U.S. markets open in 5 hours 50 minutes
  • F S&P 500

    4,049.25
    -35.00 (-0.86%)
     
  • F Dow Jones

    33,812.00
    -234.00 (-0.69%)
     
  • F Nasdaq

    12,091.00
    -131.25 (-1.07%)
     
  • RTY=F

    1,901.40
    -18.10 (-0.94%)
     
  • Petróleo

    78.81
    -0.87 (-1.09%)
     
  • Oro

    1,937.50
    -8.10 (-0.42%)
     
  • Plata

    23.72
    +0.10 (+0.41%)
     
  • dólar/euro

    1.0887
    +0.0013 (+0.12%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5180
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    19.87
    +1.14 (+6.09%)
     
  • dólar/libra

    1.2392
    -0.0003 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    130.0160
    +0.2120 (+0.16%)
     
  • BTC-USD

    23,594.67
    +403.27 (+1.74%)
     
  • CMC Crypto 200

    534.55
    +17.54 (+3.39%)
     
  • FTSE 100

    7,727.41
    -37.74 (-0.49%)
     
  • Nikkei 225

    27,433.40
    +50.84 (+0.19%)
     

Roma alimenta su árbol de Navidad con paneles solares y enciende la polémica

Roma, 8 dic (EFE).- El majestuoso árbol que el Ayuntamiento de Roma instala cada Navidad en la céntrica plaza Venecia estará en esta ocasión iluminado gracias a la energía solar para dar un mensaje de sostenibilidad y también para ahorrar ante el oneroso recibo de la luz; sin embargo los 45 metros cuadrados de paneles a su lado han recibido numerosas criticas al considerarlos "antiestéticos".

El abeto de Navidad, que preside la céntrica plaza Venecia ante el Altar de la Patria y que hoy será encendido, no se libra de las críticas un año más.

En los años pasados se levantó la polémica por estar patrocinado por una famosa plataforma digital o por la triste la historia de "Spelacchio", el abeto casi seco colocado en 2017 ante el Altar de La Patria y que fue objeto de bromas en medio mundo por su aspecto.

En esta ocasión los dos paneles solares colocados a ambos lados del imponente abeto de 25 metros de la plaza Venecia han sido calificados de horribles y feos por los partidos en la oposición del Ayuntamiento romano, mientras que el Partido Demócrata (PD) al que pertenece el alcalde Roberto Gualtieri los defiende como una ejemplo de sostenibilidad.

Además muchos ciudadanos se han quejado también al ver que el Municipio puede colocar dos enormes paneles solares en plaza Venecia y ahorrar en la temida factura de la luz, cuando es casi imposible conseguir una instalación en las casas.

Incluso el Movimiento 5 Estrellas (M5S), que siempre ha estado atento a los temas ambientales, ataca: "Había otros métodos para encender el árbol con energía limpia sin colocar los dos paneles allí que son objetivamente feos", comentó la portavoz del grupo en el Ayuntamiento, Linda Meleo .

El primero en criticar la elección del "Campidoglio" de colocarlos en el centro de la histórica plaza fue el concejal de la lista cívica Calenda, Francesco Carpano, que aseguró: "Hemos calculado cuánta energía consume el árbol. Es la misma energía que se necesita un microondas, aproximadamente 4 kilovatios por hora todos los días, suponiendo que permanezca encendido durante 5 horas. Si se necesitan 45 metros cuadrados de paneles para un árbol de Navidad, el mensaje que se transmite es que para las necesidades de un apartamento necesitas una pradera".

La compañía Acea, que se encarga de la iluminación del árbol cediendo los paneles al Ayuntamiento, explican que están calibrados para garantizar la iluminación no solo del abeto sino también de la calle del Corso y de otros arboles instalados en la zona centro y que los paneles después de las festividades "se reutilizarán", según publica el diario "La Repubblica".

"Ponerlos a la vista no era necesario desde un punto de vista técnico, pero el mensaje es simbólico", explican desde el Ayuntamiento que ha colocado en los paneles la escrita: "Encendemos la sostenibilidad" y que defienden que así "los romanos tendrán luces navideñas sin gastos de energía".

Vittorio Sgarbi, famoso y controvertido crítico de arte y subsecretario de Cultura en el gobierno de Giorgia Meloni, en declaraciones a Radio 105, definió el abeto sostenible, que ha costado 200.000 euros a las arcas municipales, como "una exhibición de falso ecologismo".

Por Cristina Cabrejas

(c) Agencia EFE