U.S. markets closed

Twitter no es una buena representación del mundo real, al menos en política

Twitter (TWTR) es una fantástica herramienta para multitud de profesionales, sobre todo del marketing y de la publicidad. Y también para los políticos y sociólogos.- Pero no es un reflejo fiel de la realidad, por lo que muchas personas se pueden llevar una tremenda decepción... o en el peor de los casos, imaginan que el mundo es muy diferente a como realmente es.

Un buen ejemplo de ello fueron las pasadas Elecciones Generales del Reino Unido. En ellas el Partido Conservador de Boris Johnson ganó con el mejor resultado en décadas para los Tories. Muchos se llevaron las manos a la cabeza, porque su gran rival, el laborista Jeremy Corbyn, era un ídolo en Twitter y sus mensajes eran compartidos por cientos de miles de usuarios. Sin embargo, ese apoyo virtual no se tradujo en votos y perdió las elecciones.

Twitter no es una buena representación del mundo real, al menos en política REUTERS/Dado Ruvic/Illustration

Lo mismo ha pasado en España. En nuestro país, los mensajes que da el Partido Popular o el PSOE no tienen tanto impacto en la red de microblogging como los que dan VOX o Podemos. Sin embargo, el viejo bloque obtuvo casi 12 millones de votos (6,7 para el PSOE y 5 millones para el PP) frente a los 6,5 millones de votos que lograron los populistas de derechas y de izquierdas combinados (3,6 millones para VOX y 3 millones para Unidas Podemos).

¿Qué ocurre? Primero, la base de usuarios de Twitter es pequeña si la consideramos con otras redes sociales. Twitter tiene 321 millones de usuarios activos frente a los 2.000 millones que tiene Facebook. Al analizar un tema que se hace trending topic en España, se puede comprobar que 'solo' hace falta que 2.000 personas estén hablando de ello. ¿Qué más da que 10.000 personas escriban sobre algo cuando hay 30 millones de electores a otras cosas?

Es cierto que los escándalos en Twitter tienen luego una continuación en los medios de comunicación. Los periodistas dedicamos artículos a tuits de políticos -el penúltimo, uno de del eurodiputado Margallo, que fue pillado supuestamente durmiendo en su escaño-, una costumbre que amplifica mucho lo que ocurre en la red social, pero que no significa que sea un tema relevante o de calado.

La opinión de Twitter no se corresponde con la del "mundo real"

Un estudio de Pew Research Center realizado en 2013 revela que la opinión que se refleja en Twitter no se corresponde con la mayoritaria que impera en el "mundo real". Las opiniones expresadas en una de las redes más importantes del momento, a menudo están en contradicción con lo que piensa el público general, sobre todo en los temas políticos.

En este trabajo se subraya que las diferencias entre la corriente de opinión general y lo expresado en Twitter se basan en que el perfil del usuario de la red social es más joven. Además en Twitter se acentúan los extremos y dependiendo del tema y el momento, suele darse una tendencia claramente liberal o claramente conservadora y casi siempre más negativa que positiva.

El informe dice que, en general, la reacción a los acontecimientos políticos en Twitter refleja una combinación del único perfil de los usuarios activos y de la medida en que los acontecimientos involucran a diferentes comunidades para sacar observaciones de estos usuarios. Además afirma: "Si bien esto proporciona un aspecto interesante en cómo las comunidades de interés responden a diferentes circunstancias, no correlacionan de manera fiable con la reacción general de adultos a nivel nacional".

Lo dicho, Twitter no es el mundo real. Aunque algunos políticos y analistas lo crean.

Más historias que te pueden interesar