U.S. Markets closed

Samsung presenta mejoras en Bixby, pero puede que no sean suficientes

Jose Mendiola
El asistente Bixby ha sido reforzado en el Unpacked 2018 mejorando la relación con el usuario y la comprensión del lenguaje natural, aunque posiblemente no lo suficiente como para desbancar al Asistente de Google.

Pocos productos han sido tan controvertidos para Samsung como el asistente basado en inteligencia artificial Bixby; llegó demasiado pronto, demasiado verde y para colmo, no lo hizo para todos los mercados ni idiomas. A mayor desgracia, los coreanos dedicaron todo un botón específico para invocar dicho asistente y los usuarios comenzaron a hartarse, hasta el punto que la compañía permitió que los que lo quisieran, pudieran desactivarlo.

Cuando muchos daban por fracasado el intento de Samsung por competir cara a cara con Google o Apple en el terreno de los asistentes por voz, el gigante asiático ha aprovechado este Unpacked para recordar que el servicio sigue muy vivo, y que de hecho, se han aplicado considerables mejoras en el mismo. ¿Cuáles son? ¿Serán suficientes?

Ji Soo Yi ha sido el responsable en mostrarnos las mejoras que, en su gran mayoría, pasan por aplicar una interacción “más natural” en la conversación (algo que nos suena ya bastante, ¿verdad, Google?). Y la mención a Google no es gratuita, puesto que Samsung parece haber seguido sus pasos minuciosamente a la hora de evolucionar Bixby. Así, en la presentación, Yi pidió al asistente información sobre conciertos en Brooklyn un día determinado”.

El asistente devolvió al instante la información en la pantalla del dispositivo con las diferentes opciones, pero, y aquí llega la novedad, el ejecutivo de Samsung decidió apretar las cuerdas con un “¿y qué tal durante los fines de semana de octubre?”. La pregunta tenía su miga puesto que de comprenderla, el asistente soportaría la información contextual y no solo comandos aislados, y claro, respondió correctamente.

Bixby ahora además emplea los datos acumulados en el aprendizaje del usuario, dando prioridad a los resultados que más se adapten a sus gustos. Así, por ejemplo, Yi adora la comida francesa y el asistente le propuso en primer lugar restaurantes de esta cocina a la hora de buscar opciones. Por descontado, Bixby pudo efectuar la reserva (al igual que los asistentes de Google y Apple).

El asistente fue capaz también de dar las indicaciones adecuadas sobre cómo llegar al restaurante y analizar las críticas y comentarios de Yelp sin necesidad de tener esta aplicación instalada. En el resto de la demostración, Bixby demostró su habilidad a la hora de reservar transporte como Uber, reconociendo comandos como “necesito ir al aeropuerto” y ofreciendo no solo las opciones, sino también su precio.

El asistente sigue siendo un producto en el que la marca continúa depositando fe pero buena parte del mercado no termina de comprender puesto que los rivales tienen ya disponibles y evolucionado sus propias alternativas. Esta falta de entusiasmo se ha dejado ver en el propio Unpacked en el que el propio Yi se ha visto obligado a pedir apoyos con un par de “pueden aplaudir” tras ciertas demostraciones.