U.S. markets closed

El tráfico creciente está lentificando nuestro internet

Cecilia Kang, Davey Alba and Adam Satariano
Ahora que la gente se conecta más a la red debido a la pandemia, el tráfico en internet se ha disparado, lo cual está causando estragos en la velocidad de descarga y la calidad de video. (Alvaro Dominguez/The New York Times)

WASHINGTON — A fines de enero, a medida que China cerraba algunas provincias para contener la propagación del coronavirus, la velocidad promedio del internet en ese país se desaceleró mientras la gente que se quedaba atrapada en casa comenzaba a conectarse más a las redes y las saturaba. En la provincia de Hubei, el epicentro de las infecciones, la velocidad de la banda ancha móvil se redujo a menos de la mitad.

A mediados de febrero, cuando el virus llegó a Italia, Alemania y España, las velocidades del internet en esos países también empezaron a decaer.

Finalmente, la semana pasada, conforme una ola de órdenes de quedarse en casa se desplegaba por Estados Unidos, el tiempo promedio para descargar videos, correos electrónicos y documentos aumentó debido a una caída del 4,9 por ciento en las velocidades de la banda ancha en comparación con la semana anterior, según Ookla, un servicio de pruebas de velocidad de banda ancha. La velocidad promedio de descarga disminuyó un 38 por ciento en San José, California, y un 24 por ciento en Nueva York, según Broadband Now, un sitio de investigación de banda ancha para consumidores.

Las cuarentenas efectuadas en todo el mundo han hecho que la gente dependa en mayor medida del internet para comunicarse, trabajar, estudiar y entretenerse. Sin embargo, a medida que el uso de YouTube, Netflix, las videoconferencias de Zoom, las llamadas de Facebook y los juegos de video en línea se ha disparado a cifras históricas, la presión sobre la infraestructura del internet está empezando a causar estragos en Europa y Estados Unidos… y es probable que el tráfico esté muy lejos de su punto máximo.

“Esto no tiene ningún precedente”, dijo Thierry Breton, comisionado de la Unión Europea que actualmente supervisa las políticas digitales y fue director ejecutivo de France Télécom. “Debemos ser proactivos”.

Para prevenir los problemas, los reguladores europeos como Breton han presionado a las empresas de servicios de emisión en continuo como Netflix y YouTube para que reduzcan el tamaño de sus archivos de video con el fin de que ocupen menos ancho de banda. En Estados Unidos, los reguladores les han dado acceso a los proveedores de servicios inalámbricos a una gama más amplia para sustentar la capacidad de sus redes.

Algunas empresas tecnológicas han respondido al llamado que busca aliviar el tráfico en internet. YouTube, que es propiedad de Google, dijo esta semana que reducirá la calidad de sus videos de alta definición a una estándar en todo el mundo. Disney retrasó dos semanas el lanzamiento de su servicio de emisión en continuo Disney Plus en Francia, y Xbox de Microsoft les pidió a las empresas de videojuegos que solo presentaran actualizaciones y nuevos lanzamientos en línea en momentos específicos para evitar que se congestione la red.

“En realidad, no sabemos cuánto tiempo vamos a estar en estas circunstancias”, declaró Dave Temkin, vicepresidente de infraestructura de redes y sistemas de Netflix, en un seminario web sobre cómo el coronavirus podría afectar la infraestructura del internet.

Desde hace años, los proveedores de servicios de internet como Comcast, Vodafone, Verizon y Telefónica han estado ampliando sus redes para satisfacer la creciente demanda. Sin embargo, los representantes de estas empresas dijeron que jamás habían visto una sobrecarga tan pronunciada y repentina. El crecimiento que la industria esperaba ver en un año está ocurriendo en cuestión de días, dijo Enrique Blanco, director de tecnología en Telefónica, una empresa de telecomunicaciones española.

“En tan solo dos días, llegamos al límite de tráfico que habíamos planeado para todo 2020”, explicó Blanco.

El lunes, el tráfico en las redes de AT&T aumentó un 27 por ciento en comparación con el mismo día del mes anterior, y la semana pasada, Verizon experimentó un aumento del 22 por ciento en el tráfico de su servicio inalámbrico, de fibra óptica y banda ancha. Los proveedores afirmaron que el volumen normal de las llamadas por wifi se duplicó.

En Europa, el tráfico en la señal de internet que llega a los hogares por medio de líneas fijas se incrementó más del 30 por ciento, según Telefónica. Las actividades como los videojuegos en línea y las videoconferencias se han duplicado, mientras que los mensajes de WhatsApp se han cuadruplicado.

Esas cantidades de tráfico y carga en las redes de internet han lentificado la velocidad de descarga en los portales web y las aplicaciones, según Ookla.

“El congestionamiento es mayor”, dijo Adriane Blum, vocera de Ookla. “Todos estamos en casa y nuestras actividades en este periodo insólito no ocupan un escaso ancho de banda, lo que quiere decir que hay mucha actividad en una sola red”.

Cisco dijo que la demanda de su servicio de videoconferencias WebEx había seguido la misma ruta que la propagación del coronavirus. La demanda aumentó primero en Asia, luego en Europa, y la semana pasada, se disparó a un 240 por ciento en Estados Unidos. La demanda ha provocado un alza en las tasas de fallas del servicio de videoconferencias, dijo Sri Srinivasan, vicepresidente sénior de Cisco y responsable de WebEx.

“No sé si veremos un punto máximo pronto, al menos no en las próximas semanas”, especuló. “Lo digo porque hasta ahora no hemos visto que el tráfico disminuya en Asia”.

Para evitar la aglomeración en las redes, Europa ha tomado las medidas más agresivas.

La semana pasada, Breton, el comisionado de la Unión Europea, habló de reducir las secuencias de bits de los videos con Reed Hastings, director ejecutivo de Netflix; Sundar Pichai, director ejecutivo de Google; y Susan Wojcicki, directora ejecutiva de YouTube. Las empresas aceptaron hacerlo, al igual que Amazon para su plataforma de emisión en continuo Prime Video y Twitch, su plataforma de videojuegos en línea.

Después, muchas empresas tomaron aún más medidas. El martes, Netflix decidió cambiar la alta definición de sus emisiones de video en India, Australia y América Latina a una calidad un poco menor para reducir un 25 por ciento del tráfico creado en esos países, y YouTube dijo que cambiaría a estándar la resolución de todos sus videos a nivel mundial.

“Seguimos trabajando de cerca con los gobiernos y los operadores de redes en todo el mundo para contribuir a minimizar la carga en el sistema durante esta situación sin precedentes”, declaró YouTube en un comunicado.

Aunque los reguladores estadounidenses dijeron que no planeaban seguir el ejemplo de Europa de pedirles a las empresas de emisión en continuo y de redes sociales que degradaran sus servicios, sí están tomando otras medidas. La semana pasada, la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su sigla en inglés) otorgó a Verizon, AT&T y T-Mobile acceso temporal a más ondas de transmisión.

“La FCC ha colaborado de cerca con los operadores de red para garantizar que esas redes mantengan un buen funcionamiento”, declaró Ajit Pai, presidente de la agencia, en un comunicado.

This article originally appeared in The New York Times.


© 2020 The New York Times Company