U.S. markets closed
  • F S&P 500

    4,067.75
    -14.00 (-0.34%)
     
  • F Dow Jones

    34,335.00
    -94.00 (-0.27%)
     
  • F Nasdaq

    12,007.00
    -55.75 (-0.46%)
     
  • RTY=F

    1,876.80
    -6.90 (-0.37%)
     
  • Petróleo

    81.39
    +0.17 (+0.21%)
     
  • Oro

    1,811.80
    -3.40 (-0.19%)
     
  • Plata

    22.83
    -0.01 (-0.03%)
     
  • dólar/euro

    1.0517
    -0.0011 (-0.11%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5290
    -0.1740 (-4.70%)
     
  • Volatilidad

    19.84
    -0.74 (-3.60%)
     
  • dólar/libra

    1.2241
    -0.0016 (-0.13%)
     
  • yen/dólar

    135.0990
    -0.2070 (-0.15%)
     
  • BTC-USD

    16,930.61
    -203.08 (-1.19%)
     
  • CMC Crypto 200

    401.52
    -4.63 (-1.14%)
     
  • FTSE 100

    7,558.49
    -14.56 (-0.19%)
     
  • Nikkei 225

    27,687.13
    -538.95 (-1.91%)
     

Lo que sabemos y lo que no de las consecuencias del cambio climático sobre los huracanes

Es una pregunta que sigue a cualquier desastre natural, especialmente a los huracanes monstruosos como el Ian: ¿fue causado por el cambio climático?

Cuando se les pregunta, científicos como Kevin Reed suelen contestar. La mayoría de los investigadores concuerdan en que no es válido señalar una sola tormenta y decir que fue “causada” por el calentamiento mundial. Hay demasiadas variables.

“Es una pregunta realmente difícil de responder. No hay un ‘¿cómo habría sido septiembre de 2022 sin el cambio climático?’, no tenemos eso”, dijo Reed, profesor adjunto de la Escuela de Ciencias Marinas y Atmosféricas en la Universidad Stony Brook.

Pero cada vez hay más consenso en que el aumento del nivel del mar y el aumento de las temperaturas en los últimos 100 años ya han repercutido en tormentas como Ian, que arrasó la Florida la semana pasada, y pueden seguir haciéndolo en el futuro. Como mínimo, un clima más cálido significa océanos más calientes, que alimentan la fuerza de los huracanes.

“Vivimos en un mundo que es más de un grado [Celsius] más caliente, no hay duda que los huracanes han cambiado en algún aspecto debido al cambio climático”, dijo.

Tom Knutson, científico principal de NOAA que estudia el clima y los huracanes, dijo que los científicos están más seguros de notar lo que han cambiado las tormentas en el mundo moderno, pero no tanto en poder relacionar esos cambios con el cambio climático. Pronosticar lo que podría deparar el futuro es aún más difícil.

Un hombre se mueve a través del agua del golfo que fluye a través de una sección rota de Pine Island Road el jueves 29 de septiembre de 2022, en Matlacha, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el martes por la tarde, dejando las zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.
Un hombre se mueve a través del agua del golfo que fluye a través de una sección rota de Pine Island Road el jueves 29 de septiembre de 2022, en Matlacha, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el martes por la tarde, dejando las zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.

Esto se debe a que los huracanes y los patrones meteorológicos globales son muy complicados. Algunos de los cambios en la atmósfera y las tormentas, por ejemplo, pueden atribuirse a los elevados niveles de contaminación atmosférica, más allá de los gases de efecto invernadero arrojados a la atmósfera.

La tecnología de seguimiento de las tormentas también ha mejorado enormemente en los últimos siglos. Los científicos están de acuerdo en que ahora captamos muchas más “tormentas basura” —ciclones débiles y de corta duración— que nunca. Esto puede distorsionar los datos, por lo que la mayoría de los científicos son cautelosos a la hora de trazar una línea directa entre un globo más caliente y el número de huracanes.

“Es un panorama bastante complejo y, además, estamos deduciendo muchas de estas cosas a partir de modelos climáticos que en sí mismos implican incertidumbre”, dijo Knutson. “Tenemos que tener cuidado”.

Esta es la situación de la ciencia en varios frentes:

Es probable que aumenten las mareas de tempestad

El nivel del mar cerca del sur de la Florida subió unas ocho pulgadas desde 1950, de acuerdo con los datos de los mareógrafos de NOAA. Eso significa que el agua parte de un nivel de base más alto, lo que permite que la marea de los huracanes alcance unos centímetros más y cubra más terreno.

Los investigadores prevén que el aumento del nivel del mar se acelere a medida que las temperaturas más altas hagan que las capas de hielo polares se derritan más rápidamente. Durante el próximo siglo, el sur de la Florida puede esperar ver más de tres pies de aumento del nivel del mar, de acuerdo con estimaciones del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de Naciones Unidas. Esto hará que las mareas de tempestad sean más altas cuando los huracanes pasen por las comunidades costeras.

Un estudio realizado en 2020 modeló cómo serían los 21 huracanes que ocurrieron entre 2000 y 2013 en las condiciones climáticas previstas para 2100. Los investigadores estimaron que, en promedio, las inundaciones habrían sido un 30% peores y habrían cubierto una cuarta parte más de terreno

Más lluvias

Una de las conexiones más directas entre el cambio climático y los huracanes es la lluvia. Como sabe cualquiera que haya experimentado la humedad, el aire más caliente retiene más humedad.

Por cada 2 grados Fahrenheit de calentamiento, hay un 8% más de agua en la atmósfera y el mundo se ha calentado al menos 2 grados Fahrenheit desde la época preindustrial.

Así que tal vez no sea una sorpresa que un estudio en torno a la temporada de huracanes de 2020 haya encontrado un aumento promedio del 8% en los totales de lluvia de tres días para los huracanes y un aumento del 5% para las tormentas tropicales.

El autor principal, Reed, de Stony Brook, dijo que también descubrieron que un planeta más caliente aumentaba las lluvias. En la temporada de 2020, el índice de precipitación en tres horas aumentaría 10% o más para las tormentas tropicales y los huracanes.

Una vista aérea de un campo inundado que rodea una casa causada por el huracán Ian se ven en las cercanías de Fort Myers el jueves 29 de septiembre de 2022.
Una vista aérea de un campo inundado que rodea una casa causada por el huracán Ian se ven en las cercanías de Fort Myers el jueves 29 de septiembre de 2022.

“Si se experimenta una tormenta similar en el futuro, va a llover más debido al cambio climático”, dijo. “Si lloviera 30 pulgadas, se podría decir que más de 2.5 pulgadas de esa lluvia se debieron al cambio climático, lo que significa que no habría llovido tanto si no hubiéramos calentado el planeta”.

Reed y sus colegas también elaboraron el jueves un rápido estudio del huracán Ian, que sugería un aumento del 10% en el índice de lluvia extrema debido al cambio climático provocado por el hombre.

Este cuerpo de investigación, conocido como Ciencia de Atribución, trata de responder a la pregunta de cómo influyó el cambio climático en una tormenta concreta. En el caso de Reed, él y sus colegas cargan un potente modelo meteorológico en un supercomputadora con el recorrido y los datos exactos de una tormenta, para luego retroceder el reloj hasta las condiciones atmosféricas y de temperatura de la década de 1850.

El cambio más claro que observan es que las tormentas son mucho menos húmedas cuando se sitúan en el pasado.

Se fortalecen más rápido

Una de las características más peligrosas de los huracanes es su rápida intensificación, que ocurre cuando la velocidad máxima de los vientos de una tormenta aumenta 35 mph o más en un solo día. También es difícil de pronosticar, por lo que cuando una tormenta se fortalece repentinamente cerca de la costa las comunidades costeras tienen poco tiempo para prepararse o evacuar.

Los primeros estudios sugieren que el cambio climático ya ha hecho más común la intensificación rápida. Un informe de IPCC de 2021 concluyó que “la frecuencia global de eventos de intensificación rápida [de ciclones tropicales] probablemente ha aumentado en las últimas cuatro décadas”; dijo que los investigadores tienen una “confianza media” en que “ninguno de estos cambios puede explicarse solo por la variabilidad natural”.

Una propiedad dañada se ve en una sección rota de Pine Island Road el jueves 29 de septiembre de 2022, en Matlacha, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el martes por la tarde, dejando zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.
Una propiedad dañada se ve en una sección rota de Pine Island Road el jueves 29 de septiembre de 2022, en Matlacha, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el martes por la tarde, dejando zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.

Los investigadores pueden decir con mucha más certeza que las condiciones que conducen a una rápida intensificación son cada vez más frecuentes. La temperatura de la superficie del mar está aumentando a un ritmo de 0.14 grados Fahrenheit por década, de acuerdo con NOAA, y la humedad atmosférica está aumentando entre 1 y 2% por década, según el IPCC. Ambos factores pueden dar a los futuros huracanes más combustible para acelerar su fortalecimiento.

Mientras tanto, los investigadores de la NOAA y de la Universidad de Columbia predicen que el cambio climático debilitará la cizalladura vertical del viento, una característica atmosférica que puede frenar la rápida intensificación.

“Hemos visto múltiples estudios que muestran que las condiciones en la cuenca del Atlántico Norte están proporcionando más oportunidades para que las tormentas se intensifiquen”, dijo Kieran Bhatia, un ex investigador del clima en la Universidad de Princeton, que ahora es un vicepresidente del equipo de asesoramiento de riesgos del cambio climático en el corredor de seguros Guy Carpenter.

Menos huracanes, pero más fuertes

El cambio climático podría hacer que los huracanes sean más intensos pero menos frecuentes.

Los registros mundiales fiables de la intensidad de los huracanes solo se remontan a unas cuatro décadas, cuando los satélites meteorológicos comenzaron a los científicos a estimar con precisión la fuerza de las tormentas. En los años transcurridos desde entonces, los huracanes parecen ser cada vez más fuertes, de acuerdo con un documento de 2020 de investigadores de NOAA y la Universidad de Wisconsin. Han comprobado que la probabilidad de que un ciclón alcance vientos de categoría tres —el umbral para ser designado “huracán mayor”— ha aumentado un 25% desde 1979, ya que el calor adicional en los océanos y la atmósfera da a las tormentas más combustible para crecer.

Un barco se ve desde el puente Midpoint en el río Caloosahatchee en Fort Myers mientras el huracán Ian golpea la costa oeste de la Florida como tormenta de categoría cuatro, el miércoles 28 de septiembre de 2022
Un barco se ve desde el puente Midpoint en el río Caloosahatchee en Fort Myers mientras el huracán Ian golpea la costa oeste de la Florida como tormenta de categoría cuatro, el miércoles 28 de septiembre de 2022

Pero incluso cuando el cambio climático hace que las tormentas sean más fuertes, los científicos creen que está debilitando las corrientes oceánicas que ayudan a que los ciclones se formen en primer lugar, en particular la circulación meridional de vuelco del Atlántico (AMOC), que arrastra las aguas superficiales cálidas de los trópicos a través del Océano Atlántico. El informe 2021 de IPCC afirma que es “muy probable” que AMOC, que también impulsa la Corriente del Golfo, se debilite a lo largo del siglo XXI.

Como resultado, los huracanes podrían ser menos frecuentes. Un artículo publicado en julio en Nature Climate Change estima que los ciclones tropicales se formaron con un 13% menos de frecuencia en el siglo XX que entre 1850 y 1900. Aunque los datos sobre huracanes anteriores a la era de los satélites son irregulares, el equipo internacional de investigadores combinó observaciones del mundo real con simulaciones de modelos climáticos para rellenar las lagunas y estimar el número de huracanes que podrían haberse formado entre 1850 y 2012.

“Una cadena de temporadas consecutivas con huracanes de categoría cinco, eso es algo más consistente con lo que esperaríamos en un clima más cálido [...] a diferencia de un mayor número de tormentas”, le dijo Brian Soden, profesor de Ciencias Atmosféricas en la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami, a Herald en 2020.

Jason Diamond, de 41 años, y su hija, Layla Diamond, de 13 años, inspeccionando los daños en Pine Island Road el jueves 29 de septiembre de 2022, en Matlacha, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el martes por la tarde, dejando las zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.
Jason Diamond, de 41 años, y su hija, Layla Diamond, de 13 años, inspeccionando los daños en Pine Island Road el jueves 29 de septiembre de 2022, en Matlacha, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el martes por la tarde, dejando las zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.

Tormentas más lentas y húmedas

Jim Kosin, científico del clima en el Cooperative Institute for Meteorological Satellite Studies (CIMSS) de NOAA en Madison, Wisconsin, publicó un artículo en 2018 que sugería que las tormentas tropicales y los huracanes de todo el mundo se habían ralentizado alrededor de 10 et entre 1949 y 2016, y ‘pisaron el freno’ aún más fuerte sobre la tierra.

Fue recibido con algunas críticas en la comunidad científica, pero lo siguió con otro trabajo de investigación con Timothy Hall de NASA en 2019, que se centró en la desaceleración de las tormentas cerca de la costa de América del Norte desde 1950.

Descubrieron que la velocidad de avance de los huracanes ha disminuido desde 1900, lo que puede provocar aún más lluvias e inundaciones cuando una tormenta se estanca sobre la tierra.

“Se necesitan más estudios para determinar cuánta más ralentización se producirá con el calentamiento continuado. Aun así, es totalmente plausible que el aumento de las precipitaciones locales pueda estar dominado por esta ralentización en lugar de por los aumentos esperados de la tasa de lluvia debidos al calentamiento global”, dijo Kossin en un blog de la NOAA.

Knutson, de NOAA, lo calificó como “la prueba más convincente de una tendencia que he visto hasta ahora”.

Pero advirtió que el hecho de que se observe la tendencia no significa automáticamente que el cambio climático sea el culpable. “Esa es una cuestión de investigación abierta”.

Una vista aérea de las casas dañadas por el huracán Ian vista en los alrededores de Fort Myers el jueves 29 de septiembre de 2022.
Una vista aérea de las casas dañadas por el huracán Ian vista en los alrededores de Fort Myers el jueves 29 de septiembre de 2022.

Más afectaciones en el futuro

En el pasado, muchas tormentas en el mar pasaban desapercibidas a no ser que fueran reportadas por embarcaciones lo suficientemente desafortunadas como para encontrarlas, pero los buenos registros se remontan a un siglo o más sobre las que llegan a la costa.

Una nueva investigación de Knutson, basada en la introducción de datos del pasado en un modelo informático, proyecta lo que podría ocurrir con las trayectorias de los huracanes en el futuro si el calentamiento global continúa sin control. Descubrió que, aunque el número de tormentas que tocan tierra no ha cambiado mucho en el último siglo, una fracción cada vez mayor podría hacerlo en el futuro.

Los escombros del huracán están dispersos en una comunidad de casas móviles Tamiami Village el jueves 29 de septiembre de 2022, en North Fort Myers, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el miércoles por la tarde, dejando zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.
Los escombros del huracán están dispersos en una comunidad de casas móviles Tamiami Village el jueves 29 de septiembre de 2022, en North Fort Myers, la Florida. El huracán Ian tocó tierra en la costa del suroeste de la Florida como una tormenta de categoría cuatro el miércoles por la tarde, dejando zonas afectadas con calles inundadas, árboles caídos y escombros dispersos.

En combinación con otras investigaciones que sugieren que en el futuro podrían formarse menos tormentas pero más potentes, Knutson dijo que sus hallazgos sugieren que las ciudades se enfrentan a menos golpes, pero cada vez más intensos.

“Se trata de varios efectos que van en distintas direcciones”, dijo.

Knutson, quien es un científico muy cuidadoso, también advirtió que su trabajo era solo una predicción.

“Eso está en el modelo. Veremos qué ocurre en el mundo real”, dijo.

Este informe del clima está financiado en parte por una colaboración de donantes privados, la Universidad Internacional de Florida (FIU) y la Fundación Knight. Miami Herald mantiene el control editorial de todo el contenido.