Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,464.62
    -8.55 (-0.16%)
     
  • Dow Jones

    39,150.33
    +15.57 (+0.04%)
     
  • Nasdaq

    17,689.36
    -32.23 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    2,022.03
    +4.64 (+0.23%)
     
  • Petróleo

    80.64
    -0.65 (-0.80%)
     
  • Oro

    2,334.10
    -34.90 (-1.47%)
     
  • Plata

    29.57
    -1.25 (-4.06%)
     
  • dólar/euro

    1.0696
    -0.0010 (-0.10%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2570
    +0.0030 (+0.07%)
     
  • dólar/libra

    1.2651
    -0.0010 (-0.08%)
     
  • yen/dólar

    159.6480
    +0.7340 (+0.46%)
     
  • Bitcoin USD

    64,280.61
    -727.90 (-1.12%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,328.59
    -31.73 (-2.33%)
     
  • FTSE 100

    8,237.72
    -34.74 (-0.42%)
     
  • Nikkei 225

    38,596.47
    -36.55 (-0.09%)
     

Trucos para ahorrar en tu factura de luz en el lugar menos pensado de tu casa

Saber cómo ahorrar agua en el baño puede reducir tus costos de servicios públicos, en especial si residís en lugares donde el consumo de agua está medido y empleás energía eléctrica para extraer y/o calentarla.

Igualmente, ahorrarás luz si instalás bombillas de bajo consumo en el baño y seguís otros consejos inteligentes para el baño que te ayudarán a ahorrar en el uso de energía.

Consejos para ahorrar energía en el baño

Usá agua tibia o fría

El calentamiento del agua supone el 18% del consumo energético de una vivienda. Ducharse o lavarse las manos con agua tibia o fría, especialmente cuando hace calor, ayuda a conservar la energía durante el verano. Ducharse con agua caliente en el verano también agrega calor no deseado a tu hogar, lo que dificulta mantener una temperatura interior agradable.

Desenchufá todos los aparatos eléctricos cuando no estén en uso

Un simple cambio de hábitos contribuye en gran medida a lograr baños energéticamente eficientes. Si los dispositivos eléctricos del baño están enchufados, muchos de ellos pueden consumir energía incluso cuando no están en uso. Desenchufá los secadores y planchas de pelo, los cepillos de dientes eléctricos y las máquinas de afeitar eléctricas cuando terminés de usarlos.

Instalá bombillas de bajo consumo en el baño

La iluminación de baño de bajo consumo proporciona el brillo que necesitás sin las demandas de energía de las luces incandescentes tradicionales. Cambiar a bombillas de baño de bajo consumo, como las LED, es una manera fácil de reducir el uso de energía en el baño, especialmente porque las luces LED pueden durar muchos años. La iluminación del baño de bajo consumo también genera menos calor que las bombillas incandescentes, lo que hace que la habitación sea más cómoda.

Utilizá sensores de movimiento o temporizadores

Olvidarse de apagar las luces del baño es algo frecuente, especialmente en hogares con niños. Conectar sensores de movimiento o interruptores de temporizador a las luces del baño asegura que no quemará energía cuando nadie esté usando la habitación.

Los baños energéticamente eficientes no requieren renovaciones extensas.
Los baños energéticamente eficientes no requieren renovaciones extensas.

Los baños energéticamente eficientes no requieren renovaciones extensas.

Secá tu cabello al aire

Algunos consejos para el uso eficiente de la energía en el baño son notablemente simples. Al optar por secar el cabello al aire, ahorrás la energía utilizada para alimentar tu secador de pelo. Es un cambio pequeño, pero puede ahorrar energía a largo plazo.

Apagá tu extractor de aire

Los extractores de baño eliminan el aire caliente y húmedo de su baño, lo que ayuda a mantener un ambiente hogareño cómodo y saludable. Sin embargo, estos ventiladores no necesitan funcionar continuamente.

PUBLICIDAD

El ventilador de baño promedio eliminará la humedad en 15 a 20 minutos; no hay motivo para dejar el ventilador funcionando más tiempo. Agregar un interruptor temporizador a tu ventilador le permite hacer su trabajo sin desperdiciar energía.

Consejos para ahorrar energía en la ducha

Uno de los consejos más comunes para el uso eficiente de la energía en el baño es ducharse en lugar de un baño de inmersión. Ducharse usa menos agua que bañarse, y los baños que ahorran energía usan la menor cantidad de agua caliente posible. Podés reducir aún más tu uso de agua y energía con los siguientes consejos para la ducha.

Tomá duchas más cortas

Las duchas más cortas conservan energía. No hace falta decir que una ducha de quince minutos consume más energía y agua que una ducha de ocho minutos.

Instalá un cabezal de ducha de bajo flujo

Los cabezales de ducha de bajo flujo ahorran agua al reducir las tasas de flujo. Si bien la mayoría de los cabezales de ducha modernos son de bajo flujo, los modelos más antiguos pueden tener tasas de flujo más altas. Reemplazar los modelos más antiguos con cabezales de ducha de bajo consumo reducirá la cantidad de agua utilizada por ducha.

Con algunos cambios simples en el estilo de vida, algunos equipos de plomería económicos y luces LED, podés reducir la cantidad de energía y agua
Con algunos cambios simples en el estilo de vida, algunos equipos de plomería económicos y luces LED, podés reducir la cantidad de energía y agua

Con cambios simples en el estilo de vida, algunos equipos económicos y luces LED, podés reducir la energía del baño.

Recogé agua en un balde

Abrir una ducha hasta que tenga la temperatura adecuada desperdicia agua. Si estás esperando a que el agua se caliente, poné un balde en la ducha. El balde recogerá agua que, de otro modo, se iría por el desagüe, y cualquier agua que recojas se puede usar para regar las plantas.

Consejos para ahorrar energía en el lavabo del baño

Los lavabos son otro culpable del desperdicio de agua. Mantener tus grifos en buenas condiciones, reparar las fugas de inmediato, abordar las obstrucciones y cambiar algunos hábitos de higiene puede ayudar a reducir el consumo de agua en el lavabo del baño.

Instalá un aireador

La instalación de nuevos aireadores de bajo flujo es una forma eficaz de conservar el flujo de agua en los grifos antiguos. Aseguráte de llevar tu viejo aireador a la tienda para asegurarte de que el nuevo aireador se ajuste a tu grifo.

Cerrá el grifo cuando te laves los dientes

La gente tiende a dejar los grifos del baño abiertos cuando están haciendo tareas "rápidas". Después de todo, ¿cuánta agua se desperdiciará en el tiempo que lleva cepillarse los dientes? Resulta que bastante: cerrar el grifo mientras se cepilla puede ahorrar hasta 750 litros al mes.

Llená el lavabo con agua cuando te afeites

Como cuando te lavas los dientes, dejar el grifo abierto mientras te afeitás desperdicia agua y energía. En su lugar, llená el lavabo hasta la mitad y luego aféitate. Ahorrarás agua sin extender el tiempo que dedicás a afeitarte.

Arreglá los grifos que gotean

Revisá con regularidad los grifos y las tuberías del baño en busca de fugas, y arreglá las fugas que encuentres lo antes posible.

Un simple cambio de hábitos contribuye en gran medida a lograr baños energéticamente eficientes.
Un simple cambio de hábitos contribuye en gran medida a lograr baños energéticamente eficientes.

Un simple cambio de hábitos contribuye en gran medida a lograr baños energéticamente eficientes.

Ahorrar agua en el inodoro del baño

Finalmente, llegamos a uno de los mayores consumidores de agua en el baño: el humilde inodoro, que en promedio usa 11 litros por descarga, y la persona promedio descarga unas cinco veces al día. Una familia de cuatro, entonces, podría usar 230 litros de agua al día solo para descargar. Afortunadamente, hay formas de reducir el uso de agua de su inodoro.

Elegí inodoros de alta eficiencia

Los inodoros de alta eficiencia utilizan la velocidad del agua en lugar del volumen de agua para eliminar los desechos. Como tales, estos inodoros que ahorran agua pueden descargar el inodoro con tan solo 5 litros.

Poné una botella de plástico en el tanque de tu inodoro

Si no estás listo para reemplazar un inodoro viejo, podés reducir la cantidad de agua utilizada por descarga con este simple truco. Llená una botella de plástico con agua, arena o piedras y colocála en el tanque, asegurándote de que la botella no toque ninguna pieza móvil. La botella desplaza el agua, reduciendo la cantidad utilizada con cada descarga.

Aseguráte de que el tapón del inodoro se selle después de cada descarga

Si tu inodoro sigue funcionando después de que se vuelve a llenar el tanque, es posible que el tapón del inodoro no esté sellando correctamente. Si se deja solo, un tapón sin sellar puede desperdiciar cientos de litros de agua en el transcurso de un año.

Instalá un desviador del ciclo de llenado del inodoro

Los desviadores del ciclo de llenado del inodoro ayudan a conservar el agua al desviar una porción del agua que de otro modo se quedaría en la taza hacia el tanque.

Menos agua se asienta en el recipiente y el tanque se llena más rápido. Con el desviador adecuado, podés ahorrar hasta dos litros por descarga.

Las duchas más cortas conservan energía.
Las duchas más cortas conservan energía.

Las duchas más cortas conservan energía.

Tirá la basura en el cesto, no en el inodoro

Los desechos y el papel de baño son los únicos elementos que deben tirarse por los inodoros. Cuando las personas desechan colillas de cigarrillos, papel, plásticos y otros artículos, están desperdiciando hasta 12 litros por descarga que podrían ahorrarse al depositar dichos artículos en la basura. Usar el inodoro como cesto de basura también introduce elementos en las plantas de tratamiento de agua que obligan a la planta a trabajar más.

Los baños energéticamente eficientes no requieren renovaciones extensas. Con algunos cambios simples en el estilo de vida, algunos equipos de plomería económicos y luces LED, podés reducir la cantidad de energía y agua que, en algunos casos, literalmente se va por el inodoro.