Anuncios
U.S. markets open in 6 minutes
  • F S&P 500

    5,361.25
    +33.25 (+0.62%)
     
  • F Dow Jones

    39,841.00
    +58.00 (+0.15%)
     
  • F Nasdaq

    18,993.25
    +206.50 (+1.10%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,095.80
    +6.70 (+0.32%)
     
  • Petróleo

    78.57
    +1.00 (+1.29%)
     
  • Oro

    2,368.90
    -24.00 (-1.00%)
     
  • Plata

    30.95
    -0.54 (-1.72%)
     
  • dólar/euro

    1.0864
    +0.0036 (+0.34%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4280
    -0.0060 (-0.14%)
     
  • Volatilidad

    11.70
    -0.59 (-4.80%)
     
  • dólar/libra

    1.2745
    +0.0025 (+0.20%)
     
  • yen/dólar

    156.6830
    -0.0370 (-0.02%)
     
  • Bitcoin USD

    69,304.43
    -476.31 (-0.68%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,499.81
    -2.85 (-0.19%)
     
  • FTSE 100

    8,367.14
    -3.19 (-0.04%)
     
  • Nikkei 225

    39,103.22
    +486.12 (+1.26%)
     

StarCrete, el "hormigón cósmico" fabricado con polvo extraterrestre es el doble de resistente que el hormigón normal

Los científicos han creado un nuevo material, bautizado como "StarCrete", que está hecho de polvo extraterrestre, fécula de patata y una pizca de sal, y podría utilizarse para construir viviendas en Marte.

StarCrete, el
StarCrete, el "hormigón cósmico" fabricado con polvo extraterrestre es el doble de resistente que el hormigón normal (Getty Creative) (SCIEPRO via Getty Images)

¿Cómo construir en el Espacio? Un nuevo avance puede ser clave en las edificaciones que los seres humanos podremos hacer en Marte. Los investigadores han descubierto que mezclando polvo muy similar al que se encuentra en el planeta rojo con fécula de patata ordinaria se crea un material parecido al hormigón llamado StarCrete.

En las pruebas, StarCrete mostró una resistencia a la compresión de más del doble que el hormigón ordinario, con una resistencia de 72 Megapascales (MPa). La resistencia aumentó aún más cuando se utilizó polvo lunar, alcanzando más de 91 MPa.

En la actualidad, construir infraestructuras en el espacio resulta prohibitivo y difícil. La futura construcción espacial deberá basarse en materiales sencillos y fácilmente accesibles para los astronautas, y StarCrete ofrece una posible solución. Los científicos responsables del invento utilizaron suelo marciano simulado mezclado con fécula de patata y una pizca de sal para crear el material, que es dos veces más resistente que el hormigón ordinario y se adapta perfectamente a los trabajos de construcción en entornos extraterrestres.

PUBLICIDAD

En un artículo publicado en la revista Open Engineering, el equipo de investigación de la Universidad de Manchester demostró que la fécula de patata ordinaria puede actuar como aglutinante cuando se mezcla con polvo marciano simulado para producir un material similar al hormigón. Cuando se probó, StarCrete tenía una resistencia a la compresión de 72 megapascales (MPa), más del doble que los 32 MPa del hormigón ordinario. El Starcrete fabricado con polvo lunar era aún más resistente, con más de 91 MPa.

Este trabajo mejora el anterior del mismo equipo, que utilizó la sangre y la orina de los astronautas como aglutinante. Aunque el material resultante tenía una resistencia a la compresión de unos 40 MPa, mejor que el hormigón normal, el proceso tenía el inconveniente de necesitar sangre con regularidad. Al operar en un entorno tan hostil como el espacio, esta opción se consideraba menos viable que el uso de fécula de patata.

"Como vamos a producir fécula como alimento para los astronautas, tenía sentido considerarla como agente aglutinante en lugar de sangre humana. Además, las tecnologías de construcción actuales todavía necesitan muchos años de desarrollo y requieren una energía considerable y equipos pesados de procesamiento adicionales, todo lo cual añade coste y complejidad a una misión. StarCrete no necesita nada de esto, por lo que simplifica la misión y la hace más barata y viable.

"Además, es probable que los astronautas no quieran vivir en casas hechas de costras y orina". Dr. Aled Roberts, investigador del Future Biomanufacturing Research Hub e investigador principal de este proyecto.

El equipo calcula que un saco (25 kg) de patatas deshidratadas (chips) contiene almidón suficiente para producir casi media tonelada de StarCrete, lo que equivale a más de 213 ladrillos de material. En comparación, para construir una casa de tres dormitorios se necesitan unos 7.500 ladrillos. Además, descubrieron que una sal común, el cloruro de magnesio, obtenible de la superficie marciana o de las lágrimas de los astronautas, mejoraba significativamente la resistencia de StarCrete.

Las próximas etapas de este proyecto consisten en trasladar StarCrete del laboratorio a la aplicación. El Dr. Roberts y su equipo han puesto en marcha recientemente una empresa emergente, DeakinBio, que está explorando formas de mejorar StarCrete para que pueda utilizarse también en un entorno terrestre.

Si se utilizara en la Tierra, StarCrete podría ofrecer una alternativa más ecológica al hormigón tradicional. El cemento y el hormigón representan alrededor del 8% de las emisiones mundiales de CO2, ya que el proceso por el que se fabrican requiere temperaturas de cocción y cantidades de energía muy elevadas. StarCrete, en cambio, puede fabricarse en un horno normal o en un microondas a temperaturas normales de "cocción casera", por lo que ofrece costes energéticos de producción reducidos.

Más noticias que te pueden interesar:

EN VÍDEO | El último 747 de Boeing sale de la fábrica y pone fin a la era de los jumbos