U.S. markets closed
  • F S&P 500

    3,826.00
    -8.00 (-0.21%)
     
  • F Dow Jones

    30,865.00
    -71.00 (-0.23%)
     
  • F Nasdaq

    11,792.00
    -16.50 (-0.14%)
     
  • RTY=F

    1,735.70
    -6.00 (-0.34%)
     
  • Petróleo

    100.67
    +1.17 (+1.18%)
     
  • Oro

    1,769.20
    +5.30 (+0.30%)
     
  • Plata

    19.14
    +0.02 (+0.10%)
     
  • dólar/euro

    1.0266
    -0.0004 (-0.04%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8090
    -0.0800 (-2.77%)
     
  • Volatilidad

    27.54
    +0.01 (+0.04%)
     
  • dólar/libra

    1.1962
    +0.0010 (+0.08%)
     
  • yen/dólar

    135.3440
    -0.4980 (-0.37%)
     
  • BTC-USD

    19,898.89
    -387.27 (-1.91%)
     
  • CMC Crypto 200

    430.68
    -9.35 (-2.12%)
     
  • FTSE 100

    7,025.47
    -207.18 (-2.86%)
     
  • Nikkei 225

    26,173.38
    -250.09 (-0.95%)
     

Reseña de ‘SuperNature’ de Ricky Gervais: la mayor parte se reservó para la humillación de las personas trans

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·4  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

El hecho de que Ricky Gervais sea un popular comediante de stand-up, que todavía agota los boletos de sus giras y que es contratado para hacer costosos especiales de televisión, desconcertará a algunas personas. Es lo más cercano que tenemos, exceptuando todos los alimentos salados a base de levadura, al Marmite literal. Desde que irrumpió en el mundo de la comedia británica, allá por 2001, cuando se emitió el primer episodio de The Office, ha polarizado las opiniones, pero si la extensa parte sobre los “esquimales” en este, su nuevo especial de Netflix, SuperNature, sirve de ejemplo, es más que feliz viviendo en los polos.

Ante la pregunta (que él mismo se hizo, pues esto es un stand-up después de todo) de por qué el programa se llama SuperNature, Gervais responde que tratará de lo sobrenatural y de su creencia en la inexistencia de eso. “¿Han visto todos los programas de cazadores de fantasmas?”, pregunta a su audiencia, satirizando el género en una comparación prolongada con la producción de David Attenborough (que él prefiere). Oh, te podrías decir, si todo esto suena bastante dulce. Y, en cierto modo, lo es. Pero llega tras un largo segmento de apertura que no tiene nada que ver con lo sobrenatural y todo que ver con el terror de la política de identidad (“La única cosa sobre la que no debes bromear es la política de identidad”, aparentemente). Todas las palabras de moda relevantes (“cancelado”, “comedia políticamente correcta”, “postureo ético”) se repiten en los primeros 15 minutos, y cuando llegan sus chistes sobre el mundo de los espíritus, son un respiro bienvenido, pero breve.

El problema con SuperNature, como con mucha comedia en estos días, ya sea progresista o irreverente, es que se ve absorbida por la espiral de muerte autorreferencial de las guerras culturales. Gervais siempre ha sido un maestro en esto. Desde The Office hasta su stand-up, se deleita en reconocer el elemento “ya no puedes decir eso” de la comedia tabú. “Eso fue una ironía”, niega desde el principio. “Va a haber un poco de eso durante todo el espectáculo”. Y supongo que la hay: ya sea que se trate de agresión sexual, pedofilia, discapacidad, obesidad o lo que sea, pretendemos imbuir los chistes con la pátina de la ironía que excusa la risa. Como es demasiado frecuente en estos días, la parte más larga está reservada para la humillación de las personas trans. “Para hablar con total sinceridad”, revela hacia el final del programa, “en la vida real, por supuesto que apoyo los derechos trans”. En este punto, hay algunos aplausos perdidos de los pocos ingenuos en la audiencia que piensan que la ironía es real, pero eso no es nada comparado con el estruendo de risas y aplausos cuando llega el remate, una broma grosera sobre la cirugía de afirmación de género.

Lo que sea. Que te sientas ofendido por el contenido es una victoria para Gervais, quien se siente más cómodo en la composición de chistes que se basan en un factor de sorpresa barato que en cualquier verdad emocional o creativa. Y a pesar de la insípida pereza de la mayor parte de la tarea, hay algunas cosas que disfrutar de SuperNature. El tipo de ateísmo abierto de Gervais, muy popular a mediados de la década de 1990 con gente como Christopher Hitchens y Sam Harris, ha pasado tan de moda que ahora tiene una singularidad casi encantadora (y es preferible a los chistes sobre ver a Louis CK masturbarse o no ser lo suficientemente atractivo para los “maestros pedófilos”). En los momentos en los que el conjunto se desprende de las preocupaciones sociales contemporáneas, Gervais parece alegremente nostálgico de una época en la que los chistes racistas eran admisibles bajo el barniz progresista de ser anti religión organizada.

Hay algunos chistes más dulces (sobre el ornitorrinco pico de pato que produce huevo y leche, Gervais señala que “podría hacer su propio flan”) pero eso no es lo que quiere la multitud que rebuzna en este especial. Los chistes sobre el psicólogo conductista suizo del siglo XX, Jean Piaget, tienen menos fuerza que los chistes sobre golpear a bebés discapacitados. Al carecer del coraje para escribir chistes sobre cosas en las que realmente cree, Gervais continuamente se vacuna a sí mismo contra la sinceridad (“Esto es tan infantil y desinformado que duele”, dice riendo, antes de contar un largo, incoherente y, adivinaste, antitrans chiste). Pero el público no puede darse el lujo de imponer esa distancia irónica. Ellos se carcajean y gritan con toda esa intolerancia, y parecen disfrutar más cuanto más se acerca al borde, cuantos más botones presiona. “Por favor, den la bienvenida al escenario a un hombre que realmente no necesita hacer esto”, anuncia la voz incorpórea de Gervais cuando aparece el título. Puede que no necesite hacerlo, pero definitivamente no necesitamos verlo.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.