U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,594.25
    +4.25 (+0.09%)
     
  • F Dow Jones

    35,259.00
    +47.00 (+0.13%)
     
  • F Nasdaq

    15,847.00
    +4.25 (+0.03%)
     
  • RTY=F

    2,206.90
    +3.30 (+0.15%)
     
  • Petróleo

    69.93
    +0.44 (+0.63%)
     
  • Oro

    1,780.50
    +1.00 (+0.06%)
     
  • Plata

    22.31
    +0.05 (+0.21%)
     
  • dólar/euro

    1.1294
    +0.0008 (+0.07%)
     
  • Bono a 10 años

    1.4340
    +0.0910 (+6.78%)
     
  • Volatilidad

    27.18
    -3.49 (-11.38%)
     
  • dólar/libra

    1.3279
    +0.0018 (+0.14%)
     
  • yen/dólar

    113.4900
    0.0000 (0.00%)
     
  • BTC-USD

    50,785.91
    +1,795.60 (+3.67%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,312.07
    +51.91 (+4.12%)
     
  • FTSE 100

    7,232.28
    +109.96 (+1.54%)
     
  • Nikkei 225

    28,282.01
    +354.64 (+1.27%)
     

Reseña de “Querido Evan Hansen”: el musical para adolescentes es saboteado por errores creativos

·4  min de lectura

Dir: Stephen Chbosky. Protagonizada por: Ben Platt, Kaitlyn Dever, Amandla Stenberg, Nik Dodani, Colton Ryan, Danny Pino, Julianne Moore, Amy Adams. 12A, 137 minutos.

Lo que más me sorprendió de Dear Evan Hansen es que, a pesar de toda la repulsión visceral que sentía Ben Platt por interpretar al protagonista adolescente de la adaptación musical, el actor tenía solo 26 años cuando comenzó la filmación. Uno pensaría, por la reacción en las redes sociales, que se había escapado de una cripta cercana para robar el papel de un desafortunado estudiante de secundaria atrapado en una terrible mentira, cantando canciones escritas por La La Land y The Benj Pasek y Justin Paul de Greatest Showman. La mayoría del elenco de Riverdale tiene entre veintitantos y veintitantos años y no es la principal queja que alguien tendría sobre el programa. Los adultos siempre han jugado a los adolescentes, mucho antes de que incluso Stockard Channing se pusiera su chaqueta Pink Ladies en Grease, a los 33 años.

El problema con Dear Evan Hansen , que tiene lugar principalmente en un entorno de escuela secundaria, con Platt como el desesperadamente solitario Evan, es de autosabotaje. Cada decisión creativa se siente diseñada para hacer que Platt, parezca significativamente mayor de lo que ya es, como se hizo que Jonah Hill y Channing Tatum aparecieran en las películas de 21 Jump Street. La iluminación sobre él es imperdonablemente dura, creando líneas en sus rasgos donde antes no había líneas. Su cabello se ve desagradablemente rígido y crujiente, mientras que los kilos de maquillaje le dan la palidez y sudorosa de alguien en medio de un interrogatorio. Y Platt interpreta el papel de Evan, deprimido y socialmente ansioso, como una serie de tics demasiado educados.

Se toca los dedos, juguetea con su camisa, tropieza con sus palabras. Cada vez que corría, su rigidez practicada me recordaba un video que vi una vez de un mapache robando comida del cuenco de un perro, mientras galopaba sobre dos patas esperando que nadie notara que las croquetas salían de sus patas. Pero, en defensa de Platt, su único error es un simple desajuste. Él originó el papel en 2014, permaneció a bordo durante tres años e incluso ganó un premio Tony por el esfuerzo. La actuación está tan arraigada en él ahora que probablemente nunca se le pasó por la cabeza que lo que funciona cuando intentas proyectar la torpeza juvenil en la parte trasera de un auditorio suena como una parodia de Saturday Night Live cuando la cámara está lo suficientemente cerca como para captar cada músculo. contorsión.

Leer Más: El FBI confirma los restos de Brian Laundrie encontrados en Florida

Y es un golpe mortal de un error para Dear Evan Hansen porque gran parte de su historia se basa en cuánta indulgencia estás dispuesto a darle a su personaje central. Según lo escrito por Steven Levenson, el musical está destinado a exponer lo aplastante que puede ser la soledad adolescente, aunque de una manera que amplíe la credulidad y la función humana normal. Evan está en terapia y parte de su terapia exige que se escriba cartas a sí mismo como una forma de autoempoderamiento y descarga emocional. Una de estas cartas termina en manos del paria social Connor (Colton Ryan), lo que lleva a Evan a temer que todos sus pensamientos más íntimos estén a punto de ser expuestos al resto de la escuela.

En cambio, lo llaman a la oficina del director unos días después, donde los padres de Connor (Amy Adams y Danny Pino) le informan que su hijo murió por suicidio con la carta de Evan en su poder. Han asumido que contiene las últimas palabras de Connor, el último rastro de un niño que están desesperados por entender. Adams es particularmente convincente como el tipo de mujer a la que simplemente no puedes decirle que no y al principio, es comprensible por qué Evan podría estar de acuerdo con la ilusión, solo para calmar el dolor de una madre. Pero lo que comienza como algo bastante inocuo se vuelve cada vez más sociópata cuando comienza a disfrazar a su enamorado de la hermana de Connor, Zoe (Kaitlyn Dever), como los lazos del dolor mutuo. Solo empeora a partir de ahí.

Al igual que la actuación de Platt, puedes imaginar que apuestas tan altas funcionen un poco mejor en Broadway o en el West End, donde no hay límite para las luchas dramáticas. Pero el director Stephen Chbosky parece haber aceptado a regañadientes Dear Evan Hansen como musical, y no una repetición de su drama adolescente The Perks of Being a Wallflower. Hay poca coreografía o estilo visual de lo que hablar. Tanto el papel de Adams como el de Julianne Moore, interpretando a la madre de Evan, se han reducido a llamativos cameos de primera. Dever llega a brillar como un hermano que lidia con el complejo dolor de perder a alguien que abusó de ella y la aterrorizó la mayor parte de su vida. Amandla Stenberg se beneficia de un papel ampliado y una nueva canción, "The Anonymous Ones", mientras interpreta a una superadora cuyas luchas ocultas con la depresión añaden algo de complejidad a la historia. Pero cuando todos los caminos conducen de regreso a Evan y al paso en falso de una actuación de Platt, la película se convierte en una apuesta gigante que fracasó desastrosamente en dar sus frutos.

Relacionados

Hollywood: trabajadores amenazan con irse a huelga y detener la producción de películas y series

Barbara Hershey: tras 53 años de carrera ha experimentado más giros y vueltas que muchas de sus películas

Series y películas se disputan los Premios Platino en Madrid

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.