U.S. Markets closed

Roubini: un "shock en los mercados" podría desencadenar la próxima crisis financiera

El doctor Nouriel Roubini, de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York, testifica durante una audiencia del Comité Bancario del Senado titulada "Explorando las criptomonedas y el ecosistema blockchain", en Dirksen Building. el 11 de octubre de 2018. (Foto de Tom Williams / CQ Roll Call)

El año que viene parece estar señalado en rojo para muchos economistas. Entre ellos, Nouriel Roubini. Este profesor de la Universidad de Nueva York vuelve a avisar de lo que puede ocurrir en 2020: un "shock global en los mercados" podría desencadenar la próxima crisis financiera.

Este famoso economista, que ganó notoriedad por sus acertadas previsiones sobre la recesión internacional desencadenada por la crisis de las hipotecas subprime allá por 2008, ya avisó el pasado verano de que existía un alto riesgo de que se desatara una crisis económica internacional en 2020.

Roubini considera que la mayoría de los riesgos que citó el año pasado no solo se mantienen activos hoy, sino que algunos parecen haber ganado fuerza. Pero el problema, señala, es que ha surgido alguno nuevo.

“La bolsa de Estados Unidos se ha mantenido efervescente desde nuestro comentario inicial", escribió en un artículo publicado recientemente. "Hay riesgos adicionales asociados con el aumento de nuevas formas de deuda, incluso en muchos mercados emergentes, donde muchos préstamos están denominados en monedas extranjeras".

El economista avisa de que bajo tal escenario, “un shock en los mercados de todo el mundo sería suficiente para provocar una crisis global, independientemente de lo que hagan los principales bancos centrales”. "Y dada la escala de la deuda pública y privada, probablemente surgirá otra crisis financiera", vaticina.

Lo que puede ocurrir

Roubini opina que los bancos centrales de todo el mundo están cada vez más limitados, lo que expone a los mercados financieros no líquidos a "desplomes repentinos" y otras interrupciones. En este punto, cita de ejemplo al mercado petrolífero, que puede verse afectado por el juego que se trae Trump con un país como Irán. "Eso podría mejorar sus perpectivas de voto, pero también podría provocar un shock petrolero", señala.

Para el economista, el aumento de los precios del petróleo y las guerras comerciales son mucho más que un simple riesgo del lado de la oferta. Cree que también amenazan el consumo que, en el caso de Estados Unidos supone tres cuartas partes de la economía del país.

Explica que los aranceles más altos y el encarecimiento del combustible absorben el ingreso disponible de las familias y, como consecuencia, su capacidad para consumir. Como resultado, aumenta la incertidumbre, las empresas recortan el gasto de capital y la inversión, y comienzan los problemas.

Artículos relacionados que te pueden interesar: