U.S. markets open in 40 minutes
  • F S&P 500

    3,723.75
    -33.00 (-0.88%)
     
  • F Dow Jones

    29,815.00
    -167.00 (-0.56%)
     
  • F Nasdaq

    11,383.50
    -158.25 (-1.37%)
     
  • RTY=F

    1,745.70
    -12.40 (-0.71%)
     
  • Petróleo

    89.48
    +1.03 (+1.16%)
     
  • Oro

    1,713.30
    -7.50 (-0.44%)
     
  • Plata

    20.47
    -0.19 (-0.92%)
     
  • dólar/euro

    0.9739
    -0.0056 (-0.57%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8570
    +0.0310 (+0.81%)
     
  • Volatilidad

    29.90
    +1.35 (+4.73%)
     
  • dólar/libra

    1.1102
    -0.0066 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    145.2800
    +0.2120 (+0.15%)
     
  • BTC-USD

    19,759.95
    -508.83 (-2.51%)
     
  • CMC Crypto 200

    449.23
    -13.89 (-3.00%)
     
  • FTSE 100

    7,017.79
    +20.52 (+0.29%)
     
  • Nikkei 225

    27,116.11
    -195.19 (-0.71%)
     

¿Qué síndrome padece esta niña para que su cabello esté tan despeinado?

·2  min de lectura

Una niña pequeña con un peinado épico fue diagnosticada como una de las 100 personas en el mundo con el “síndrome del cabello impeinable”. Layla Davis, de año y medio de edad, tiene mechones rubios que se resisten a todos los intentos de peinarlos bien.

Charlotte Davis, de 28 años, dijo que a su hija Layla se le diagnosticó oficialmente el “síndrome del cabello impeinable”, una afección caracterizada por cabello seco y rebelde que no se puede peinar.

El síndrome se desarrolla en la infancia, a menudo en los primeros tres años, pero puede aparecer hasta los 12 años. Los niños que lo desarrollan tienden a tener el cabello de color claro.

La madre de Layla, Charlotte, dijo que a su pequeña la han apodado Boris Johnson y Albert Einstein, entre otros. “Tenía cabello desde que tenía aproximadamente un año y luego comenzó a crecer más y más hacia afuera. Creo que yo estaba en negación y seguía diciendo que iba a hacerse lacio”, explicó.

“Me siento muy satisfecha de recibir el diagnóstico porque es muy raro. Parte de la razón por la que aplacé hacerle la prueba es porque solo hay cien personas en el mundo, las posibilidades de tenerlo son muy escasas, agregó la madre de Layla.

“No sé si es porque otras personas tocan y alborotan su cabello, pero ella comenzó a hacerlo también. Tengo un niño pequeño de dos años y se da cuenta de que su cabello no es igual y a veces acaricia su propio cabello y luego el de ella”, indicó.

Cabello síndrome
Los niños que desarrollan este síndrome tienden a tener el cabello de color claro. (Foto: Charlotte Davis, SWNS/Zenger)

CABELLO DIFERENTE, PERO INCREÍBLE

“No creo que ella se dé cuenta de lo increíble que es. Solo quiero que crezca y se percate de que es increíble, aunque se vea diferente a otras personas”, añadió Charlotte.

El síndrome también es conocido como “pelo de fibra de vidrio” y en la generalidad de los casos mejora con el tiempo, normalmente en la adolescencia.

Layla vive con su mamá, Charlotte; su padre, Kevin, de 35 años, y su hermano en Great Blakenham, Suffolk, Inglaterra.

De acuerdo con el Centro de Información de Enfermedades Raras y Genéticas de Estados Unidos, (GARD), el síndrome del cabello impeinable es un “trastorno raro del tallo del cuero cabelludo”.

El GARD —un programa de los Institutos Nacionales de la Salud, la agencia de investigación médica de Estados Unidos— dice en su sitio web que la afección “generalmente se caracteriza por pelo rubio plateado o color paja desordenado; se levanta del cuero cabelludo; y no se puede aplacar”.

Asimismo, menciona que “el síndrome parece heredarse de manera autosómica recesiva. Sin embargo, también pueden existir casos heredados de manera autosómica dominante, ya que hay otros genes involucrados en la formación del cabello.

“A menudo hay una regresión espontánea de la condición al final de la infancia”. N

(Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek).

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Vasculitis: en qué consiste la enfermedad autoinmune del actor Ashton Kutcher

Por qué algunas personas mueren durante el sueño

Chistes malos: ¿por qué a algunas personas les encanta contarlos?