Mercados cerrados

Revertir el Brexit para lograr un efecto 'positivo' en la economía británica

(Lukas Schulze / Getty Images)

Un segundo referéndum que revierta el Brexit tendría un impacto “positivo” y “considerable” en la economía del Reino Unido, que va camino de paralizarse por el divorcio de la Unión Europea, según afirma la OCDE.

La última encuesta económica realizada en el Reino Unido por el think-tank proyecta un crecimiento económico de solo un 1% en 2018. Dice que la incertidumbre por las negociaciones del Brexit es casi como dejar al Reino Unido sin un acuerdo comercial con la Unión Europea en la fecha oficial de desconexión en 2019.

Se advierte que las previsiones económicas de Gran Bretaña podrían ser golpeadas aún más por un “Brexit desordenado” si las negociaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido se cortan rápido. Esto desencadenaría una reacción de los mercados financieros, los cuales bajarían el tipo de cambio a nuevos mínimos históricos conduciendo al rebajamiento de la calificación soberana de crédito del Reino Unido.

“La inversión comercial se encogería, y el aumento en la presión de los precios ahogaría el consumo privado. El déficit en cuenta corriente podría ser más difícil de financiar, aunque se vería reducido su tamaño”, advertía el informe.

También hay riesgos de que Escocia e Irlanda del Norte voten quedarse en la Unión Europea, lo cual tendría un impacto “importante” en la economía nacional.

Pero la OCDE con sede en París ha sugerido que el Reino Unido podría esquivar esos riesgos con una reversión del Brexit.
“En caso de reversión del Brexit por una decisión política (cambio de mayorías, nuevo referéndum, etc.), habría un considerable impacto positivo en el crecimiento”, decía el informe.

La OCDE ha admitido que las negociaciones del Brexit eran difíciles de pronosticar, y podrían “resultar más favorables” de lo que dice el informe ‒impulsando el comercio, la inversión y el crecimiento‒ pero subrayó que esto requeriría “un ambicioso acuerdo entre la UE y el Reino Unido y un período de transición para que se poderse ajustar al nuevo acuerdo”.

(OCDE)

“Mientras tanto, no obstante, la incertidumbre podría obstaculizar la inversión nacional y extranjera más de lo previsto y dañar el consumo, más aún cuando el tipo de cambio parece que se va a depreciar todavía más”, agregó.

El Brexit ha complicado el desafío de reactivar el crecimiento de la productividad, que según el OCDE se había “detenido” y “no hacía contribuciones significativas” a la producción del Reino Unido desde 2007.

El presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker habla durante una rueda de prensa en la sede central de la Unión Europea en Bruselas el lunes 16 de octubre (AP Photo / Virginia Mayo).

El informe destacó que la productividad laboral también era más débil fuera del Gran Londres y en el Sureste de Inglaterra.

Este tipo de disparidad entre regiones y trabajadores “puede conducir a, o ser el resultado de, importantes diferencias entre la gente en términos de ingresos y riqueza, puestos de trabajo y ganancias, y educación y habilidades”.

“Puede que esta desigualdad en el bienestar sea una de las causas del Brexit, pues los trabajadores menos educados en regiones remotas puede que hayan percibido menos los beneficios del proyecto europeo”, añadió.

(OCDE)

El informe presenta una serie de recomendaciones para abordar la productividad y la calidad laboral de los trabajadores poco cualificados, incluida la inversión en redes de transporte entre y dentro de las ciudades, las medidas de devolución continua, la formación adicional, la restricción del trabajo por cuenta propia de los emprendedores y la concesión de contratos de trabajo de cero horas aumentando la seguridad laboral en tres meses.

En respuesta al informe de OCDE, una portavoz del Tesoro dijo lo siguiente: “Aumentar la productividad es una prioridad clave de este gobierno, para que podamos alcanzar unos niveles históricos de empleo y mejorar la calidad de vida de la gente”.

“Hoy, la OCDE ha reconocido la importancia de nuestros 23.000 millones de libras del Fondo Nacional de Inversión en Productividad para mejorar la infraestructura de nuestro país, incrementar la investigación y el desarrollo y construir más viviendas”.

“Además, nuestras reformas hacia la educación técnica y nuestra ambiciosa estrategia industrial también ayudarán a consolidar una economía que funcione bien para todo el mundo”.