U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,841.94
    +73.47 (+1.95%)
     
  • Dow Jones

    31,496.30
    +572.16 (+1.85%)
     
  • Nasdaq

    12,920.15
    +196.68 (+1.55%)
     
  • Russell 2000

    2,192.21
    +45.29 (+2.11%)
     
  • Petróleo

    66.28
    +2.45 (+3.84%)
     
  • Oro

    1,698.20
    -2.50 (-0.15%)
     
  • Plata

    25.30
    -0.17 (-0.65%)
     
  • dólar/euro

    1.1916
    -0.0063 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5540
    +0.0040 (+0.26%)
     
  • dólar/libra

    1.3834
    -0.0060 (-0.43%)
     
  • yen/dólar

    108.3600
    +0.3840 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    50,638.89
    +2,440.31 (+5.06%)
     
  • CMC Crypto 200

    982.93
    +39.75 (+4.21%)
     
  • FTSE 100

    6,630.52
    -20.36 (-0.31%)
     
  • Nikkei 225

    28,864.32
    -65.78 (-0.23%)
     

El Presidente Biden quiere impulsar la ciencia emulando a Kennedy en la carrera lunar

Javier Peláez
·4  min de lectura
Joe Biden toma posesión del cargo como Presidente número 46 de Estados Unidos | imagen Jonathan Newton/The Washington Post
Joe Biden toma posesión del cargo como Presidente número 46 de Estados Unidos | imagen Jonathan Newton/The Washington Post

El acto de investidura de Joe Biden en el Capitolio pone fin al mandato de Donald Trump y representa un cambio de rumbo radical a lo vivido en estos cuatro últimos años. El futuro del nuevo presidente se presenta muy ajetreado y tendrá que ocupar una buena parte de su mandato tratando de revocar, o al menos atenuar, algunas de las más nefastas decisiones y caprichos que el anterior presidente estableció. El propósito de Biden no se va a hacer esperar porque, solo en los primeros días de su mandato, ya tiene listas docenas de órdenes ejecutivas sobre materias como empleo, salud pública, inmigración o cambio climático.

Por supuesto, uno de los ámbitos donde más se necesita una actuación urgente es la ciencia. Nadie recuerda una ruptura tan brutal entre la comunidad científica y una administración política de la que dependen un enorme número de centros e instituciones. La relación entre el gobierno de Trump y los científicos estaba rota y los propios investigadores reconocían que estaban aterrados por si volvía a ganar. Entre las tareas más urgentes que deberá atender el nuevo presidente se encuentra la de regresar a la Organización Mundial de la Salud, volver a la cordura de los acuerdos internacionales climáticos que Trump despreció y, sobre todo, recuperar el liderazgo científico desperdiciado durante estos últimos años.

Carta de Joe Biden a su asesor científico en enero de 2021
Carta de Joe Biden a su asesor científico en enero de 2021

Para conseguir este último asunto, Joe Biden ha redactado una carta especial dirigida a su nuevo asesor científico, el genetista Eric Lander, pidiendo “revitalizar la ciencia para vivir en un mundo más sano, seguro, justo y próspero" y, sobre todo, planteando cinco puntos importantes a modo de pregunta:

Punto 1: ¿Qué podemos aprender de la pandemia sobre lo que es posible -o debería ser posible- para abordar la mayor gama de necesidades relacionadas con nuestra salud pública?

Punto 2: ¿Cómo pueden los avances en ciencia y tecnología crear nuevas y poderosas soluciones para abordar el cambio climático?

Punto 3: ¿Cómo puede Estados Unidos garantizar que es el líder mundial en tecnologías e industrias del futuro que serán críticas para nuestra prosperidad económica y la seguridad nacional, especialmente en competencia con China?

Punto 4: ¿Cómo podemos garantizar que los frutos de la ciencia de la tecnología se compartan plenamente en Estados Unidos y entre todos los estadounidenses?

Punto 5: ¿Cómo podemos garantizar a largo plazo el buen estado de la ciencia y la tecnología en nuestra nación?

Firmado: Joe Biden.

Para los apasionados de la carrera espacial resultará difícil leer este documento y no acordarse de la famosa carta que el presidente John F. Kennedy escribió a Lyndon B. Johnson en abril de 1961.

Carta de Kennedy a Johnson en 1961
Carta de Kennedy a Johnson en 1961

En Estados Unidos es costumbre que los presidentes dirijan cartas a sus asesores científicos preguntando, animando o incluso reclamando algunas de las cuestiones más importantes del momento. En su tiempo Franklin D. Roosevelt lo hizo escribiendo una carta a su jefe científico, el Dr. Vannevar Bush, y por supuesto, el presidente Kennedy redactó la suya para Johnson que, en aquellos años, ejercía de Presidente del Consejo del Espacio. En aquella carta, Kennedy escribía lo siguiente:

De acuerdo con nuestra conversación, me gustaría que usted, como, se encargue de realizar una encuesta general sobre nuestra situación en el espacio.

Punto 1: ¿Tenemos posibilidades de vencer a los soviéticos poniendo un laboratorio en el espacio, o en un viaje alrededor de la luna, o aterrizar en la luna, o creando un cohete para llevar y traer a un hombre de la Luna? ¿Hay algún otro programa espacial que prometa resultados espectaculares en el que podamos ganar?

Punto 2: ¿Cuánto más costaría?

Punto 3. ¿Estamos trabajando las 24 horas del día en los programas existentes? ¿Si no lo hacemos, porque no lo estamos haciendo? Si no es así, ¿Me ofreces recomendaciones sobre cómo acelerar el trabajo?

Punto 4: En la construcción de mayores cohetes, ¿debemos poner nuestro énfasis en el combustible nuclear, químico o líquido, o una combinación de estos tres?

Punto 5: ¿Estamos haciendo el máximo esfuerzo? ¿Estamos logrando los resultados necesarios? Le he pedido a Jim Webb, al Dr. Weisner, al Secretario McNamara y a otros funcionarios responsables que cooperen con usted plenamente. Apreciaría un informe sobre esto lo antes posible.

Firmado: John F. Kennedy.

Aquel 20 de abril de 1961, JFK estaba mandando un mensaje claro y directo a todo el mundo: pensemos a lo grande y ganemos la carrera espacial. Ese documento empujó la pobre actuación que estaba desarrollando Estados Unidos, propició los primeros éxitos y sobre todo dio lugar al programa Apolo. Han pasado cincuenta años de aquel memorándum de Kennedy y en nuestros días, Biden ha redactado un documento con las mismas ideas, la misma estructura, los mismos puntos… en los próximos años veremos si consigue lo que se ha propuesto.

Más historias científicas sobre Biden y Trump en Yahoo: