su benefactor de la era de la Guerra Fría, ya le había perdonado el 90% de su deuda.

Hubo un repunte en el comercio de los antiguos préstamos comerciales, con precios de hasta 36 centavos por dólar en 2016, a medida que los inversionistas veían la oportunidad de ganancia con el regreso de la isla caribeña al escenario mundial. El mundo financiero recibió otra señal alentadora a fines de 2017 cuando Raúl Castro dio señales de “la voluntad de Cuba de cumplir sus compromisos” con los acreedores.

Club de Londres

Un grupo de firmas de inversión conocido como el Club de Londres que mantiene deuda privada en default por US$1.400 millones se le acercó y le ofreció un acuerdo al Gobierno.

Pero para ese entonces, la Administración de Trump estaba tratando de presionar a Cuba y desalentar cualquier esfuerzo por normalizar las relaciones. No se logró nada a partir de la propuesta del Club de Londres. Finalmente, unos inversionistas interpusieron una demanda en un tribunal de Londres, donde el caso está en curso.

Cuba debía US$17.800 millones en deuda externa hasta 2017, según las estadísticas gubernamentales publicadas más recientemente, aunque es casi seguro que el total ha aumentado desde entonces. Incluso si pudiera comenzar a pagar la deuda, el país enfrenta otros obstáculos, incluidas las sanciones de EE.UU. y preguntas sobre cómo compensar los terrenos y las empresas que se expropiaron durante la revolución. La política estadounidense puede ser otro obstáculo para las relaciones más amigables con los comunistas declarados, debido a que el Gobierno de Biden busca terminar con los indicios de que se inclina hacia la izquierda.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba no respondió a una solicitud en busca de comentarios. El Club de París declinó hacer comentarios.

La política estadounidense bajo Biden se regirá por el “apoyo a la democracia y los derechos humanos”, dijo la secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, el 16 de abril. “Un cambio en la política de Cuba o tomar medidas adicionales actualmente no están entre las principales prioridades de la política exterior del presidente”.

Vacuna contra el covid

De este modo, no hay duda de que la perspectiva de que Cuba venda un bono en el extranjero está muy distante. Las exportaciones cayeron el año pasado a su nivel más bajo en 15 años, dejando al país con poca moneda fuerte para pagar las importaciones de artículos de primera necesidad. La economía se contrajo 11% el año pasado, una de las peores contracciones en Latinoamérica.

Sin embargo, queda algo de esperanza de que la grave situación de Cuba podría proporcionar la motivación para que sus nuevos líderes políticos intensifiquen sus esfuerzos para solucionar el problema de la deuda en default y atraer capital extranjero. Miguel Díaz-Canel, quien ha estado a la vanguardia de impulsar reformas económicas después de asumir el cargo de presidente de Raúl Castro en 2018, el lunes fue elegido como el nuevo líder del todopoderoso Partido Comunista, consolidando su influencia.

Díaz-Canel tiene un historial en la supervisión de reformas, después de haber dirigido el doloroso proceso de unificar un sistema de moneda dual que tuvo el país durante décadas, que dijo que permitiría al país “seguir adelante con las transformaciones que necesitamos para actualizar nuestro modelo económico y social”.

Y existe la posibilidad de que Cuba pueda ver beneficios económicos al desarrollar una vacuna contra el covid-19. Las agencias de salud están realizando ensayos de fase III con dos candidatos, con planes de inocular a casi dos millones de adultos para finales de mayo. Si las vacunas tienen éxito, la isla podría reabrir al turismo y potencialmente exportar las vacunas.

“La situación en este momento podría ser el punto de inflexión que conducirá a más reformas”, dijo Vidal, exanalista del banco central cubano. “Tienen que poner sus finanzas en orden para poder atraer la inversión internacional, porque eso es lo que se necesita”.

Por ahora, sin embargo, el panorama para los inversionistas sigue siendo sombrío. Cuba incumplió sus pagos acordados a los miembros del Club de París en 2019. El año pasado, a medida que la caída económica de Cuba empeoró durante la pandemia, las partes acordaron suspender los pagos del año.

Actualmente no hay negociaciones entre las partes, según una persona que ha estado involucrada en las conversaciones y que pidió no ser identificada citando información privada.

“Ambas partes saben que los cubanos no pueden pagar nada”, dijo John Kavulich, presidente del Consejo Económico y Comercial Estados Unidos-Cuba, un investigador con sede en Nueva York centrado en la relación de los países.

Nota Original:As Castro Reign Ends, Cuba Is Mired in a Debt Debacle Once Again

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2021 Bloomberg L.P.