U.S. markets open in 3 hours 11 minutes
  • F S&P 500

    3,755.75
    -1.00 (-0.03%)
     
  • F Dow Jones

    30,028.00
    +46.00 (+0.15%)
     
  • F Nasdaq

    11,504.25
    -37.50 (-0.32%)
     
  • RTY=F

    1,761.70
    +3.60 (+0.20%)
     
  • Petróleo

    89.18
    +0.73 (+0.83%)
     
  • Oro

    1,718.50
    -2.30 (-0.13%)
     
  • Plata

    20.75
    +0.09 (+0.46%)
     
  • dólar/euro

    0.9798
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    3.8260
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    30.32
    +1.77 (+6.20%)
     
  • dólar/libra

    1.1201
    +0.0033 (+0.29%)
     
  • yen/dólar

    144.9280
    -0.1400 (-0.10%)
     
  • BTC-USD

    19,947.22
    -187.30 (-0.93%)
     
  • CMC Crypto 200

    454.11
    -9.01 (-1.95%)
     
  • FTSE 100

    7,013.11
    +15.84 (+0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,116.11
    -195.19 (-0.71%)
     

El ‘true crime’ es un placer culposo, pero las personas involucradas tienen algunas advertencias

·13  min de lectura

Tal vez hayas visto The Thing About Pam, la reciente comedia negra de NBC protagonizada por Renee Zellwegger como la asesina convicta Pam Hupp, y la devoraste en una sentada. O tal vez lo viste semana a semana, leyendo reseñas de cuánto tiempo pasó Zellwegger en la silla de maquillaje.

Pero probablemente no sabías que un detective que trabajó en el caso real de Hupp pensó que el programa era “despreciable”, y que representaba mal el caso, los testigos, la investigación y todo lo demás.

El fenómeno del true crime no muestra signos de desaceleración, ya que los documentales, podcasts, dramatizaciones y todo tipo de contenido continúan apareciendo en las plataformas, y la reacción de ese detective del caso de Hupp no es inusual. Los detectives de sillón pueden pasar incontables horas estudiando detenidamente las vidas de las víctimas del crimen mientras elaboran sus propias teorías, pero los miembros de la familia, los investigadores, las propias víctimas e incluso los delincuentes con frecuencia se irritan cuando ven sus propias vidas representadas.

¿Por qué nos fascinan tanto las historias sangrientas de muerte, asesinato y caos? Y ¿el bombardeo público de contenido de crímenes reales ayuda o perjudica?

La fascinación, al menos, no es nada nuevo.

Adam Golub, profesor de estudios estadounidenses en la Universidad Estatal de California, ha dedicado gran parte de su investigación a estudiar el concepto del “monstruo de al lado, el monstruo, el monstruo anónimo de la ciudad”.

Los shows de crímenes reales de la época de la pandemia como Tiger King ,de Netflix, ayudaron a alimentar la moda por el true crime (Netflix US/AFP vía Getty Images)
Los shows de crímenes reales de la época de la pandemia como Tiger King ,de Netflix, ayudaron a alimentar la moda por el true crime (Netflix US/AFP vía Getty Images)

“Estos no son fenómenos nuevos”, le dice a The Independent, señalando el surgimiento de los medios de comunicación y los tabloides en el siglo XIX, “como el momento en que vimos este tipo de fascinación emergente con los juicios y los criminales, y los periódicos comenzaron a contratar reporteros criminales por primera vez. Y mantenían un solo crimen en la portada del periódico durante semanas, porque vendía ejemplares”.

Y hay razones para eso.

“Los monstruos nos recuerdan lo que es muy diferente, frente a lo que supuestamente es normal y humano”, apunta; de la misma manera, el true crime puede servir como un “recordatorio sobre el mal y el comportamiento humano en un contexto criminal” mientras enseña a las personas a buscar “señales de alerta ... qué buscar en un sociópata en ciernes”.

Las plataformas de transmisión han proporcionado un conducto perfecto para esos exámenes del bien y el mal en forma de reality y true crime dramatizado, disponible todo el tiempo con solo presionar un botón.

Netflix introdujo originalmente el streaming en 2007 y debutó con su primer show de producción interna en 2013; ese programa, House of Cards, obtuvo gran popularidad. Si bien no es un crimen real, su éxito, y la atención que brilló sobre el atractivo de ver una serie en atracones, ayudó a abrir las arcas para el contenido de crímenes reales producido por Netflix.

Un año después, debutó el podcast Serial, que planteaba preguntas sobre el asesinato en 1999 de Hae Min Lee, una joven de Maryland. Un año después, Netflix lanzó Making a Murderer, que narra el enjuiciamiento de dos hombres por el asesinato de la fotógrafa Teresa Halbach, de 25 años. Se convirtió en el tema de conversación común a fines de 2015, no solo en los EE.UU., sino también a nivel internacional.

Cuando llegó el covid-19, la pandemia coincidió perfectamente con el lanzamiento de Netflix de Tiger King: Murder, Mayhem and Madness y alimentó el aburrimiento y el miedo del aislamiento, así como la creciente tendencia del true crime.

Laura Brand, practicante de psicología forense que ha entrevistado a docenas de asesinos seriales, afuera de la prisión San Quentin de California. (Laura Brand)
Laura Brand, practicante de psicología forense que ha entrevistado a docenas de asesinos seriales, afuera de la prisión San Quentin de California. (Laura Brand)

Una gran parte del atractivo masivo del true crime, enfatiza Golub, es la “inmediatez” y la “accesibilidad” en la forma en que se presenta.

“Puede seleccionar y personalizar según … los ritmos de tu vida cotidiana”, comenta Golub, y agrega que “las personas que anteriormente tenían quizás una especie de interés tangencial en el true crime, o una especie de pequeña curiosidad sobre él, de repente, pueden sumergirse en él”.

¿Quién de nosotros no se ha sentado a comer frente a Netflix para enterarse del espeluznante asesinato de una joven?

La practicante de psicología forense Laura Brand, una experta en asesinos en serie que forjó relaciones con docenas de asesinos en masa que se encuentran en el corredor de la muerte, recuerda que la verdadera obsesión por el crimen comenzó incluso antes de Serial y Netflix. Brand recuerda cuando todos, desde estudiantes hasta amas de casa, se engancharon con la serie de televisión Criminal Minds.

El programa comenzó en 2006 y, para ella, dio paso a la fascinación más convencional con el true crime. Cuando era estudiante hace 20 años, recuerda que su interés por el true crime era completamente anormal.

“Cuando estaba en la escuela secundaria o la universidad, siempre era un bicho raro, ya sabes, leía sobre estas cosas y las estudiaba ... incluso para encontrar estos libros, tenía que ir a la parte de atrás de la librería, como que siempre estaba en la pared del fondo. Y ahora entro, por decir, a Barnes & Noble, y está al frente y al centro”.

Aunque está sorprendida por la explosión mainstream del género, está de acuerdo con muchos de los puntos de Golub sobre el interés humano aparentemente innato en el true crime.

Al igual que Golub, cree que muchos entusiastas del true crime se conectan con el contenido como una forma de aprender y protegerse.

“Esto se dirige a nosotros de una forma primigenia”, apunta. “El conocimiento es poder. Entonces, cuanto más lo estudiamos, más aprendemos sobre él, nos sentimos más seguros, como hipervigilantes contra esto ... aprovecha ese sentido primario de supervivencia”.

Añade: “Al ver los crímenes reales, creo que nos damos una idea de eso ... nos sentimos más empoderados y nos sentimos más seguros al verlos y escucharlos”.

Por esas razones, los espectadores pueden sentirse reconfortados y educados por el contenido de true crime. Pero también lo harán los delincuentes actuales o potenciales, según los propios asesinos en serie.

Los que hablaron con The Independent y Brand sobre la popularidad del true crime desde el corredor de la muerte, donde el acceso a los medios es severamente limitado y el alcance del fenómeno aún no ha permeado los muros de la prisión, estaban sorprendidos por el interés público en la más espantosa de las atrocidades. Pero emitieron terribles advertencias.

El asesino serial Wayne Adam Ford, fotografiado tras las rejas con la experta en psicología forense Laura Brand, cree que el contenido de true crime está creando más asesinos (Laura Brand)
El asesino serial Wayne Adam Ford, fotografiado tras las rejas con la experta en psicología forense Laura Brand, cree que el contenido de true crime está creando más asesinos (Laura Brand)

“Lo que puedo decirles es que hay el doble de asesinos en serie en la calle hoy en día porque estos ya son tipos inteligentes, y ahora lo están viendo y aprendiendo y volviéndose cada vez más inteligentes sobre cómo cubrir sus huellas, esconder cuerpos, todo eso”, opina Wayne Adam Ford, un camionero de larga distancia que se encuentra en el corredor de la muerte en San Quentin después de matar al menos a cuatro víctimas, que se sepa.

“Pero nunca los encontrarás debido al mucho conocimiento forense que han obtenido de todos los programas y esas cosas. Pero créeme que hay el doble ahora de los que nunca hubo en la historia”.

Otro recluso de San Quentin, que pidió permanecer en el anonimato, le dice a The Independent en una conversación telefónica, sin rastro de ironía: “Me preocupa que nos estemos volviendo narcisistas y psicópatas”.

Todo el contenido sobre crímenes reales, indica, demoniza o mitifica a los delincuentes; está conduciendo a un “nivel social [que] lo acepta más ... debido al cambio de la psique humana.

“Creo que somos más egoístas. Creo que todos tienen más inclinaciones criminales, por lo tanto, es más aceptable para todos ... Creo que la falta de bien y mal y fusionar la conciencia humana sin el concepto del bien y el mal está produciendo una desesperación por la fama, porque ya no hay satisfacción en el buen comportamiento en sí mismo”.

Maura Murray (derecha) siguió los pasos de su hermana Julie (izq.), quien era dos años mayor y se graduó de West Point (Julie Murray)
Maura Murray (derecha) siguió los pasos de su hermana Julie (izq.), quien era dos años mayor y se graduó de West Point (Julie Murray)

Y el contenido de true crime no solo prolifera en programas de televisión, series de streaming o documentales; ahora, plataformas como TikTok, YouTube y Reddit han adoptado los ángulos de detectives de sillón, lo que lleva a un cambio completamente nuevo en el género.

Sarah Turney, cuya hermana mayor desapareció en 2001, recurrió a esos canales para promover el caso de su hermana. Lo mismo hizo Julie Murray, cuya hermana menor, Maura, ha estado desaparecida durante 18 años.

Ambas hermanas, convertidas en activistas, vieron el potencial de usar internet para encontrar a sus hermanas desaparecidas. Pronto lo reconocieron como una espada de doble filo, dice Murray; sin control de la narrativa, sus historias familiares fueron analizadas de formas inimaginables e hirientes.

“Se ha convertido en el pasatiempo de la gente”, le dice Murray a The Independent. “Quiero decir, hay gente por ahí que discute este caso en Reddit o donde sea, en otros foros, todo el día y toda la noche. Es una obsesión oscura, y es explotador ... no hay límites para lo que dicen, nada está fuera de los límites. Quiero decir, Maura ha sido completamente humillada y deshumanizada en todo internet, y sus habilidades de toma de decisiones como alguien de 21 años han sido plasmadas en todo Internet.

Ella dice que su hermana se ha quedado “sin voz”, lo que la llevó a trabajar ella misma para hablar en ausencia de Maura, incluyendo discutir sobre la ética del contenido del true crime y sobre “las víctimas y sus familias que quedaron atrás a raíz de estas tragedias”.

Ella dice que familias como la suya vuelven a ser traumatizadas cuando los casos se tratan como entretenimiento.

Sarah Turney, de 33 años, comenzó un podcast sobre crímenes reales para dar voz a las familias de las personas desaparecidas, luego de la desaparición de su propia hermana en 2001 (Sarah Turney)
Sarah Turney, de 33 años, comenzó un podcast sobre crímenes reales para dar voz a las familias de las personas desaparecidas, luego de la desaparición de su propia hermana en 2001 (Sarah Turney)

“Y entonces es como un trauma sobre otro trauma... está en un punto donde la comunidad del true crime es simplemente despiadada, y dejan de lado la ética para favorecer el efecto dramático, y todo es presentado de forma sensacionalista.

Turney comenzó su propio podcast hace tres años, desde el armario de su casa en los suburbios de Phoenix. Se había sentido revictimizada tanto por las autoridades como por los productores de true crime; creía que estos últimos buscaban aprovecharse de las tragedias familiares para manipular narrativas mientras se unían a la ola del fenómeno de la cultura pop del true crime.

Su podcast, Voices for Justice, presenta casos sin resolver de personas desaparecidas; las familias se acercan a ella a diario buscando ayuda y publicidad para encontrar a sus seres queridos, explica.

“Así que me gusta llamar a mi podcast, básicamente, true crime con un propósito; true crime con un llamado a la acción. Cada episodio de mi podcast termina con un llamado a la acción, y eso generalmente proviene directamente de las familias”, agrega Turney, quien goza de una perspectiva única al ser tanto una podcaster como familiar de una víctima.

Gil Carrillo, uno de los detectives que ayudó a resolver el caso Night Stalker, por el cual Richard Ramírez fue sentenciado a muerte, dice que nunca facilita el contacto con las familias de las víctimas mientras participa en producciones.

“Cada vez que me piden que haga un documental, lo primero que les digo ... es: no los ayudaré a contactar a una víctima o testigo. Eso lo harán por su cuenta. Depende de ellos”.

El cineasta Bobby Kennedy III, nieto de Robert F. Kennedy y descendiente de una familia que ha estado bajo el microscopio desde mucho antes de su nacimiento hace 37 años, contribuye a la discusión sobre el true crime con otro punto de vista único.

Innumerables miembros de su familia han sido analizados a detalle sin cesar durante décadas por todo tipo de documentalistas y teóricos, y el propio Kennedy ha buscado material histórico para sus películas.

“Creo que gran parte de lo genial del género true crime, en general, es que muchas de esas personas ... la Oficina de Investigación de Reddit, o como quieras llamarlos, ocasionalmente resuelven casos”, señala. “Entonces no puedes decir que esa obsesión no nos ha llevado a lugares buenos.

“No creo que las cosas realmente malas surjan del equipo que hace podcasts y documentales; creo que las cosas realmente malas provienen de 4chan y luego algunos subconjuntos de Reddit, foros y tal vez Discord”, agrega.

Como tantos antes que él, describe internet y el fenómeno actual del true crime como el “salvaje oeste”.

 (Yo Productions)
(Yo Productions)

En Investigation Discovery, Jason Sarlanis, Presidente de Crimen y Contenido de Investigación, Lineal y Streaming comenta a The Independent que el enfoque está en examinar “los efectos del crimen en nuestra cultura, ya sea la perspectiva muy personal de las personas afectadas por ese crimen específico hasta cómo analizamos el crimen a través de nuestros diferentes reporteros, etc., hasta cómo nos relacionamos con las fuerzas del orden”.

Sarlanis destaca la participación de los espectadores en shows como In Pursuit with John Walsh, que se transmite en Investigation Discovery desde 2019.

“Mientras hacíamos ese programa, nos hemos involucrado con nuestros televidentes para ayudar a atrapar a 37 fugitivos”, cuenta a The Independent. “[Es] Increíble, absolutamente increíble. Entonces eso es tomar un programa de entretenimiento y usarlo para movilizar al espectador de tal manera que en realidad hemos ayudado a las fuerzas del orden. Eso es algo verdaderamente poderoso”.

Admite, sin embargo, que “la popularidad del true crime ha dificultado mi trabajo, porque ahora todas las cadenas y plataformas, ya sea que se dediquen al true crime o apenas estén incursionando en el true crime, buscan competitivamente las mismas historias que nosotros.

“Entonces, en última instancia, eso realmente nos ha retado a no ser necesariamente los únicos, sino los mejores”.

La competencia es, sin lugar a dudas, feroz, ya sea de plataformas de streaming, usuarios de TikTok o supuestos influencers del true crime.

Sin embargo, una cosa distinguirá a los malos creadores de contenido de aquellos realmente meritorios, observa Turney: la intención.

Muchos de los detectives de sillón, extremadamente talentosos, tienen buenas intenciones: la mayoría de las personas señalan el principal ejemplo de Don't F ** k With Cats, que narra cómo los investigadores de internet amantes de los gatitos rastrearon a un asesino en serie, enfurecidos por sus vídeos de tortura animal.

“Mientras tengan buenas intenciones, por lo general funciona y puede minimizar el daño”, afirma Turney a The Independent. “Creo que cuando empiezas a pensar: ‘Este es un gran caso, Dios mío, voy a obtener tantas visitas, voy a obtener esta entrevista exclusiva con este miembro de la familia, les voy a hacer las preguntas difíciles’ ... Creo que ahí es cuando se vuelve un poco más turbio, porque volvemos a la intención.

“¿Estás aquí para obtener visitas y descargas y ganar dinero? ¿O estás aquí para ayudar de verdad en este caso?”.

Los espectadores y los consumidores de contenido también tienen la responsabilidad de examinar el material y evitar avivar aún más el frenesí, por poco realista que parezca.

“Creo que cuanto más expongamos cómo se cometen realmente los crímenes, más veremos ese cambio en los consumidores”, considera Turney. “Y una vez que veamos el cambio en los consumidores, veremos el cambio en los creadores, porque, desafortunadamente, seguirán haciendo lo que funciona ... Si funciona, si no está roto, no van a arreglarlo”.

Entonces, los consumidores tienen una responsabilidad por defecto, dice, instando a las personas a que, si “escuchan algo que no se siente bien, dejen de verlo ... una vez que vean esa caída, darán el giro”.