U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,207.27
    -2.97 (-0.07%)
     
  • Dow Jones

    33,336.67
    +27.16 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    12,779.91
    -74.89 (-0.58%)
     
  • Russell 2000

    1,976.62
    +7.37 (+0.37%)
     
  • Petróleo

    94.19
    +2.26 (+2.46%)
     
  • Oro

    1,801.50
    -12.20 (-0.67%)
     
  • Plata

    20.22
    -0.52 (-2.52%)
     
  • dólar/euro

    1.0324
    +0.0022 (+0.22%)
     
  • Bono a 10 años

    2.8880
    +0.1020 (+3.66%)
     
  • dólar/libra

    1.2193
    -0.0025 (-0.20%)
     
  • yen/dólar

    133.0800
    +0.2070 (+0.16%)
     
  • BTC-USD

    24,158.82
    +487.31 (+2.06%)
     
  • CMC Crypto 200

    572.37
    -2.37 (-0.41%)
     
  • FTSE 100

    7,465.91
    -41.20 (-0.55%)
     
  • Nikkei 225

    27,819.33
    -180.63 (-0.65%)
     

Sobornos políticos, mafiosos israelíes, combates de lucha libre: el colorido pasado del pulguero

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Los primeros años del Pulguero de Opa-locka Hialeah estuvieron marcados por feroces rivalidades comerciales, acusaciones de corrupción política, arrestos por lavado de dinero, vínculos con la delincuencia organizada israelí e incluso el asesinato de uno de los fundadores del lugar.

Por ello, era lógico que el lugar se construyera literalmente sobre tierra robada.

En 1984, sus dos fundadores saquearon una carretera del condado, de donde sacaron con 201,000 yardas cúbicas de arena y gravilla —suficiente para enterrar un campo de fútbol de 120 pies de profundidad—, para ayudar a rellenar la zona de estiércol del noroeste del Condado Dade, que se convertiría en la sede del mayor y más popular pulguero de Miami-Dade.

Pero la colorida historia se extiende mucho más allá de las personas que dirigen un lugar que cerrará tras casi cuatro décadas en septiembre. La variedad de cosas que se vendían era asombrosa, desde animales destinados a sacrificios religiosos hasta bolsos de diseño de alta gama, o al menos imitaciones (no siempre legales), junto con todo lo demás. Y los espectáculos: combates de boxeo y lucha libre bajo carpas de circo, espectáculos de autos de lujo y una mezcla multicultural de música, incluida una auténtica fiesta de baile rave.

Y también estuvieron aquellos esfuerzos menos exitosos para ampliar la base de clientes. Uno de ellos quedó grabado en la historia del pulguero: la vez en la que seis bailarinas eróticas del cercano Rol-Lexx Club protagonizaron un combate de lucha libre.

“A la salida, robaron todo lo que pudieron”, dijo el director general del pulguero, Scott Miller. “No les permitimos volver”.

Opa-locka, capital del pulguero

El lugar abrió en 12705 NW 42 Avenue en enero de 1985, cuando Opa-locka, más conocida por su arquitectura árabe, trataba de reinventar su conflictiva comunidad comercial y convertirse en la “Capital de los Pulgueros del Sur de la Florida”.

Las caras de la empresa: Joe Lazar y Ezra Tisona. Lazar era un antiguo vendedor de maletas en la vieja Hialeah Swap Shop, y trajo a muchos otros vendedores.

A los pocos meses de la apertura, ambos fueron arrestados y posteriormente puestos en libertad condicional por robar arena y grava por valor de $1 millón para ayudar a rellenar su propiedad. Unos años más tarde, en 1986, Lazar volvió a ser detenido, esta vez acusado de pagar $4,000 en sobornos a un funcionario de la ciudad para obtener un “trato favorable” para un pulguero acosado por las infracciones del código. Más tarde se retiraron los cargos.

Mientras el recinto de Opa-locka-Hialeah se ponía en marcha, apareció un contrincante —literalmente al otro lado de la calle— llamado Miami Marketplace. La batalla entre ambos acabaría llamándose la Guerra de los Pulgueros y fue muy intensa, con acusaciones de corrupción política, tácticas furtivas y rumores. Marketplace alegó durante mucho tiempo que los funcionarios de la ciudad daban un trato favorable al grupo de Lazar e incluso acusó a un comisionado de ayudar a desviar el tráfico de su negocio hacia el Pulguero de Opa-locka Hialeah.

La entrada del Pulguero de Opa-locka Hialeah. Un tranvía que lleva a los clientes de vuelta al estacionamiento.
La entrada del Pulguero de Opa-locka Hialeah. Un tranvía que lleva a los clientes de vuelta al estacionamiento.

La guerra de los pulgueros fue un tema político importante en la ciudad. El alcalde de Opa-locka, John Riley, fue acusado en un momento de embolsarse dinero ilegal y prebendas de los propietarios del pulguero y de los delincuentes con intereses en la operación. Una empleada de Lazar declaró posteriormente a la Policía que le ordenó mantener relaciones sexuales con Riley, cosa que hizo por miedo a perder su trabajo.

Riley nunca fue acusado de ningún delito, pero perdió la siguiente campaña política. De hecho, siguió trabajando en el pulguero una vez finalizado su mandato. Y a pesar de su mandato como alcalde plagado de escándalos volvió a ser comisionado entre 2016 y 2018, atrayendo de nuevo las quejas por sus tratos poco éticos con un negocio de la ciudad.

Al final, el Pulguero de Opa-locka Hialeah ganó la guerra. Miami Marketplace cerró en 1989.

Intereses ocultos

El Pulguero de Opa-locka Hialeah también estuvo bajo el escrutinio inmediato de los investigadores de la delincuencia organizada del Condado Dade, quienes dijeron que creían que varias figuras conocidas de la delincuencia israelí tenían “intereses ocultos” en el negocio, usándolo para lavar dinero a través de los numerosos negocios en efectivo.

“Joe era un gran tipo”, Sheldon Zipkin le dijo más tarde a Herald, amigo de Lazar y antiguo abogado del pulguero durante mucho tiempo. “Todo lo que quería hacer era dirigir un pulguero. Vendió su alma al diablo para cumplir ese sueño, solo que en ese momento no reconocimos al diablo por lo que era”.

Joe Lazar, uno de los fundadores del Pulguero de Opa-locka Hialeah, fotografiado aquí en una foto de la cárcel del Condado Dade.
Joe Lazar, uno de los fundadores del Pulguero de Opa-locka Hialeah, fotografiado aquí en una foto de la cárcel del Condado Dade.

Como se detalló en un reportaje de Miami Herald en 1998, un grupo de figuras del crimen israelí implicadas en el lavado de dinero, robos de joyas y fraudes a las aseguradoras estaban vinculados al pulguero. Para los mafiosos israelíes, según lo que los investigadores federales le dijeron a Herald, el pulguero de Opa-locka Hialeah era un lugar perfecto para lavar dinero sucio, todo era canalizado a través de los numerosos negocios en efectivo del lugar. Seis operadores de puestos, entre ellos dos israelíes, fueron acusados posteriormente por las autoridades federales de lavado de dinero.

“Fue una época interesante, y un grupo interesante de personajes”, dijo Jack Devaney, ex agente federal de Aduanas que encabezó la investigación de lavado de dinero, llamada “Operación Estafa de la Pulga”.

Dos de los israelíes fueron acusados de lavar más de $1 millón en solo cuatro meses en 1990.

“Estamos hablando de unos cuantos meses de trabajo para estos tipos”, dijo Devaney, ahora detective de la Policía de Doral. “Nunca sabremos cuántos millones pasaron por esos quioscos en seis años”.

Lazar tuvo una discusión con dos de los hombres en 1989 y pronto estaba planeando una aventura para un nuevo pulguero en la carretera.

Los compradores recorren los pasillos del Pulguero de Opa-locka Hialeah en 1989.
Los compradores recorren los pasillos del Pulguero de Opa-locka Hialeah en 1989.

Pero el 5 de abril de 1990, unos hombres que se hicieron pasar por policías detuvieron a Lazar en el noreste de Miami-Dade y lo mataron a tiros. Eso ocurrió un día antes que se reuniera con agentes del FBI para delatar a figuras de la delincuencia organizada israelí. El asesinato sigue sin resolverse.

Miller, el antiguo gerente general, dijo que cree que la presencia de la delincuencia organizada israelí era exagerada y que, de cualquier manera, el lugar fue vendido a principios de los años 1990 y los israelíes purgados del negocio. El socio original de Lazar, Tisona, y otros regresaron a Israel.

Un nuevo capítulo

El lugar prosperó bajo sus nuevos propietarios en los años 90, convirtiéndose en un icono cultural local gracias a su pegadizo jingle televisivo y a su posición como mercado vital para afroamericanos, hispanos e inmigrantes de todo el Caribe.

Cuando el huracán Andrew asoló el sur de la Florida en 1992, la tormenta arrancó las puertas, interrumpió el servicio eléctrico e inundó parte del estacionamiento. Desde entonces, el negocio no paró de mejorar: el pulguero empezó a funcionar los siete días de la semana y llegó a atraer a unos 100,000 visitantes semanales, lloviera o hiciera sol. “La gente tenía que comprar”, dijo Miller.

La cantidad de productos en el lugar era alucinante: serpientes, pollos, peces y aves exóticas gigantes. Un reportero de Herald, buscando una jaula para pájaros, vio una vez a la venta una nutria, la rata de pantano gigante originaria de Sudamérica.

Y, por supuesto, estaban los productos robados que inevitablemente acababan a la venta. Y había productos falsificados de todo tipo, tanto que la casa de moda de lujo Louis Vuitton demandó al lugar. En 2006, dos importadores que vendían productos falsos de Vuitton y relojes Rolex fueron condenados a siete años de prisión federal. Miller dijo que respondió haciendo que Louis Vuitton lo enseñara a detectar los productos falsificados.

Billy Pérez, de 5 años, observa una cacatúa en Francisco Pet Shop en el Pulguero de Opa-locka Hialeah en 2002.
Billy Pérez, de 5 años, observa una cacatúa en Francisco Pet Shop en el Pulguero de Opa-locka Hialeah en 2002.

El lugar también ha tenido su cuota de tragedias.

A pesar de las medidas para bloquear el acceso a la azotea de un edificio alto, un encargado de mantenimiento apiló dos mesas de picnic, subió a la parte superior y saltó, suicidándose. En 1993, un estudiante de honor de 14 años, Dayan Aparicio, quien trabajaba a medio tiempo en el pulguero para ahorrar dinero para comprar una computadora, se desplomó y murió de una dolencia cardíaca no diagnosticada.

También hubo actos de violencia ocasionales, como la vez en la que un aspirante a policía le robó $18,000 a un hombre en el pulguero y le disparó a otro. Fue detenido cuando se presentó en la Policía de Opa-locka para una entrevista de trabajo.

Lo más tristemente célebre es que los vendedores de joyas Jonada y Angela Campos fueron abatidos a tiros en un robo en 2003. Los resultados del ADN condujeron a la detención de tres hombres. La familia de las víctimas llegó a un acuerdo en una demanda contra el pulguero por falta de seguridad.

El pulguero resultó ser un punto de encuentro para algo más que para comprar.

Un detective de homicidios de Miami-Dade inspecciona la escena en la que los vendedores de joyas Jonada y Angela Campos fueron asesinados a tiros durante un robo en el Pulguero de Opa-locka Hialeah en 2003.
Un detective de homicidios de Miami-Dade inspecciona la escena en la que los vendedores de joyas Jonada y Angela Campos fueron asesinados a tiros durante un robo en el Pulguero de Opa-locka Hialeah en 2003.

Después del debacle de las elecciones de la Florida en 2000, las autoridades introdujeron nuevas máquinas de votación con pantalla táctil en 2002. Meses antes de las elecciones, la NAACP, el Departamento de Elecciones de Miami-Dade y el mercado organizaron un evento especial para que la gente pudiera aprender a usar las máquinas.

A lo largo de las décadas, el extenso lugar sirvió de centro de entretenimiento, muy alejado de la ostentación de South Beach y, posteriormente, de Wynwood.

Los niños correteaban por los parques infantiles, montaban en una rueda de la fortuna y se deslizaban por toboganes inflables. Salsa, reggae, hip-hop, soca caribeña... las noches de música eran habituales, al igual que las fiestas del Super Bowl y las exhibiciones de coches clásicos trucados.

Incluso hasta hace unos meses, las noches de lucha libre eran también un pilar, paradas tempranas de luchadores que acabarían convirtiéndose en celebridades nacionales del mundo de la lucha. El luchador profesional M.V.P. —originario de Miami y muy conocido por los aficionados a la lucha libre nacional— incluso comentó la noticia del cierre en Twitter.

“Maldita sea. Mi 1er combate de lucha libre fue ahí. Para Miami este es el fin de una [era]”, escribió a sus más de 420,000 seguidores en Twitter.

Circuitos como Coastal Championship Wrestling se instalaron en el patio de comidas del pulguero o a veces en el estacionamiento, sacando a relucir luchadores con nombres como Ricky “Cuban Assassin” Santana de los Barrio Brothers, Vanilla Vargas, Josh ‘El Jefe’ Santos y Gangrel el Guerrero Vampiro.

Para CCW, el pulguero era un lugar importante que atraía a una gran variedad de aficionados a la lucha, compradores curiosos y vendedores.

“Era el lugar perfecto para poner a muchos de los chicos más jóvenes, para ver cómo se sentían. Fue un fin de semana relajado y divertido y para muchos de los chicos no fue tan angustioso como uno de nuestros espectáculos más oficiales”, dijo el director ejecutivo Nelio Costa, alias “El Destructor Brasileño”.

El Pulguero de Opa-locka Hialeah ayudó a CCW a crecer a lo largo de la década de 2010; hoy en día la compañía dirige una escuela de formación y organiza eventos en toda la Florida, incluyendo una noche mensual “Bash at the Brew” en la cercana Hialeah.

“Muchos de los fanáticos recuerdan habernos visto en Opa-locka. Era una multitud diversa, y era parte de nuestro crecimiento como empresa”, dijo Costa. “Se sentía como el verdadero Miami”.

Espectadores observan un evento del Campeonato de Lucha Costera en el Rastro de Opa-locka en diciembre de 2015. El pulguero cerrará el 30 de septiembre de 2022.
Espectadores observan un evento del Campeonato de Lucha Costera en el Rastro de Opa-locka en diciembre de 2015. El pulguero cerrará el 30 de septiembre de 2022.
Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.