Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,123.41
    -75.65 (-1.46%)
     
  • Dow Jones

    37,983.24
    -475.84 (-1.24%)
     
  • Nasdaq

    16,175.09
    -267.10 (-1.62%)
     
  • Russell 2000

    2,003.17
    -39.43 (-1.93%)
     
  • Petróleo

    85.45
    +0.43 (+0.51%)
     
  • Oro

    2,360.20
    -12.50 (-0.53%)
     
  • Plata

    27.97
    -0.28 (-0.99%)
     
  • dólar/euro

    1.0646
    -0.0085 (-0.79%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4990
    -0.0770 (-1.68%)
     
  • dólar/libra

    1.2451
    -0.0104 (-0.83%)
     
  • yen/dólar

    153.2400
    +0.0370 (+0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    67,101.70
    +535.70 (+0.80%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,995.58
    +71.78 (+0.91%)
     
  • Nikkei 225

    39,523.55
    +80.92 (+0.21%)
     

El Gran Secreto: Tras cuatro décadas revelan cómo sabotearon la reelección de Jimmy Carter

Han pasado más de cuatro décadas, pero Ben Barnes dijo que aún recuerda todo vívidamente. Su mentor político lo invitó a una misión en el Medio Oriente.  Pero Barnes no se dio cuenta (hasta más tarde) cuál era el verdadero propósito de la misión: sabotear la campaña de reelección del presidente de los Estados Unidos.

Era 1980 y Jimmy Carter estaba en la Casa Blanca, acosado por  una crisis de rehenes en Irán que había paralizado su presidencia y obstaculizado su esfuerzo por ganar un segundo mandato. La mejor oportunidad de victoria de Carter era liberar a los 52 estadounidenses cautivos antes del día de las elecciones. Eso era algo que el mentor político de Barnes estaba decidido a evitar.

Su mentor fue John B. Connally Jr., un titán de la política estadounidense y ex gobernador de Texas que había servido a tres presidentes y acababa de perder su propia candidatura a la Casa Blanca. Un ex demócrata, el Sr. Connally había buscado la nominación republicana en 1980 sólo para ser superado ampliamente por el ex gobernador Ronald Reagan de California.  Sin embargo, la paliza electoral,  impulsó a Connally por ayudar a que Reagan venciera a Carter y de esa forma, según Barnes, presentar su propio caso para convertirse en secretario de Estado de Defensa en la nueva administración.

Lo que sucedió después se mantuvo en secreto durante casi 43 años. Connally, viajó ese verano con Barnes de una capital a otra de Medio Oriente donde se reunieron con una gran cantidad de líderes regionales para entregar un mensaje contundente que se transmitiría a Irán: no liberen a los rehenes antes de las elecciones. El Sr. Reagan ganará y le dará un mejor trato.

Apenas regresaron a Estados Unidos, Connally informó a William J. Casey, presidente de la campaña de Reagan y más tarde director de la Agencia Central de Inteligencia, sobre el viaje en una sala del aeropuerto.

ben barnes 2
Ben Barnes


El bando de Carter ha sospechado durante mucho tiempo que Casey u otra persona en la órbita de Reagan trató de torpedear secretamente los esfuerzos para liberar a los rehenes antes de las elecciones, y se han escrito libros sobre lo que se llamó la sorpresa de octubre. Pero las investigaciones del Congreso desacreditaron las teorías anteriores de lo que sucedió.

El Sr. Connally no figuró en esas investigaciones. Su participación, como la describió el Sr. Barnes, agrega una nueva comprensión a lo que pudo haber sucedido en ese año electoral crucial y tan reñido. Con Carter ahora de 98 años y en cuidados paliativos, Barnes dijo que se sintió obligado a revelar lo ocurrido para corregir el registro.

"La historia necesita saber que esto sucedió", dijo Barnes, quien cumplirá 85 años el próximo mes, en una de varias entrevistas, la primera con una organización de noticias sobre el episodio. "Creo que es muy significativo y supongo que saber que el final está cerca para el presidente Carter lo puso en mi mente cada vez más y más. Simplemente siento que tenemos que contar lo que pasó de alguna manera".

Barnes no es un traficante de armas extranjero con una credibilidad cuestionable, como algunos de los personajes que alimentaron iteraciones anteriores de la teoría de la sorpresa de octubre. Una vez fue una de las figuras más prominentes de Texas, el presidente más joven de la Cámara de Representantes de Texas y más tarde vicegobernador. Fue una figura tan influyente que ayudó a un joven George W. Bush a ingresar a la Guardia Nacional Aérea de Texas en lugar de ser expuesto al reclutamiento y enviado a Vietnam. Lyndon B. Johnson predijo que Barnes se convertiría en presidente algún día.

Confirmar el relato del Sr. Barnes es problemático después de tanto tiempo. El Sr. Connally, el Sr. Casey y otras figuras centrales han muerto hace mucho tiempo y el Sr. Barnes no tiene diarios o memorandos para corroborar su relato. Pero no tiene ninguna razón obvia para inventar la historia y, de hecho, expresó temor por hacerlo público debido a la reacción de sus compañeros demócratas.

PUBLICIDAD

El Sr. Barnes identificó a cuatro personas vivas en las que dijo haber confiado a lo largo de los años: Mark K. Updegrove, presidente de la Fundación LBJ; Tom Johnson, un ex asistente de Lyndon Johnson (sin parentesco) que más tarde se convirtió en editor de Los Angeles Times y presidente de CNN; Larry Temple, ex ayudante del Sr. Connally y Lyndon Johnson; y H.W. Brands, historiador de la Universidad de Texas.

Los cuatro confirmaron en los últimos días que Barnes compartió la historia con ellos hace años. "Hasta donde yo sé, Ben nunca me ha mentido", dijo Tom Johnson, un sentimiento del que los demás se hicieron eco. Brands incluyó tres párrafos sobre los recuerdos de Barnes en una biografía de Reagan en 2015, pero el relato generó poca atención pública en ese momento.

Los registros en la Biblioteca y Museo Lyndon Baines Johnson confirman parte de la historia del Sr. Barnes. Un itinerario encontrado la semana pasada en los archivos del Sr. Connally indicó que, de hecho, salió de Houston el 18 de julio de 1980 para un viaje que lo llevaría a Jordania, Siria, Líbano, Arabia Saudita, Egipto e Israel antes de regresar a Houston el 11 de agosto. El Sr. Barnes figuraba como acompañante.

Breves informes de noticias en ese momento informaron sobre algunas de las paradas del Sr. Connally con escasos detalles, describiendo el viaje como "estrictamente privado". Una nota intrigante en el archivo del Sr. Connally confirma la memoria del Sr. Barnes de que hubo contacto con el campamento de Reagan al principio del viaje. Bajo el título "Gobernador Reagan", una nota de un asistente informó al Sr. Connally el 21 de julio: "Nancy Reagan llamó, están en el rancho, él quiere hablar con usted sobre estar en reuniones de estrategia". No hubo registro de su respuesta.

Barnes recordó haberse unido a Connally a principios de septiembre para sentarse con Casey e informar sobre su viaje durante una reunión de tres horas en la sala de American Airlines en lo que entonces se llamaba el Aeropuerto Regional de Dallas/Fort Worth. Una entrada en el calendario de Connally encontrada la semana pasada mostró que viajó a Dallas el 10 de septiembre. Una búsqueda en los archivos del Sr. Casey en la Institución Hoover de la Universidad de Stanford no encontró documentos que indicaran si estaba en Dallas o no.

Barnes dijo que estaba seguro de que el objetivo del viaje de Connally era enviar un mensaje a los iraníes para que mantuvieran a los rehenes hasta después de las elecciones. "Iré a mi tumba creyendo que ese era el propósito del viaje", dijo. "No fue independiente porque Casey estaba muy interesado en escuchar tan pronto como volviéramos a los Estados Unidos". Casey, agregó, quería saber si "iban a retener a los rehenes".

Nada de eso establece si el Sr. Reagan sabía sobre el viaje, ni el Sr. Barnes pudo decir que el Sr. Casey ordenó al Sr. Connally que hiciera el viaje. Del mismo modo, no sabe si el mensaje transmitido a múltiples líderes de Medio Oriente llegó a los iraníes, y mucho menos si influyó en su toma de decisiones. Pero Irán mantuvo a los rehenes hasta después de las elecciones, que ganó Reagan, y no los liberó hasta minutos después del mediodía del 20 de enero de 1981, cuando Carter dejó el cargo. John B. Connally III, el hijo mayor del ex gobernador, dijo en una entrevista el viernes que recordaba a su padre haciendo el viaje a Medio Oriente, pero nunca escuchó sobre ningún mensaje a Irán. Si bien no se unió al viaje, el joven Connally dijo que acompañó a su padre a una reunión con Reagan para discutirlo sin Barnes y que la conversación se centró en el conflicto árabe-israelí y otros temas que enfrentaría el próximo presidente.

"No se hizo mención en ninguna reunión en la que estuve sobre ningún mensaje enviado a los iraníes", dijo Connally. "No suena como mi papá". Añadió: "No puedo desafiar la memoria de Ben al respecto, pero no es consistente con mi memoria del viaje".

Las sospechas sobre las interacciones del campo de Reagan con Irán circularon silenciosamente durante años hasta que Gary Sick, un ex asistente de seguridad nacional de Carter, publicó un ensayo invitado en The New York Times en abril de 1991 avanzando la teoría, seguido de un libro, "Sorpresa de octubre", publicado en noviembre.

El término "sorpresa de octubre" fue utilizado originalmente por el comité de Reagan para describir sus temores de que Carter manipularía la crisis de los rehenes para efectuar una liberación justo antes de las elecciones.

Para prevenir tal escenario, se alega que Casey se reunió con representantes de Irán en julio y agosto de 1980 en Madrid, lo que llevó a un acuerdo supuestamente finalizado en París en octubre en el que una futura administración Reagan enviaría armas a Teherán a través de Israel a cambio de que los rehenes fueran retenidos hasta después de las elecciones.

La Cámara de Representantes y el Senado autorizaron por separado las investigaciones y ambos finalmente rechazaron los reclamos. El grupo de trabajo bipartidista de la Cámara de Representantes, dirigido por un demócrata, el representante Lee H. Hamilton de Indiana, y controlado por los demócratas 8 a 5, concluyó en un informe de consenso de 968 páginas que Casey no estaba en Madrid en ese momento y que las historias de tratos encubiertos no estaban respaldadas por testimonios creíbles, documentos o informes de inteligencia.

Contactado por teléfono la semana pasada, Sick dijo que nunca había oído hablar de ninguna participación de Connally, pero vio el relato de Barnes como una verificación de las amplias preocupaciones que había planteado. "Esto es realmente muy interesante y agrega significativamente al nivel básico de información sobre esto", dijo Sick. "Solo el hecho de que lo estaba haciendo e informó a Casey cuando regresó significa mucho". La historia va "más allá de cualquier cosa que haya visto hasta ahora", agregó. "Así que esto es realmente nuevo".

Michael F. Zeldin, un abogado demócrata del grupo de trabajo, y David H. Laufman, un abogado republicano del grupo de trabajo, dijeron en entrevistas recientes que Connally nunca cruzó su pantalla de radar durante la investigación y, por lo tanto, no tenían ninguna base para juzgar el relato de Barnes.

Si bien nunca se demostró que Casey hubiera participado en ningún acuerdo sorpresa en octubre, más tarde fue acusado de obtener subrepticiamente un libro informativo de la campaña de Carter antes del único debate entre los dos candidatos, aunque negó su participación.

La noticia del relato de Barnes llegó como validación para algunos de los asesores restantes de Carter. Gerald Rafshoon, quien fue su director de comunicaciones de la Casa Blanca, dijo que cualquier interferencia podría haber cambiado la historia. "Si hubiéramos llevado a los rehenes a casa, habríamos ganado, realmente lo creo", dijo. "Es bastante indignante".

El Sr. Connally fue un gigante político de su época. Criado en una granja de algodón del sur de Texas, sirvió en la Marina en la Segunda Guerra Mundial y se convirtió en confidente de Lyndon B. Johnson, ayudando a dirigir cinco de sus campañas, incluida su disputada elección al Senado en 1948 que se vio empañada por acusaciones creíbles de fraude. El Sr. Connally manejó la candidatura fallida del Sr. Johnson para la nominación presidencial demócrata en 1960, luego trabajó para el boleto de John F. Kennedy y el Sr. Johnson. El Sr. Connally fue recompensado con un nombramiento como secretario de la Marina. Luego ganó una carrera para gobernador de Texas en 1962.

Estaba en la limusina presidencial sentado justo en frente del Sr. Kennedy en Dallas en noviembre de 1963 cuando Lee Harvey Oswald abrió fuego. El Sr. Connally sufrió lesiones en la espalda, el pecho, la muñeca y el muslo, pero a diferencia del Sr. Kennedy sobrevivió a la terrible experiencia. Ganó dos mandatos más como gobernador, luego se convirtió en secretario del Tesoro del presidente Richard M. Nixon y finalmente cambió de partido. Era uno de los favoritos de Nixon, quien quería convertirlo en su vicepresidente o sucesor como presidente.

El Sr. Connally fue acusado de perjurio y conspiración para obstruir la justicia en 1974, acusado por los fiscales de tomar $ 10,000 para apoyar un aumento del precio de la leche, pero absuelto por un jurado.

En el camino, Connally encontró un protegido político en Barnes, quien se convirtió en "más un ahijado que un amigo", como lo expresó James Reston Jr. en "The Lone Star", su biografía de Connally. Hijo de un agricultor de maní que pagó la universidad vendiendo aspiradoras de puerta en puerta, Barnes fue elegido para la Legislatura de Texas a los 21 años y estuvo al lado de Connally para su primer discurso como candidato a gobernador en 1962.
Con la ayuda de Connally, Barnes se convirtió en presidente de la Cámara de Representantes a los 26 años y más tarde fue elegido vicegobernador, una posición poderosa en Texas, solo para quedarse corto en su propia candidatura a gobernador en 1972. Instó al Sr. Connally a postularse para presidente en 1980 a pesar de que para entonces estaban en diferentes partidos.

Después de que la campaña del Sr. Connally colapsó, él y el Sr. Barnes entraron en un negocio juntos, formando Barnes / Connally Investments. Los dos construyeron complejos de apartamentos, centros comerciales y edificios de oficinas, y compraron una aerolínea de cercanías y una compañía petrolera, y más tarde una casa de barbacoa, una revista de arte occidental, una compañía de títulos y una compañía de publicidad. Pero se extendieron demasiado, se endeudaron demasiado y, después de que la caída de los precios del petróleo destrozara el mercado inmobiliario de Texas, se declararon en bancarrota en 1987.

Los dos quedaron en buenos términos. "A pesar de la desilusión de nuestros acuerdos comerciales, Ben Barnes y yo seguimos siendo amigos, aunque dudo que alguno de nosotros vuelva a hacer negocios con el otro", escribió Connally en sus memorias, "In History's Shadow", poco antes de morir en 1993 a los 76 años. El Sr. Barnes, por su parte, dijo la semana pasada que "sigo siendo un gran admirador de él".

Barnes dijo que no tenía idea del propósito del viaje a Medio Oriente cuando Connally lo invitó. Viajaron a la región en un jet Gulfstream propiedad de Superior Oil. Solo cuando se sentaron con el primer líder árabe, Barnes supo lo que Connally estaba haciendo.

El Sr. Connally dijo: "'Miren, Ronald Reagan va a ser elegido presidente y necesitan hacerle saber a Irán que van a hacer un mejor trato con Reagan que con Carter'", recordó Barnes. "Dijo: 'Sería muy inteligente para ustedes pasar la palabra a los iraníes para esperar hasta después de que terminen estas elecciones generales'. Y chico, te digo, estoy sentado allí y lo escuché y ahora me doy cuenta, me doy cuenta de por qué estamos allí".

El Sr. Barnes dijo que, a excepción de Israel, el Sr. Connally repitió el mismo mensaje en cada parada de la región a líderes como el Presidente Anwar el-Sadat de Egipto. Pensó que el motivo de su amigo era claro. "Me quedó muy claro que Connally se postulaba para secretario de Estado o secretario de Defensa", dijo Barnes. (Al Sr. Connally se le ofreció más tarde ser secretario de energía, pero lo rechazó).

Barnes dijo que no reveló la verdadera historia en ese momento para evitar el retroceso de su propio partido. "No quiero parecerme a Benedict Arnold para el Partido Demócrata participando en esto", recordó haberle explicado a un amigo. Los titulares de la época, imaginó, habrían sido escandalosos. "No quería que eso estuviera en mi obituario en absoluto".

Pero a medida que han pasado los años, dijo, a menudo ha pensado que se le había hecho una injusticia a Carter. Discutir el viaje ahora, indicó, era su manera de hacer las paces. "Solo quiero que la historia refleje que Carter recibió un poco de mal trato sobre los rehenes", dijo. "No tenía una oportunidad real de luchar por los rehenes que aún estaban en la embajada en Irán".