Mercados cerrados

Toshiba vende su división de TV a Hisense

Drita
TOSHIBA-ACCOUNTS/LAWSUIT

¿Recuerdas el escándalo de las cuentas falseadas de Toshiba? Pues a día de hoy aún la compañía sigue haciendo encaje de bolillos para limpiarse de todo aquello y recuperar las pérdidas ocasionadas. Y es que después de que Sony adquiriera su negocio de sensores en 2015 por 155 millones de dólares y Bain Capital comprara su departamento de memoria flash NAND por 18 mil millones de dólares, hoy nos enteramos que la casa japonesa va a vender su división de televisión a Hisense por una cantidad que gira en torno a los 113 millones de dólares.

Hay rumores que dicen sin embargo que este movimiento se ha hecho para tapar el agujero que les está ocasionando su negocio nuclear. La compañía lleva tiempo metida en la construcción de reactores en EE.UU. pero las regulaciones de seguridad tras el desastre de Fukushima en 2011 han obstaculizado notablemente los progresos hasta tal punto que a primero de este año la sede que llevaba las operaciones nucleares de Toshiba en EE.UU. tuvo que declararse en bancarrota.

Sea como sea, Toshiba no es la primera compañía tecnológica japonesa que vende su división de televisión. El fabricante taiwanés de productos electrónicos Foxconn adquirió Sharp, tras unas negociaciones eternas, por 3.500 millones de dólares en marzo del 2016. Al mismo tiempo Sharp vendió el año anterior su fábrica mexicana y los derechos para producir televisores bajo su nombre en Norteamérica a nada menos que Hisense -al parecer, la Sharp propiedad de Foxconn está tratando de recuperar ahora esos derechos debido a que los televisores de Hisense están arruinando su reputación.

Como ves, el baile de divisiones y marcas está a la orden del día.

Phys.org