U.S. markets closed
  • F S&P 500

    3,603.50
    +27.50 (+0.77%)
     
  • F Dow Jones

    29,808.00
    +262.00 (+0.89%)
     
  • F Nasdaq

    11,971.00
    +65.75 (+0.55%)
     
  • RTY=F

    1,838.30
    +21.20 (+1.17%)
     
  • Petróleo

    43.48
    +0.42 (+0.98%)
     
  • Oro

    1,822.80
    -15.00 (-0.82%)
     
  • Plata

    23.43
    -0.20 (-0.84%)
     
  • dólar/euro

    1.1853
    +0.0007 (+0.06%)
     
  • Bono a 10 años

    0.8570
    +0.0280 (+3.38%)
     
  • Volatilidad

    22.66
    -1.04 (-4.39%)
     
  • dólar/libra

    1.3325
    +0.0003 (+0.02%)
     
  • yen/dólar

    104.5600
    +0.0720 (+0.07%)
     
  • BTC-USD

    18,353.49
    +20.98 (+0.11%)
     
  • CMC Crypto 200

    368.57
    +7.14 (+1.98%)
     
  • FTSE 100

    6,333.84
    -17.61 (-0.28%)
     
  • Nikkei 225

    26,237.74
    +710.37 (+2.78%)
     

El clasismo de Melyssa en el reencuentro de 'La isla de las tentaciones 2' emborrona su concurso

Teresa Aranguez
·7  min de lectura

A veces todo lo construido se puede venir abajo en un segundo. Justo lo que podría pasar a Melyssa tras ver su comportamiento en el episodio final de La isla de las tentaciones 2. Después de llevarnos al huerto con su vulnerabilidad y coraje frente a la jugarreta que le hizo Tom, su actitud altiva y hasta cierto punto clasista con Sandra le ha restado unos cuantos puntos. Además de mirarla por encima del hombro e infravalorarla como mujer, la dejó a los pies de los caballos con humillaciones varias que dejaron a la nueva novia de Tom casi sin poder mediar palabra.

Llevada por la rabia o por los celos, hasta cierto punto comprensibles por el comportamiento bochornoso de Tom, Melyssa perdió las formas y cayó en el error de pagarlo con quien menos culpa tiene. Insultos baratos e innecesarios que no venían a cuento. Eso sumado a su exclusiva con Lecturas donde explota su dolor nos da un poquito que pensar, ¿se le ha subido lo de reina a la cabeza?

Melyssa en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)
Melyssa en 'La isla de las tentaciones 2' (Twitter/@islatentaciones)

Todo empezó de maravilla. Atrás había quedado la chica hundida y hecha pedazos que parecía no ver luz al final del camino. Tres meses después de los engaños descarados de Tom, Melyssa reaparecía en este reencuentro con la cabeza alta y las ideas más claras que nunca. Tenía muy asumido qué hacer y decir al hombre que le rompió el corazón y, en ese aspecto, volvió a salir vencedora. Aunque siendo honestos, dejar mal a Tom tampoco es muy difícil por las constantes meteduras de pata y barrabasadas que hace y suelta por milésima de segundo.

La cosa se torció bastante cuando Sandra hizo su entrada en el salón. Después de que Tom contara que son felices y comen perdices, a Melyssa le cambió la cara. Y no solo por el romance de los nuevos tortolitos, sino por la desfachatez del marroquí de presumir de su noche loca con Melyssa en la cama nada más salir de la isla para días después dejarla tirada y volver con Sandra como si no hubiera pasado nada. Allí estaba la nueva pareja, saludándose con un pico y mostrando una cierta complicidad que brilló por su ausencia. Una situación que descolocó a Melyssa y le llevó a perder los papeles y la cordura que había demostrado hasta entones. En vez de seguir arremetiendo contra el verdadero culpable de esta historia, se dirigió a la tentadora con un desprecio innecesario. Cambió la dirección y se equivocó.

Para empezar, casi ni le miraba ni escuchaba. Era como si ‘esa’ que acababa de entrar fuese insignificante para ella y no estuviera a su altura. Cuando finalmente se decidió a dirigirse a ella fue para humillarle y dejarle por los suelos. “Yo no me comparo contigo porque yo estoy por encima de ti”, le expresó sin titubear. Hay demasiado rencor por todo lo sucedido y era el momento de escupir todo lo que llevaba dentro. Adiós modales y educación, por mucho vestido de plumas blanco que tuviera puesto (un diseño de Estela Grande por cierto). Y ahí es que perdió, además de los papeles, parte de su encanto.

En el momento que tú ves que yo entro a esa casa desesperada me dijiste gritando ‘tú has venido aquí a poner tu amor a prueba y ahora te aguantas’”, le recordó Melyssa de ese momento cumbre del programa.

Volvemos a lo mismo, siendo un poco empáticos, se puede llegar a medio entender que la chica estaba dolida, pero hay mil formas de hacer y decir las cosas sin necesidad de pisotear al otro. Es cierto que esto es una ‘guerra’ donde cada uno usa sus propias tácticas pero Melyssa, que siempre nos ha vendido la moto de chica buena y modales finos, se pasó unos cuantos pueblos con este comportamiento. La cosa siguió, señoras y señores, un tema llevó al otro hasta llegar a los juicios de valor. “Yo nunca en la vida me acostaría con alguien en televisión porque le tengo respeto a mis padres”, prosiguió en su ataque a Sandra.

Pues no, eso sí que no. Juzgar la moralidad del otro de forma tan gratuita y barata ya no tiene excusa, por mucho que Tom te haya puesto los cuernos frente a toda España. Recurrir a argumentos tan cavernícolas contra otra mujer para tú quedar bien de alguna manera te arrebata toda la razón que pudieras tener. Sandra, todo hay que decirlo, se quedó a cuatros viendo la escena y casi sin saber muy bien que decir. Le costó arrancar pues la tensión en la sala se podía cortar con un cuchillo pero finalmente le dijo un par de cosas bien dichas para bajarle de esa nube en la que estaba subida. “No me puedes juzgar lo que yo haga, tú eres tu y yo soy yo, por suerte no me parezco nada a ti”, le increpó harta de su desprecio.

Muy mal Melyssa, muy mal. Esa actitud descarada y altanera no le beneficiaron nada, de hecho opacó tanto a Tom con su comportamiento que casi hizo pasar desapercibidas las burradas que éste dijo, que fueron unas cuantas. Desde jactarse de que se la había llevado a la cama para luego dejarle tirada de nuevo, hasta ofrecerle a Sandra el anillo de compromiso que le dio en su momento a Melyssa. Eso por no mencionar la pedazo de mentira en la que se le pilló en plena entrevista y que le sacó los colores. Tom primero dijo que fue su ex quien le llamaba sin parar y rogaba volver, y después se le escapó que fue al contrario. En fin, un desastre en toda regla. Pero desafortunadamente la incontinencia verbal de la que fuera su novia que disparaba sin descanso e hizo que lo suyo quedara en algo anecdótico.

Tampoco ayudó mucho que el mismo día del programa final, la joven ocupara la portada de la revista Lecturas despotricando más y de lo mismo de Tom. “Es frío y mala persona”, decía el titular. ¿Algo nuevo que no sepamos? Que sí, que fue un descarado, infiel y traidor que te pisoteó, pero ¿hasta cuándo? Pues está claro, que hasta que expriman la historia al máximo y esto les reporte beneficio económico. Nada malo en eso. Todos lo hacen porque así son las reglas del juego pero es la línea y las formas lo que empiezan a fallarle. En la isla nos ganó por esa transformación genuina de mujer dolida y con valores a alguien que recoge sus pedazos rotos para recomponerse y sacar lo mejor de lo peor.

Sin duda lo ha hecho. Parece otra. Y hace bien, que no se trata de que siga llorando por las esquinas sino de que ponga remedio pero, como todo en la vida, hay un término medio. Es obvio que Tom lo hizo muy mal pero echar caquita sobre Sandra, no es justo ni razonable. Él era el que tenía novia y la joven no era más que una tentadora que iba justo a eso, a llevarse al chico. Si no te gustaba ese concepto porque no entraba en tus principios, lo sentimos, no haber participado. Ahora toca apechugar.

No vamos a precipitarnos y decir que el título de reina de España quizás se le haya subido a la cabeza. Quizás un poco. Desde su llegada de República Dominicana ha sido la niña bonita en los debates, defendida por casi todos. Pero como no cuide un poquito su actitud a partir de ahora podría quedarse sin su nombramiento en tiempo récord. Habrá que darle un voto de confianza y pensar que todo fue fruto de los nervios. Además, ha confirmado que su corazón ya tiene nueva ilusión, un clavo siempre saca a otro clavo, así que Tom ya es historia.

Todo esto y mucho más lo vamos a ver seguro pues el título que ya es imposible arrebatarle, al menos durante unos meses, es el de estrella de Mediaset, la chica es el nuevo diamante en bruto de la cadena, así que tenemos Melyssa para rato. Si es que ya nos olemos un Poli para ponerlos de frente de nuevo y seguir exprimiendo la gallina del momento.

Más historias que te puedan interesar:

Imagen: Twitter/La isla de las tentaciones