U.S. markets open in 31 minutes
  • F S&P 500

    4,643.25
    +47.50 (+1.03%)
     
  • F Dow Jones

    35,182.00
    +324.00 (+0.93%)
     
  • F Nasdaq

    16,235.25
    +184.25 (+1.15%)
     
  • RTY=F

    2,278.60
    +35.30 (+1.57%)
     
  • Petróleo

    72.70
    +4.55 (+6.68%)
     
  • Oro

    1,790.50
    +2.40 (+0.13%)
     
  • Plata

    23.07
    -0.04 (-0.16%)
     
  • dólar/euro

    1.1268
    -0.0052 (-0.46%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5450
    +0.0630 (+4.25%)
     
  • Volatilidad

    24.44
    +5.86 (+31.54%)
     
  • dólar/libra

    1.3324
    -0.0015 (-0.11%)
     
  • yen/dólar

    113.7300
    +0.4200 (+0.37%)
     
  • BTC-USD

    57,307.05
    +2,984.55 (+5.49%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,437.34
    -18.07 (-1.24%)
     
  • FTSE 100

    7,143.12
    +99.09 (+1.41%)
     
  • Nikkei 225

    28,283.92
    -467.70 (-1.63%)
     

Ridley Scott: ‘No hay que dejar que los cines desaparezcan’

·8  min de lectura
Ridley Scott: 'Nunca me detengo en un problema, solo en la solución. Aprendes a hacer eso, haciendo lo que yo hago ' (Alamy Stock Photo)
Ridley Scott: 'Nunca me detengo en un problema, solo en la solución. Aprendes a hacer eso, haciendo lo que yo hago ' (Alamy Stock Photo)

Ridley Scott es un hombre que no aparenta su edad. De pelo rubio y alegre, el director de Gladiator, de 83 años, podría pasar fácilmente por 20 años más joven, y con la energía y el entusiasmo de alguien con la mitad de edad. Este invierno tiene dos películas en cartelera -la saga medieval The Last Duel y el drama de la vida real House of Gucci-, pero ya mira 18 meses por delante. “Es simplemente ‘lo siguiente’ y sigo adelante”, dice, cuando hablamos en el Festival de Cine de Venecia. “Para mí, mi trabajo no es un trabajo. Es una pasión.”

The Last Duel casi le hace cerrar el círculo, volviendo a su debut en 1977, The Duelists, que le valió el premio a la mejor ópera prima en el Festival de Cannes y puso a este antiguo director de anuncios de televisión en el camino de Hollywood que luego le llevó a realizar los clásicos consecutivos Alien y Blade Runner. Pero mientras aquella historia de principios del siglo XIX era de pistolas al amanecer, The Last Duel traslada al público a la Normandía de finales del siglo XIII, justo antes de la época de las Cruzadas que Scott exploró en Kingdom of Heaven, de 2005.

Basado en una historia real, el guión es obra de Matt Damon y Ben Affleck, que también lo protagonizan, junto con Adam Driver, de Star Wars, y Jodie Comer, de Killing Eve. Damon y Affleck escriben por primera vez juntos desde que ganaron un Oscar por coescribir Good Will Hunting en 1997, y lo hacen en colaboración con la guionista y directora Nicole Holofcener (nominada al Oscar por su guión de Can You Ever Forgive Me?), y cada uno de ellos se encarga de un capítulo de esta historia con múltiples perspectivas sobre dos nobles que se ven envueltos en una lucha a muerte. Piensa en justas, espadas, barro y, en el caso del caballero de Damon, Jean de Carrouges, un mullet muy malo.

Eso puede ser un agravio a la película; en realidad es un drama resonante en torno al caso de la esposa de Carrouges, Marguerite (Comer), una noble del siglo XIV que es violada por Jacques le Gris (Driver), el pernicioso consejero del poderoso conde Pierre d’Alençon de Affleck. Marguerite, en este mundo patriarcal, no tiene ninguna posición. Jean de Carrouges debe luchar contra le Gris; si pierde, las consecuencias para Marguerite serán mortales. La película desarrolla los acontecimientos desde el punto de vista de Jean de Carrouges, luego de le Gris y finalmente de Marguerite.

Se trata de una idea que Akira Kurosawa dominó en Rashomon, ganadora de un premio en Venecia en 1950, y que fue suficiente para intrigar a Scott. “Solo en principio, verlo desde tres puntos de vista diferentes... me pareció una gran idea”, dice. “Y así fue. El contexto más importante, y el punto de vista, es claramente el de Marguerite. Y luego creo que el siguiente es el de su marido, que tan solo tiende a creer que ella era adúltera. Que es otra actitud de la época. Luego, por último, por supuesto, el hombre que cometió el acto, que en verdad cree que no hizo nada malo”.

Es inevitable que una historia sobre una mujer que ha sufrido abusos sexuales y que intenta, con dignidad, hacerse oír y señalar al agresor, establezca un paralelismo con el caso Harvey Weinstein, y las consiguientes consecuencias en Hollywood, al surgir infinidad de relatos de abusos y explotación. ¿Es ésta una película que, en cierto modo, aborda la culpa de la industria? “No la diseñamos así”, dice Scott. “Inevitablemente, debido a su tema y a la forma en que está hecha, sí que da vueltas a esa cuestión. Si lo hace, estupendo; si responde a las preguntas de una buena manera, aún mejor.”

Scott tuvo que enfrentarse a esas cuestiones de frente cuando salieron a la luz las acusaciones contra Kevin Spacey en 2017. Acababa de rodar el drama de la familia Getty All the Money In The World, con Spacey como el multimillonario John Paul Getty, y tomó la rápida decisión de reajustar el papel, contratando a Christopher Plummer y volviendo a rodar todas las escenas de Spacey. Como dijo Scott más tarde: “No me angustio. Nunca me preocupo por un problema, solo por la solución. Se aprende a hacer eso, haciendo lo que yo hago”. La película le valió a Plummer una nominación al Oscar y recaudó US$56,9 en taquilla, lo que no es una bonanza, pero podría decirse que es más que si se hubiera dejado a un tóxico Spacey en ella.

Desde entonces, Scott ha estado ocupado trabajando en The Last Duel, que se detuvo durante seis meses durante la pandemia y no se reanudó el rodaje hasta octubre de 2020 en Irlanda, bajo estrictos protocolos de Covid. Conocido por sus rodajes rápidos (“los actores no quieren hacer 38 tomas, quieren hacer dos o tres”), uno solo puede imaginar lo apoplético que debe haber sido cuando el coronavirus forzó el parón.

Ciertamente, Scott proviene de la escuela de la dirección sin tonterías. Habla de las viseras que llevan Damon y Driver durante el duelo, que han sido cortadas por la mitad, revelando parcialmente sus rostros. Visualmente, permite al público ver quién está luchando contra quién, pero en realidad, era cualquier cosa menos preciso. “Corté las viseras por la mitad. Y el historiador dijo: ‘Eso jamás hubiera sido’. Y yo le dije: ‘Pues ahora sí’.” Pinta una deliciosa imagen de un historiador tembloroso enfrentado a Scott.

Teniendo en cuenta las veces que Scott ha trabajado en el drama histórico, no es muy dado a rebuscar en los libros de historia. Sobre Gladiator, que le valió una de las cuatro nominaciones al Oscar de su carrera... “La gente dice: ‘¿Qué investigaste para el Imperio Romano? Yo digo: ‘Nada’. Miré algunas fotos y pensé: ‘Que esto funcione’. La mayor inversión que hice en mi carrera fue ir a una escuela de arte muy buena. Y eso me ha alimentado toda mi vida. Nunca fui a la escuela de cine. Así que miro unas cuantas fotos y me transformo aquí arriba”, dice, dándose golpecitos en el cráneo. “Y trabajo así”.

Nacido en South Shields, County Durham, Scott tenía 21 años cuando fue aceptado en el Royal College of Art en 1958 para estudiar diseño gráfico, una década antes de que él y su difunto hermano Tony fundaran la RSA (Ridley Scott Associates) y comenzaran a dirigir anuncios. Ha admitido que se dio cuenta pronto de que “nunca llegaría a ser pintor”, pero sigue amando esta disciplina. “Pinto todo el tiempo”, dice. Es su forma de relajarse, además de visitar su viñedo en la Provenza. “Son mis vacaciones”, dice. “A mi mujer... le encanta ir a Costa Rica a ver a sus hermanas. Eso es genial. Porque a ella le gusta el mar y a mí no”.

Con dos hijos mayores, Jake y Luke, y una hija Jordan -todos directores- de matrimonios anteriores, su tercera esposa es la actriz y productora costarricense Giannina Facio, con la que lleva desde que hizo la secuela de The Silence of the Lambs, Hannibal, en 2001. Fue Facio quien llamó la atención de Scott sobre su segunda película que llegará este año, House of Gucci, una historia con la que lleva años jugando.

Se trata de una jugosa historia de asesinatos e intrigas, que trata del asesinato de Maurizio Gucci, jefe del imperio italiano de la moda, que fue asesinado en 1995 por un sicario contratado por su exmujer. Con guión del londinense Roberto Bentivegna, la estrella de The Last Duel de Scott, Adam Driver, interpreta a Gucci, junto a Lady Gaga, Al Pacino y Jared Leto, en un drama que el director considera que trata menos de la alta costura y más de “la obsesión y la pasión”.

Scott ya tiene previsto rodar en enero un drama sobre Napoleón -un tema que incluso derrotó a Stanley Kubrick- titulado Kitbag, con su actor de Gladiator, Joaquin Phoenix. También tiene en marcha una secuela de Gladiator “para finales del año que viene”. “Así es como trabajamos”, dice. “Solemos trabajar con 18 meses de antelación. De lo contrario, tienes esos horribles vacíos. Terminas la película, y si no has pensado qué más vas a hacer después... esperas que algo bueno caiga sobre tu mesa. Nunca lo hace”.

Se niega a bocajarro a contarme nada sobre Gladiator 2 - “¡No! ¡No!”, grita-, pero se muestra más contundente sobre la franquicia Alien, que resucitó con la historia de origen de 2012, Prometheus. “Nunca mostré un alienígena en ella” -aun así hizo US$404 millones en taquilla- “y el estudio... dijo: ‘¡Ves, no le fue tan bien! ¿En serio?” Volvió con Alien: Covenant, de 2017, “volvió a poner a los alienígenas”, y la película hizo mucho menos: US$240 millones en todo el mundo. “Cuando tienes una bestia maravillosa, sí que se desgasta y tienes que volver a pensar de verdad”.

La franquicia está siendo reiniciada como serie de televisión por Noah Hawley (que convirtió con éxito Fargo en una serie de larga duración). Vayan donde vayan, hagan lo que hagan, “nunca será tan buena como la primera”, sonríe. “Eso es lo que diré”. Nuestra hora está a punto de llegar, pero no antes de que la conversación gire en torno al destino de la gran pantalla frente a las plataformas de streaming. Scott, sabiamente, reconoce que algunas películas funcionan bien en Netflix et al. Pero él es un director de pantalla grande. Siempre lo ha sido. “La película va a ser más poderosa en el cine. Nunca debería desaparecer. No hay que dejar que desaparezca.”

The Last Duel está en los cines a partir del 15 de octubre. House of Gucci se estrena el 19 de noviembre

Relacionados

House of Gucci: la historia detrás de la película de Ridley Scott protagonizada por Lady Gaga y Adam Driver

Nueva película de Matt Damon divide a críticos: “Como Game of Thrones con un toque de Monty Python”

Affleck y López hacen oficial su romance en Venecia

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.