U.S. markets open in 2 hours 58 minutes
  • F S&P 500

    4,136.75
    +4.00 (+0.10%)
     
  • F Dow Jones

    33,570.00
    0.00 (0.00%)
     
  • F Nasdaq

    13,995.50
    +19.75 (+0.14%)
     
  • RTY=F

    2,227.60
    +2.70 (+0.12%)
     
  • Petróleo

    61.23
    +1.05 (+1.74%)
     
  • Oro

    1,743.60
    -4.00 (-0.23%)
     
  • Plata

    25.42
    -0.01 (-0.04%)
     
  • dólar/euro

    1.1962
    +0.0007 (+0.06%)
     
  • Bono a 10 años

    1.6230
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    16.69
    -0.22 (-1.30%)
     
  • dólar/libra

    1.3765
    +0.0013 (+0.09%)
     
  • yen/dólar

    108.9600
    -0.0880 (-0.08%)
     
  • BTC-USD

    63,958.29
    +1,492.96 (+2.39%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,378.29
    +84.30 (+6.51%)
     
  • FTSE 100

    6,902.23
    +11.74 (+0.17%)
     
  • Nikkei 225

    29,620.99
    -130.61 (-0.44%)
     

Copa de la Liga. San Lorenzo-Huracán: un empate deslucido que llevó alivio a cada barrio

Fernando Vergara
·3  min de lectura
Remata Nicolás "Uvita" Fernández, uno de los que recobraron la titularidad en el clásico; cubre el arco de Huracán el colombiano José Moya.
LA NACION/Mauro Alfieri

Era el clásico de las urgencias entre Huracán y San Lorenzo. Se sabe, no son tiempos sencillos para dos clubes que buscan recomponerse. Por eso, por cómo se dio el encuentro, la igualdad por 1 a 1 en el clásico correspondiente a la Copa de la Liga Profesional le cayó mejor al Globo. No hubo desahogo en Boedo, tampoco alivio. Franco Di Santo abrió el marcador para el Ciclón, en tanto que Franco Cristaldo le dio el empate al club de Parque de los Patricios.

En busca de un golpe de efecto, Dabove había dispuesto siete cambios entre los titulares. Entre ellos, el arquero y tres de los cuatro defensores con respecto al equipo que había sido goleado por Central Córdoba de Santiago del Estero. Preocupado el DT por los bajos rendimientos, apenas Diego Braghieri, Diego Rodríguez, Juan Ramírez y Ángel Romero se salvaron de la escoba.

El 1-0, de Di Santo

Así salieron a jugarlo, con el cuchillo entre los dientes, con temor a equivocarse. En un arranque trabado, con demasiadas infracciones, fue San Lorenzo el que tuvo la primera oportunidad. A los 7 minutos, Nicolás Fernández encontró una pelota suelta en el área, remató de zurda y Sebastián Meza se lució desviándola al córner. Hubo más claras. Unos minutos después, a Nicolás Silva le faltó justeza para definir mano a mano con José Devecchi. En otra, a los 19, Ramírez escapó de la pierna fuerte y sacó un zurdazo desde 30 metros que rebotó en el travesaño.

El 1-1, de Cristaldo

A los 32, San Lorenzo se sacó una espina, ya que llevaba cuatro partidos sin marcarle a su clásico rival. La jugada fue curiosa: Di Santo despejó un córner, corrió detrás de la pelota, capitalizó un error de Raúl Lozano (su pase a Meza desde la mitad de la cancha quedó muy corto) y el mendocino marcó el 1-0. De punta a punta, una conquista de calidad en el medio de un partido chato. El centrodelantero lo gritó con alma y vida. Un premio a su atención.

Marcha atrás: el fútbol cambia otra vez la regla de la mano y pide ser juiciosos

También en el segundo tiempo la falta de ideas apareció como un obstáculo para Huracán, que careció de creatividad y profundidad. Aunque mostró valentía para dar un paso al frente cuando el reloj lo apremiaba. Y también supo aprovechar el momento cuando el Ciclón titubeó. A los 26 minutos, Cristaldo conectó un centro de Ezequiel Bonifacio y con su cabeza desató la alegría quemera.

El encuentro, con errores a cuestas, se había puesto más que entretenido, más que nada por las emociones que se sucedían en ambos arcos, generalmente porque atrás los dos equipos cursaban invitaciones para que los ataquen.

San Lorenzo llegaba con una necesidad: encontrar un buen resultado, fundamentalmente en el clásico. Con altibajos y algunos sustos, la misión no se cumplió. Resulta otro golpe para un plantel y un técnico que buscan trabajar con mayor tranquilidad. El Globo, dentro de la languidez de su presente, se fue del Bajo Flores con una sonrisa.

Choque de zagueros; José Moya y Alejandro Donatti, en un cuerpo a cuerpo aéreo en pos de la pelota.
LA NACION/Mauro Alfieri


Choque de zagueros; José Moya y Alejandro Donatti, en un cuerpo a cuerpo aéreo en pos de la pelota. (LA NACION/Mauro Alfieri/)

San Lorenzo domina ampliamente el historial, con 39 triunfos de ventaja: 82 éxitos, 44 igualdades y 45 caídas. Sin embargo, lleva seis partidos sin vencer a Huracán. Al menos se dio el gusto de poner fin a la peor racha de su historia sin hacerle goles, que se cortó en 395 minutos. El último era de Nicolás Reniero, que anotó el 11 de marzo de 2018 en un 1-1 en el Tomás Adolfo Ducó. Después de ese partido, hubo tres 0-0 (dos por la Copa de la Superliga), un 2-0 en favor del conjunto de Parque Patricios y este 1-1.