U.S. markets closed

Este es el saldo de las “afores” chilenas, y lo que le espera a México

Antonio Sandoval

Este año las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), de Chile, cumplen 40 años de vida junto con el sistema, que naciera en 1980 en ese país, todavía cuando brillaba la dictadura de Augusto Pinochet. Las equivalentes a las Afores en México son todo un negocio para sus accionistas, pero definitivamente fracasaron en su gran objetivo de otorgar una pensión digna a los trabajadores.

Aunque lo hemos dicho, es importante reiterar una vez más que si bien Chile es un país muy lejos de nosotros, el modelo pensionario mexicano está hecho a imagen y semejanza del de esa nación. El balance social de las AFP es malo y todo lo que suceda al respecto debe tomarse en México con mucha seriedad para tratar de corregir a la brevedad los errores de un sistema que fracasó porque hoy entrega pensiones mucho muy bajas a los trabajadores. Chile ya reporta una generación de ancianos mal pagados y los movimientos sociales que se registran en ese país tienen mucho que ver precisamente con las AFP.

Para entender lo que sucedió con el sistema previsional chileno, Alto Nivel buscó a un experto del país en cuestión. El fracaso de las AFP nos lo explica un analista que vive todos los días el sube y baja de la economía andina; chileno de nacimiento y experto en finanzas, César Valencia nos ofrece un panorama del sistema de pensiones de su país, mismo que conoce por su labor de analista de mercados en Alpari Research & Analysis Limited, empresa del sector Forex con presencia global.

El gran fracaso

Cuando nacieron hace ya prácticamente 40 años (noviembre de 1980), el gran objetivo y mandato recibido en las AFP era otorgar una tasa de reemplazo promedio de 70 por ciento del salario mensual de los trabajadores. El objetivo numérico estaba muy claro.

Sin embargo, de acuerdo con las cifras del analista, recabadas de los datos oficiales del sistema pensionario chileno, la tasa actual de reemplazo es de apenas 44 por ciento para el caso de los hombres, y en el caso de las mujeres, una vergonzosa tasa de reemplazo promedio de sólo 20 por ciento. La expectativa de cotización en el sistema chileno era de 40 años en promedio, indistintamente hombres y mujeres.

Lee: Si eres mujer, tu futuro para el retiro será (más) incierto

César Valencia dice que actualmente las pensiones promedio en Chile son de 260 mil pesos chilenos (aproximadamente 337 dólares); los hombres ganan en promedio 320 mil pesos (415 dólares), mientras que las mujeres reciben una pensión aproximada de 192 mil pesos (249 dólares). Pero, ¿qué tan bajas son las pensiones del país? Si consideramos que el salario mínimo en Chile es para este año de 301 mil pesos (390 dólares), entonces podemos observar que el promedio de las pensiones en Chile se ubican incluso debajo del salario mínimo.

Más aún, César Valencia nos pone sobre la mesa otra comparación que ilustra con toda crudeza el fracaso del sistema pensionario del país. En Chile la línea de la pobreza de una persona está determinada por un ingreso de 136 mil pesos (177 dólares), mientras que para un hogar promedio conformado por 4 personas la línea de la pobreza se ubica en 361 mil pesos chilenos (469 dólares), lo que significa que las pensiones promedio que pagan las AFP, de 260 mil pesos (337 dólares), están muy por abajo de la línea de la pobreza determinada para un hogar conformado por 4 personas.

Las causas del fracaso y las lecciones para México

En Chile sucedió algo muy similar a lo que hoy pasa en México, desde hace varias décadas se tenía un diagnóstico de los males que aquejaban al sistema pensionario, pero nada se hizo para remediarlo, por el contrario, parecía que no se escuchaba. Cualquier parecido con la realidad mexicana NO es coincidencia; las autoridades de todos los colores y sabores no quieren enmendar los errores porque los costos políticos son muy altos.

El primer error fundamental de las AFP en Chile fue el promedio de cotización esperado por el sistema para los trabajadores del país, dicho promedio era de 40 años. Otro error fue la esperanza de vida, un error más fue el porcentaje de aportaciones y uno más el de los salarios promedio. Todos estos factores no se actualizaron nunca, el problema es que se mantuvieron fijos durante décadas mientras la sociedad chilena y el mundo entero cambiaban.

Cuando nació el sistema se esperaba que las personas cotizaran en promedio 40 años. Pero, los periodos actuales de cotización para los hombres son de 19.7 años (jubilados a los 65 años), y para mujeres de 15.7 años (jubiladas a los 60 años). De acuerdo con el César Valencia, se calcula que 26.2 por ciento de los trabajadores, es decir más de la cuarta parte de los trabajadores chilenos, han cotizado menos de 10 años al sistema, lo que significa que no cotizan ni siquiera 50 por ciento de la expectativa oficial.

De ahí se deriva otro de los grandes errores o problemas no corregidos en el sistema pensionario del país, lo que expertos como César Valencia llaman “lagunas previsionales“, que se presentan cuando los trabajadores han tenido períodos de cesantía en los que, naturalmente, no tienen sus correspondientes cotizaciones previsionales. Los trabajadores no alcanzan por lo tanto el tiempo requerido para acumular los recursos suficientes que le permitan disfrutar de una pensión decorosa.

Además, existen otros factores que igualmente dañan la expectativa de pensión: las cotizaciones no pagadas por los empleadores, el caso de los trabajadores independientes, quienes no estaban obligados a cotizar por los ingresos percibidos vía boleta de honorarios, y la esperanza de vida en el país. Chile es uno de los países con mayor expectativa de vida en la región y en el mundo, ronda ya los 90 años en promedio, pero cuando nació el sistema la expectativa estaba en un promedio cercano a 80 años, esto nunca se ha corregido.

La tasa de aportación es un problema más que luego de 40 años se quiere corregir, lo cual es bueno, aunque sea muy tarde, precisamente debido a que los efectos tardarán muchos años en reflejarse. El país ya tiene una o varias generaciones de pensionados en la pobreza. El porcentaje de ahorro inicial se diseñó con un 10 por ciento de los ingresos de los trabajadores. Factor que ahora se pretende elevar en 6 por ciento más.

Para entender: México ya va tarde en aumentar edad para el retiro

AFP, gran negocio (para unos)

Como negocio, las AFP son todo un éxito. “Las AFP han tenido utilidades sobre normales a diferencia de otras industrias de la economía chilena. Por ejemplo, durante los tres primeros trimestres de 2019 la rentabilidad del sistema alcanzó un 70%. Entonces la crítica es que el actual sistema es buen negocio para las AFP, pero malo para los trabajadores”, señala el experto.

“En cierta forma las AFP son responsables del escenario adverso que enfrentan por parte de la opinión pública, ya que durante estos años no fueron capaces de educar previsionalmente a las personas. Por ejemplo, en algunas encuestas, un 10% de los trabajadores piensa que sus ahorros son de las AFP y no propios, mientras que más del 50% no sabe la composición de los 5 multifondos (A,B,C,D,E), ni en que invierten”, explica César Valencia.

“Las AFP están mandatadas por ley a administrar los ahorros de los trabajadores, para pagar pensiones futuras. En ese sentido, durante los últimos años el fondo con mejor rentabilidad es el C (único vigente desde la creación del sistema) con 8.09% de rendimiento anual desde julio de 1981 hasta diciembre de 2019. Mientras que el fondo con menor rentabilidad es el D (conservador) con 4.74% anual desde septiembre de 2002 (año que se crearon los 5 multifondos) hasta diciembre de 2009”.

El experto consultado por Alto Nivel dice que las AFP como administradoras de fondos, han hecho bien su trabajo, pero no ha sido suficiente, ya que son sólo un actor dentro del sistema previsional chileno”

¿Para dónde va el sistema chileno?

Con las recientes modificaciones planteadas por el gobierno del presidente Sebastián Piñeira, en un intento desesperado por frenar la revuelta social de los últimos 3 meses, César Valencia nos comenta su expectativa sobre lo que puede venir en los siguientes años.

“En el sistema previsional chileno se creará un fondo de reparto solidario para complementar las pensiones bajas, que se encuentren por debajo de la línea de la pobreza, se trata de igualarlas al sueldo mínimo. Estas medidas que se irán aplicando de manera gradual y tendrán un costo para el estado de 3,200 millones de dólares. Por lo tanto, el sistema actual de capitalización individual no será la única opción que tendremos para obtener una pensión futura, por lo que el sistema de pensiones chileno camina hacia un sistema mixto, donde convivan tanto el sistema público de reparto con uno de capitalización individual”, dice el experto. Es decir, las AFP perderán la potestad exclusiva de administrar los recursos de los trabajadores chilenos, misma que tenían desde noviembre de 1980.

Las mismas aportaciones de hace 65 años

La esperanza de vida no se toma en cuenta para ajustar la edad para el retiro (peor aún, ya dijeron que al menos en la actual administración no cambiará). La expectativa de cotización ya nada tiene que ver con el inicio del sistema y los fondos cambian en cada administración o se tratan de modificar en su esencia, por mencionar algunos errores que no se corrigen.

Pero, el peor error ni siquiera se discute: las aportaciones siguen con el porcentaje fijado hace 65 años, un ridículo 6.5 por ciento para un amplísimo porcentaje de los trabajadores, no se revisa ni se revisará (tasa de aportación que por ciento está entre las más bajas del mundo). Ese país lamentablemente se llama México. Las lecciones que deja el caso chileno nada importan aquí, parece que en lugar de estar muy lejos de Chile, pero en el mismo continente, estamos en otro planeta.

Entérate: Reducir semanas de cotización, ¿una nueva cortina de humo?

*Alto Nivel tiene WhatsApp Business. Puedes agregarnos al 5552616725 y recibirás cada día nuestras noticias más importantes. Prometemos no saturarte.