U.S. Markets closed

¿Sobrevivirá Guyana al inminente exceso de riqueza?: M. Margolis

Mac Margolis

(Bloomberg) -- A principios del mes pasado, el presidente de Guyana, David Granger, estaba arrodillado en un jardín comunitario blandiendo una pala. Estaba allí para plantar un árbol —era el día nacional del árbol— pero también una idea. "No permitan que nos emborrachemos. Mantengámonos sobrios", dijo a la audiencia atenta.

Esto podría ser un desafío para Guyana. El año que viene, Exxon Mobil Corp. y sus socios potenciales comenzarán a extraer petróleo de uno de los hallazgos recientes más grandes del mundo: unos 5.000 millones de barriles de crudo almacenados en las profundidades de la arenisca del suelo del Caribe. La ganancia inesperada promete cambiar el panorama energético en el hemisferio occidental. Guyana tal vez nunca volverá a ser la misma.

En cinco años, se espera que la producción nacional alcance los 750.000 barriles diarios, lo que convierte a Guyana en el cuarto mayor productor de petróleo de América Latina y quizás la mayor potencia petrolera per cápita del mundo, con la generación de un barril por persona por día. Se espera que los ingresos por petróleo aumenten de cero a casi US$631 millones para 2024, según el Fondo Monetario Internacional. El ingreso per cápita será más del doble para el próximo año, superando los US$10.000. En general, se proyecta que su economía crecerá 86% el próximo año, 14 veces la tasa de crecimiento proyectada de China.

Metabolizar tanta riqueza tan rápidamente —como beber de una manguera de bomberos, según un ingeniero— sería embriagador incluso para la constitución más sólida. Para este pequeño y pobre país preocupado por conflictos étnicos, con instituciones inestables y planes apenas esquemáticos para poner en práctica tal generosidad, el choque para el sistema podría ser devastador.

Aquí es donde entran en acción los árboles y la sobriedad. Para liberar el potencial del auge del petróleo, Guyana debe aceptar que la riqueza y el desarrollo se cultivan, no simplemente se extraen. Tal era la lógica detrás de la Estrategia de Desarrollo de un Estado Verde, una apuesta inigualable de que Guyana puede lograr lo que ninguna otra nación en desarrollo con una bonanza petrolera ha logrado: reunir una ganancia inesperada de energía masiva sin ahogarse en riquezas.

La maldición de los recursos, la enfermedad holandesa, la paradoja de la abundancia: el nombre de la maldición varía pero el resultado no. Basta con que Guyana observe a Venezuela, el fracasado vecino petroestado que alberga las reservas más grandes del mundo. Tras años de derroche de rentas petroleras en vanidosas políticas y programas sociales equivocados, Venezuela ha visto caer la producción de petróleo en más de la mitad desde mediados de 2018. Para escapar del destino de Venezuela y el de tantas otras baronías petroleras afligidas, Guyana tiene que actuar ahora y con decisión. La lista de verificación es extensa.

No llevar el petróleo tierra adentro. Claro, tal abstinencia ofende los instintos del aspirante a petrócrata. "Debe estar en los libros de texto que leen de niños. Cada ministro de Desarrollo quiere agregar valor al petróleo", dice Francisco Monaldi, experto en energía de Rice University. "Es un gran error". Construir una maraña de tuberías y refinerías es exorbitante, genera retornos marginales y convierte al país anfitrión en un imán para la corrupción, comenta Monaldi. Uno de los escándalos principales en la investigación de corrupción Lava Jato en Brasil fue un caso llamativo de fraude contractual en una refinería nacional y un complejo petroquímico extremadamente sobrevaluados que fueron creados en medio de la euforia por los grandes descubrimientos petroleros anteriores. ¿Guyana prestará atención a los expertos y renunciará a invertir en refinerías dudosas? ¿O caerá en la tentación una vez que el crudo comience a fluir?

Resistir a la tentación del contenido local. Usualmente, los petropopulistas tratan de hacer que operadores extranjeros compren una parte considerable de los suministros a proveedores locales. Eso suena justo. Sin embargo, las compañías nacionales sin experiencia rara vez tienen la capacidad empresarial o de producción para cumplir. En cambio, el contenido local se convierte en una invitación abierta a contratos acolchados, subterfugios y desperdicio. Hasta ahora, Guyana ha evitado la trampa de sesgar el mercado mediante la promoción de "campeones locales", dijo Marcelo de Assis, jefe de investigación upstream para América Latina de la consultora de energía Wood Mackenzie. No obstante, si la oposición nacionalista de Guyana se sale con la suya, las reglas podrían cambiar.

Aclarar las reglas. ¿Cómo un país con un tercio de su población que vive en la pobreza y una clasificación de 164 entre 228 naciones en desarrollo humano maneja lo que probablemente serán los nuevos pozos de aguas profundas más rentables del mundo? La respuesta corta es: a través de transparencia de las políticas, reglas confiables y perspicacia reguladora, todo lo cual es escaso. "Lo que vemos es un cuello de botella, una falta de preparación frente al petróleo", dijo Assis. "Están luchando, lo que indica que el sector público no está preparado para actuar como regulador".

Forjar un pacto político. La política conflictiva de Guyana no ayuda. Las coaliciones rivales han estado discutiendo desde diciembre pasado, cuando el gobierno de Granger perdió un voto de confianza. Las nuevas elecciones están programadas para principios de 2020, justo cuando el petróleo de Guyana estará listo para fluir. El enfrentamiento de ideas forma parte de la democracia. Sin embargo, dado que las tensiones políticas se extienden a los tribunales y amenazan con estallar en una crisis constitucional, el riesgo de demoras judiciales que conducen a "lagunas legales y omisiones en el marco petrolero" es alto, según la consultora Verisk Maplecroft. La turbulencia política es preocupante para los guyaneses y sus grupos de interés multimillonarios.

Contratar a nivel mundial. Con una población de 780.000 personas, una fuga de cerebros crónica y cero antecedentes en extracción de petróleo, Guyana se beneficiaría de expertos. Afortunadamente, el mundo está lleno de ingeniosos ingenieros petroleros, geólogos y logísticos. Pero el gobierno de Guyana ha tardado en capitalizar el talento global, incluida la diáspora guyanesa de casi medio millón de habitantes. "No entiendo qué les impide contratar en el extranjero", dijo un observador extranjero, que ha asesorado al gobierno de Guyana durante años. "Es desconcertante".

También lo es el reciente fallo que prohíbe que guyaneses con doble nacionalidad sirvan al gobierno: cuatro de los ministros del gabinete de Granger con doble nacionalidad se vieron obligados a renunciar este año. Dado que algunos de los guyaneses más altamente capacitados fueron educados en el extranjero, tales escrúpulos equivalen a un objetivo nacionalista. El poderoso sector privado, liderado por Exxon y sus socios, no tiene reparos en reclutar a expatriados. El gobierno de Guyana debería seguir su ejemplo.

No olvidar la energía renovable. La electricidad de Guyana actualmente depende de los combustibles fósiles. Dado que las emisiones de gases de efecto invernadero ya alcanzan las 2,6 toneladas per cápita al año, rivalizando con las de su descomunal vecino Brasil, Guyana podría empeorar las cosas bajo el auge petrolero que se avecina. Además, dado que gran parte de la costa de Guyana se encuentra a nivel del mar o debajo, la profundización de la emergencia climática plantea una amenaza existencial. De modo alentador, los guyaneses parecen estar comenzando su auge petrolero con pocas ilusiones sobre la generosa recompensa que yace bajo sus pies. El gobierno estableció sabiamente, aunque tardíamente, un fondo soberano de riqueza para administrar el dinero. Por lo tanto, los encomios oficiales a la agricultura y la silvicultura, y la energía renovable, promocionaban alimentar 100% de la red eléctrica para 2040. Es una meta admirable. Esperemos que Guyana tenga suficiente sobriedad y árboles para mantener el rumbo.

Nota Original:Can Guyana Survive Striking It Rich?: Mac Margolis

Para contactar al editor responsable de la traducción de esta nota: Carlos Manuel Rodriguez, carlosmr@bloomberg.net

Reportero en la nota original: Mac Margolis en New York, mmargolis14@bloomberg.net

Editor responsable de la nota original: James Gibney, jgibney5@bloomberg.net

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

©2019 Bloomberg L.P.