Mercados abrirán en 2 h 12 min

Uber ocultó durante un año el robo de información de 57 millones de clientes y conductores

Hackers robaron datos personales de 57 millones de clientes y conductores de Uber en octubre de 2016, una brecha de seguridad que la empresa ocultó por más de un año y que hoy ha reconocido públicamente.

Según informa la agencia Bloomberg, la compañía pagó 100.000 dólares a los hackers para que eliminaran toda la información robada y mantuviera el problema de seguridad en secreto.

REUTERS/Brendan McDermid/File Photo

Entre la información que se robó, se incluyen nombres, direcciones de correo electrónico y números de teléfono de 50 millones de clientes de Uber de todo el mundo. La empresa asegura que el robo de información no incluyó detalles como números de tarjetas de crédito o las rutas de los viajes.

Los hackers también lograron acceso a la información personal de siete millones de conductores de la empresa, incluidos 600.000 en Estados Unidos. La compañía ha manifestado que en ningún momento tuvieron acceso a los Números de Seguridad Social de estos últimos, un dato personal necesario para trabajar en el país y considerado totalmente confidencial.

Despidos por lo ocurrido

El actual CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, ha reconocido lo ocurrido en un comunicado, en el que explica que la falta de comunicación a los clientes le llevó a abrir una investigación sobre cómo se había gestionado la crisis y que dio como resultado el despido de dos personas.

Uno de ellos fue Joe Sullivan, jefe de seguridad, que fue contratado en 2015 precisamente para cubrir al anterior encargado de seguridad tras ser también despedido por la mala gestión de otro ataque informático sufrido entonces.

Khosrowshahi, que llegó al cargo el pasado agosto, mostró hoy su predisposición a ser “honestos” y “transparentes” y a “trabajar para reparar errores pasados”.

“Quizá te preguntes por qué estamos hablando de esto ahora, un año después. Yo me hice la misma pregunta, así que inmediatamente pedí una investigación exhaustiva sobre lo que sucedió y cómo fue manejado”, indicó el consejero delegado.

“Nada de esto debería haber pasado y no voy a poner excusas por ello. A pesar de que no puedo borrar el pasado, me puedo comprometer en nombre de cada empleado de Uber que aprenderemos de nuestros errores”, agregó Khosrowshahi.

 

Nota elaborada parcialmente con información de EFE\