U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,432.99
    -40.76 (-0.91%)
     
  • Dow Jones

    34,584.88
    -166.42 (-0.48%)
     
  • Nasdaq

    15,043.97
    -137.93 (-0.91%)
     
  • Russell 2000

    2,236.87
    +3.96 (+0.18%)
     
  • Petróleo

    71.96
    -0.01 (-0.01%)
     
  • Oro

    1,753.90
    +2.50 (+0.14%)
     
  • Plata

    22.42
    +0.13 (+0.58%)
     
  • dólar/euro

    1.1734
    -0.0037 (-0.32%)
     
  • Bono a 10 años

    1.3700
    +0.0390 (+2.93%)
     
  • dólar/libra

    1.3734
    -0.0063 (-0.45%)
     
  • yen/dólar

    109.9200
    +0.2020 (+0.18%)
     
  • BTC-USD

    47,558.48
    -414.08 (-0.86%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,193.48
    -32.05 (-2.61%)
     
  • FTSE 100

    6,963.64
    -63.84 (-0.91%)
     
  • Nikkei 225

    30,500.05
    +176.75 (+0.58%)
     

Tokio 2020. Corazón de Leonas: una goleada impactante para firmar el regreso a los primeros planos

·4  min de lectura
Agustina Albertario festeja luego de convertir uno de los goles del inolvidable 3-0 sobre Alemania para pasar a las semifinales
John Locher

TOKIO.- El Himno Nacional las sumió en un llanto contenido. Miles de recuerdos y memorias de selección en un poco más de un minuto, lo que duró la entonación de las estrofas. Belén Succi y Noel Barrionuevo, dos heroínas de rostros conmovidos, sintieron cómo el corazón les latió bien fuerte antes de los cuartos de final ante Alemania, al cabo una goleada por 3 a 0 que marcó el dulce pasaje a las semifinales de Tokio 2020. Esos ojos enrojecidos pudieron haber sido el reflejo de un “The Last Dance”, quizás la despedida del equipo de la arquera y de la defensora, pero esto sigue y la enorme ilusión está intacta: las Leonas garantizaron la lucha por las medallas y se enfrentarán en las semifinales con Australia o la India. Después del básquetbol y el voleibol argentino, ambos en carrera en los Juegos, el hockey ofrece ahora otra gran esperanza.

Los primeros dos cuartos venían dejando esa agria sensación de llevar peligro hasta el área y no poder convertir: situaciones mano a mano con la arquera o córners cortos que encontraban un bloqueo. Escenas peligrosamente repetidas de lo que sucedió a lo largo del torneo: ausencia de eficacia y el lamento de no poder cristalizar en la red esos avances en bloque. Se lo perdía Delfina Merino, lo desperdiciaba Agustina Albertario y las penetraciones en el círculo no se traducían en festejos. Igual, el escenario se prestaba para seguir atacando por todos los flancos ante la pasividad del rival.

Las Leonas asumían todo el peso del partido, jugando casi siempre en campo alemán y presionando en forma sistemática. Un dominio territorial muy elocuente, que dejaba a las germanas al borde del knock out. Hasta que brotaron los goles desde los palos de las Agustinas: de un desborde por la izquierda de Rocío Sánchez Moccia llegó el tanto de Agustina Albertario –que antes se había perdido una oportunidad increíble- y después apareció Gorzelany, que con un bombazo de córner corto fijó el 2 a 0. La ventaja parcial provocó un estallido en el banco de suplentes, pero sobre todo otorgó tranquilidad.

Alemania, que en la primera etapa del torneo se había llevado cuatro triunfos y una derrota ante el gran favorito, los Países Bajos, definitivamente se vio obligado a buscar el partido, lo que no pudo o no quiso hacer en los primeros 30 minutos. Y quedaba expuesto a cualquier contragolpe argentino, como ese intento de globito de María José Granatto sobre la arquera que se fue apenas desviado. Luchaban todas: la joven de 18 años Valentina Raposo asumía la responsabilidad como central para apagar sofocones dentro del área, Sánchez Moccia dibujaba diabluras con la bocha con tal de garantizar la posesión y el resto de las chicas redoblaba esfuerzos mordiendo con sus sticks en cualquier sector de la cancha. Y si algo faltaba, el gol de Raposo para sellar el 3-0 final. Una tarea colectiva fenomenal de principio a fin.

Este seleccionado llegó a Tokio con los mismos problemas que los Leones: imposibilitadas de competir víctimas de la pandemia, con una Pro-League con casi todas sus fechas canceladas. Más allá de la buena voluntad de entrenarse en livings, patios y habitaciones, este grupo nunca llegó calibrado y eso se advirtió en cada uno de los partidos, sobre todo en la justeza para definir en el arco contrario.

Se trata de una apuesta de diez jugadoras que vienen atravesando su primera experiencia de los cinco anillos: Gorzelany, Valentina Raposo, Valentina Costa Biondi, Victoria Sauze, Agostina Alonso, Eugenia Trinchinetti, Micaela Retegui, Sofía Toccalino, Julieta Jankunas y Victoria Granatto. Un cambio de cara con la idea de revertir el mal paso por los dos últimos certámenes grandes: los Juegos Olímpicos de Río 2016 (séptimas) y la prematura despedida en los cuartos de final del Mundial 2018. Ahora, todo es esperanza, cada gesto representa es la guía de una buena estrella.

El cierre las mostró todas unidas, con los brazos en alto. Belén Succi volvió a llorar, ahora tendida en su propio círculo y casi en estado de shock. La arquera del CASI estaba desarmada en la emoción y no podía consigo. Nadie podía contener su llanto y por momentos insultaba al aire, pero de la alegría. Después, miró a la cámara y empezó a saltar junto con el resto de las chicas, en esa ronda donde Carlos Retegui pronunció se arenga final, con vistas a lo mejor: los cruces finales por las medallas. Las Leonas mostraron su vieja estirpe y vuelven a los primeros planos.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.