U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,228.48
    -55.26 (-1.29%)
     
  • Dow Jones

    33,706.74
    -292.30 (-0.86%)
     
  • Nasdaq

    12,705.21
    -260.13 (-2.01%)
     
  • Russell 2000

    1,957.35
    -43.38 (-2.17%)
     
  • Petróleo

    89.91
    -0.59 (-0.65%)
     
  • Oro

    1,760.30
    -10.90 (-0.62%)
     
  • Plata

    18.97
    -0.50 (-2.56%)
     
  • dólar/euro

    1.0039
    -0.0053 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    2.9890
    +0.1090 (+3.78%)
     
  • dólar/libra

    1.1823
    -0.0109 (-0.92%)
     
  • yen/dólar

    136.9300
    +1.0680 (+0.79%)
     
  • BTC-USD

    21,202.12
    -1,634.69 (-7.16%)
     
  • CMC Crypto 200

    504.88
    -36.72 (-6.78%)
     
  • FTSE 100

    7,550.37
    +8.52 (+0.11%)
     
  • Nikkei 225

    28,930.33
    -11.81 (-0.04%)
     

Sony no escuchó al mercado y perdió un negocio inmenso: así fue el fracaso de Betamax

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·9  min de lectura
En este artículo:
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

La competencia entre VHS y Betamax comenzó a fines de la década de 1970 y se prolongó hasta bien entrada la década de los 80. A medida que los reproductores de video se volvieron más accesibles, la carrera creció y al final ganó VHS.

Betamax dominó la industria al principio, pero Sony, su creador, se negó a escuchar al mercado y eso llevó al formato a su desaparición definitiva.

Los reproductores Betamax eran más grandes que los de VHS.
Los reproductores Betamax eran más grandes que los de VHS.

Los reproductores Betamax eran más grandes que los de VHS.

La creación de la videograbadora

La videograbadora como reproductor de cintas se remonta más atrás de lo que te imaginás. La empresa Ampex creó la VCR en 1956 y la llamó VRX-1000. Usaba un diseño de cabezal giratorio para grabar video y audio en una pista magnética y costaba 50 mil dólares.

Nadie podía permitirse el lujo de pagar por algo como esto, e incluso si pudiera, necesitaba un técnico de carne y hueso para ayudar a ejecutarlo. El VRX-1000 también tenía una vida útil de unos pocos cientos de horas.

Lo extraño fue que no estaba destinado a las compañías de televisión, entonces, ¿para quién era? A pesar del costo, algunas empresas de contenidos audiovisuales reconocieron la perspectiva de la nueva tecnología: no tendrían que depender siempre de la televisión en vivo.

Las compañías podrían grabar sus programas en vivo en una película para reproducirlos durante la transmisión.

El Sony U-Matic y la progresión de la videograbadora

Un prototipo de la primera videograbadora comercial debutó en octubre de 1969 en Japón. Sony quería crear un estándar de la industria y lo hizo con Sony U-Matic en 1971.

Este fue el primer formato de grabación de casete de video del mundo. Usó cintas que eran un poco más grandes que una cinta VHS estándar y solo tenían un tiempo máximo de reproducción de 60 minutos.

Phillips también estaba en este juego y había lanzado un formato de casete de video casero en 1970 pero solo para estaciones de televisión.

Estuvo disponible en el mercado de consumo en 1972. La máquina se llamaba N1500, pero Phillips tenía un nombre único para este nuevo formato: Video Cassette Recording, o VCR para abreviar.

Había un solo formato, pero el concepto de VCR estaba despegando. La industria floreció en los años 80 con el 30% de los hogares de los EEUU con un VCR en 1985. Para 1995, sería el 85%.

Pero antes de que la videograbadora se convirtiera en un lugar común en la mayoría de los hogares, se dividiría en dos formatos diferentes: Betamax y VHS.

La creación de Betamax

Sony comenzó en 1974 con un prototipo para el sistema de grabación de video llamado Betamax. Al mismo tiempo, JVC buscaba un formato diferente. Esto causó tanta conmoción que Sony apeló al Ministerio de Comercio e Industria de Japón.

Fue en ese momento que sin darse cuenta comenzaron las guerras de formatos. Sony lanzó sus primeras máquinas Betamax en 1975 y usaba cintas de casete que tenían una cinta de 0,50 pulgadas de ancho en su interior.

¿Por qué nació el nombre Beta? La palabra tiene un doble significado: Beta es la palabra japonesa para describir cómo se graban las señales en la cinta, y la forma de la letra griega B mostraba la forma en que la cinta se movía por la máquina.

El único problema que se le planteó a Sony desde el principio fue la duración de la cinta. Para la industria de la televisión, las máquinas anteriores tenían una duración de cinta de una hora.

Esto tenía sentido ya que la mayoría de los programas, incluidos los comerciales, nunca duraban más de una hora. Este problema ayudaría a conducir a su fracaso final.

La creación del VHS

Sony podría haber controlado toda la industria de VCR, pero su intento de dictar el estándar de la industria resultó contraproducente. Se habían acercado a JVC para vender la patente de Betamax para que JVC pudiera hacer la fabricación.

Esto ya había sucedido con U-Matic y terminó con Sony dominando la industria. JVC tomó la decisión inteligente de rechazar la oferta para crear su propia tecnología y formato.

JVC había experimentado con una nueva videograbadora desde 1971, y en 1977 introdujo The Video Home System o VHS para abreviar.

Las pautas de JVC para el VHS

JVC también ideó un conjunto de pautas que serían primordiales en la existencia de VHS. Las definió como las "95 tesis" de la industria de videos domésticos, pero JVC le dio un nombre mejor: The VHS Development Matrix:

  • El sistema debe ser compatible con cualquier aparato de televisión ordinario.

  • La calidad de la imagen debe ser como la de las transmisiones aéreas normales.

  • La cinta debe tener al menos una capacidad de grabación de dos horas.

  • Las cintas deben ser intercambiables entre máquinas.

  • El sistema general debe ser versátil, lo que significa que se puede escalar y expandir, como conectar una cámara de video o doblar entre dos grabadoras.

  • Las grabadoras deben ser asequibles, fáciles de operar y tener bajos costos de mantenimiento.

  • Las grabadoras deben poder producirse en gran volumen, sus piezas deben ser intercambiables y deben ser de fácil mantenimiento.

Una gran diferencia aquí es el hecho de que JVC quería que su estándar fuera utilizado por otros fabricantes y no controlaba la forma en que Sony lo hacía con Beta. JVC persuadió a Hitachi, Mitsubishi y Sharp para que navegaran en el barco VHS.

La clave de la duración

VHS usaba una cinta de video más grande que el Beta más compacto y conveniente, pero con una gran diferencia: tenía un tiempo de grabación más largo.

Una cinta VHS podía grabar 2 horas, lo que era suficiente para cubrir la mayoría de las películas, incluidos los comerciales, o cuatro comedias regulares.

No pasó mucho tiempo para que sucedieran los avances. Una videograbadora VHS tenía diferentes configuraciones de grabación, como SP, LP y SLP.

También podía reducir la velocidad de la cinta a medida que se grababa. Esto reduciría la calidad pero le daría el doble y el triple de la capacidad de almacenamiento.

La cinta de casete VHS era lo suficientemente grande como para contener 6 horas de grabación sin ningún problema. Y esta sería la pieza central de la competencia.

VHS y Betamax, cara a cara

Cuando se trataba de calidad, parecía que Betamax superaba a VHS. Ambos conceptos usaban una resolución horizontal que involucraba líneas y Beta tenía una resolución ligeramente más alta de alrededor de 250 líneas.

Podrían llegar a alrededor de 290 con la SuperBeta, pero esto fue en 1985, cuando Sony ya estaba empezando a perder la guerra de formatos.

Siempre ha existido la idea de que Beta era muy superior en calidad de imagen, pero cuando mirás hacia atrás en los detalles técnicos de dos máquinas promedio, terminaron siendo casi idénticas.

La primera versión de Betamax tenía una imagen superior, pero esto fue antes de que se convirtiera en la corriente principal.

Una gran razón para esta idea de que Beta siempre sea la versión superior se debió principalmente al marketing de Sony. La gente simplemente lo compró.

La duración de la grabación no solo fue un factor principal de las competencias de VHS vs Betamax, sino que el precio minorista fue un problema.

Debido a que JVC incorporó a otros fabricantes a la mezcla, todos podían competir entre sí. Permitió precios más bajos para el consumidor, pero finalmente más ventas en general.

En 1984 había más de 70 fabricantes de VCR diferentes. En 1985, la mayoría de los reproductores de VHS se vendían entre 200 y 400 dólares. Esto fue cientos de dólares menos que un Betamax.

El resultado de la competencia de formatos

Betamax puede haber tenido una imagen un poco mejor, un audio un poco mejor y una imagen más estable, pero el gran problema, además del precio, se redujo al tiempo de grabación y específicamente a una cosa: el fútbol americano.

Una de las primeras quejas más importantes sobre Betamax fue la incapacidad de grabar partidos de fútbol americano, que pueden durar un promedio de 3 horas.

La gente ya sabía que una videograbadora podía grabar programas de televisión y la mayoría de las películas, pero los comentarios seguían siendo sobre la imposibilidad de incluir un evento deportivo completo en una cinta Betamax.

El otro problema fue que no pasó mucho tiempo antes de que VCR se convirtiera en sinónimo de VHS. Betamax poseía el 100% del mercado en 1975, pero en 1980 VHS controlaba el 60% del mercado.

Para 1981, las ventas de Beta se habían reducido a solo el 25% del mercado de VCR. En 1986 era sólo el 7,5%.

Cuando Betamax quedó solo

Siempre ha existido el mito de que la industria del porno estuvo involucrada en alejar a Betamax por no querer ser su formato de elección, pero no hay nada de cierto en esto. Cada vez menos personas elegían la opción más cara con la capacidad de grabación limitada.

Fue la combinación de bajas ventas junto con el gran aumento del mercado de alquiler de videos. Los estudios de cine y las tiendas de alquiler de videos se alejaron de Betamax.

Simplemente no valía la pena para ellos almacenar todos los títulos de películas en formato Betamax. La falta de títulos disponibles y la baja participación de mercado, permitieron que VHS mantuviera una ventaja distante.

La desaparición final de Betamax

Las ventas de Betamax finalmente disminuyeron lo suficiente como para permitir que VHS emergiera como el vencedor en la competencia de formatos.

La señal de que todo había terminado llegaría en 1988 cuando Sony tiró la toalla y empezó a fabricar máquinas VHS. Pero era demasiado poco, demasiado tarde. Para 1987, el 95% de todas las videograbadoras del mundo usaban el formato VHS.

En 2002 Sony dejó de fabricar reproductores y grabadores Betamax, y en marzo de 2016 fue el canto del cisne para la fabricación de cintas.

Sony ignoró lo que quería el mercado. No escuchó al público y decidió que todo lo que necesitaban era una cinta de 1 hora. Serían los partidos de fútbol americano los que los hundirían a la larga.

Sony se aferró a la idea de que la gente quería una calidad superior, pero no fue así. Como de costumbre, la gente quería más barato, mejor uso y compatibilidad. Encontraron esto con VHS, que gobernaría durante unos increíbles 40 años.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.