U.S. Markets open in 52 mins

Tus viejos videojuegos podrían valer una fortuna

La E3 de 2018 ya queda atrás, y aunque la mayor exhibición de juegos del año nos ha dejado esperando a muchos nuevos juegos, lo cierto es que todavía faltan algunos meses hasta que lleguen al mercado. Para algunos aficionados a los videojuegos, sin embargo, no es necesario esperar los últimos y mejores títulos. En lugar de eso tienen la esperanza de encontrar en tiendas de segunda mano, mercados de pulgas, eBay y comercios especializados, juegos aparecidos hace 20 años. Y están dispuestos a pagar mucho dinero.

Así es, esas videoconsolas y juegos clásicos que tu madre guardó hace años en el sótano podrían valer mucho dinero para el comprador correcto. ¿Tienes una copia del “Nintendo World Championships 1990?” Si es así, lo podrías vender por 100.000 dólares. Pero no todo es una cuestión de dinero. A muchos coleccionistas lo que más les interesa es engrosar sus bibliotecas personales de juegos, revivir los juegos que más les gustaban cuando eran niños o simplemente explorar de primera mano el mundo de los juegos.

Parte de nostalgia, parte de ansias de acaparar… Esto podría estar a punto de desaparecer de la faz de la Tierra.

Antigüedades de nueva generación

“Colecciono juegos clásicos porque lo he hecho desde que me regalaron un videojuego, desde que era niño”, dijo el coleccionista de videojuegos Paul Solomine durante una calurosa tarde de mayo en la tienda de videojuegos clásicos Digital Press en Clifton, Nueva Jersey.

“Nunca pude deshacerme de nada, porque tenía un apego muy grande a todos estos juegos, por la cantidad de tiempo que he pasado jugando a ellos, la cantidad de tiempo que he pasado pensando en ellos, hablando de ellos”.

Las consolas y juegos clásicos van desde Magnavox Odyssey y la Atari 2600 de los años 70 hasta la década del 2000 y la influyente consola PlayStation 2.

Una versión de la consola Atari 2600 (Imagen: Wikipedia).

Los videojuegos clásicos de esa época equivalen a lo que podrían ser los coches clásicos o a cómo conciben en China a las generaciones más viejas. Han existido durante la mayor parte de la vida de los coleccionistas y para ellos tienen un significado especial.

Ese deseo de volver a jugar a los videojuegos que más les gustaron y perdieron, y de revivir la felicidad de descubrir nuevos mundos digitales, eso es lo que lleva a David Crosson a coleccionar sus títulos clásicos preferidos.

“Es como volver atrás y encontrar esos juegos que tenías cuando eras niño y que por alguna razón probablemente hayas cambiado o vendido, o bien tus padres se hayan deshecho de ellos en algún momento… Recuperarlos y revivir esos recuerdos, en gran parte se trata de eso”, dijo.

Buscar en el pasado para mirar hacia el futuro

El deseo de revivir el pasado a menudo lleva a la gente a coleccionar artículos clásicos como los videojuegos. Y aunque pueda parecer contradictorio, querer revivir experiencias del pasado en realidad ayuda a centrarse en el futuro.

“Muchas veces la gente cree que la nostalgia es algo que nos mantiene anclados en el pasado”, dijo el profesor de psicología de la Universidad Estatal de Dakota del Norte, Clay Routledge.

La PlayStation 2 de Sony es la videoconsola más vendida de todos los tiempos, y ahora es considerada una consola retro.

“Lo que hallamos en nuestra investigación es que se produce un tipo de efecto paradójico cuando las personas reflexionan de forma nostálgica, o se orientan hacia una actitud nostálgica, también se centran más en el futuro y se motivan a buscar más oportunidades de futuro debido a los vínculos sociales”.

Routledge no es un observador externo del coleccionismo de videojuegos y de la nostalgia. Él mismo es un coleccionista de tarjetas de presentación.

“Revelación completa: en realidad tengo una colección de videojuegos… bastante modesta”, dijo Routledge. “Pero tengo la mayoría de las consolas desde la Atari 2600 y también un par de máquinas de arcade. Así que me encuentro entre esta gente… Ni siquiera sé cuántos juegos tengo”.

De la colección al museo

El coleccionista promedio de videojuegos no tiene una biblioteca enorme de juegos, pero algunos cuentan con colecciones verdaderamente impresionantes. “Radical” Reggie Williams, un famoso youtuber especializado en videojuegos, dice que tiene dos habitaciones llenas de juegos para un amplio rango de consolas.

Williams comenzó su colección en 1996 cuando compró la consola PlayStation original de Sony. En su último recuento, hace unos dos años, tenía unos 2.500 juegos, que según él estarían valorados en 200.000 dólares.

La sala de máquinas de arcade en el Museo Nacional del Videojuego en Texas.

Su compañero youtuber John Hancock tiene un arsenal aún más impresionante de títulos clásicos, con 11.000 juegos que ha ido coleccionando en el curso de 25 años. Profesor de segundo grado, Hancock dice que planea convertir su biblioteca en un museo del videojuego.

Joe Santulli, dueño de Digital Press, no obstante, tiene una colección que eclipsa tanto a Williams como a Hancock. Con 30.000 juegos asegurados por un millón de dólares, la biblioteca de Santulli tiene juegos que van desde algunos de los primeros videojuegos hasta los de la Xbox 360 de Microsoft.

Es dueño de 21 colecciones completas, lo que significa que tiene todos los juegos de 21 consolas diferentes. Posee incluso juegos prototípicos que nunca fueron producidos para el gran público.

“No juego a todo lo que colecciono”, dijo Santulli. “Mi objetivo siempre fue completar colecciones. Juego como cualquier otro. He jugado a lo que he querido jugar… A algunos un rato y a otros durante semanas hasta terminarlos”.

Santulli también es cofundador del Museo Nacional del Videojuego en Frisco, Texas, donde se encuentra disponible su enorme colección para que el público experimente la historia de los videojuegos por sí mismo.

Acabarán en la nube

El coleccionismo de videojuegos está disfrutando de un momento dulce gracias al creciente interés por el mercado de clásicos provocado por el lanzamiento de consolas retro y versiones de varios juegos clásicos. Desafortunadamente, podría no durar mucho.

Los lugares de venta en línea como el PlayStation Store de Sony han reducido la venta de copias físicas de juegos.

Aparte del hecho de que con el tiempo los juegos se degradan físicamente, ya sean de cartucho o disco, existe una mayor amenaza a la continuidad del coleccionismo de videojuegos: la nube.

Mira, la venta de juegos físicos decae a medida que la gente descarga cada vez más copias digitales. Eventualmente podríamos alcanzar un punto en el que ya no hubiera disponibles copias físicas de los juegos.

“Se están haciendo menos con los formatos físicos y la gente los está comprando en sus versiones digitales”, dijo Santulli. “Por la naturaleza de esta realidad, cada vez habrá menos para coleccionar, cada vez habrá menos coleccionistas”.

Pero no toda esperanza está perdida para los coleccionistas de juegos. En lugar de eso, Santulli dice que los coleccionistas de videojuegos clásicos podrían convertirse en algo parecido a los aficionados a la música que coleccionan discos.

Independientemente de que se sigan haciendo o no juegos físicos, coleccionistas como Santulli garantizarán una historia de los videojuegos en el futuro.

Video: Puedes hacerte de oro gracias a tus videojuegos (en inglés)

Daniel Howley