U.S. Markets open in 3 hrs 1 min

La UE podría unir el covid-19 a su lucha climática: A. Kluth

Andreas Kluth
·5  min de lectura

(Bloomberg) -- El covid-19 ha sido tanto bueno como malo para la lucha de la humanidad por limitar el calentamiento global. Hasta ahora, es difícil decir cuál será el balance neto. Pero la Unión Europea podría inclinarlo hacia lo positivo, si así lo desea.

Del lado positivo, las emisiones globales de gases de efecto invernadero se desplomaron durante las cuarentenas. Del lado negativo, ya están volviendo a los niveles prepandémicos. La caída de este año no aumentará nuestra probabilidad de lograr nuestros objetivos de desaceleración del cambio climático.

La reciente caída en la demanda de energía también tuvo efectos secundarios perversos. El precio del petróleo se desplomó, aumentando el atractivo de este combustible fósil en la recuperación, en comparación con alternativas más ecológicas. Incluso el impedimento a los viajes aéreos no ha sido inequívocamente bueno para el clima. Dado que las aerolíneas compraron menos derechos en el sistema de comercio de emisiones de la UE, el precio de estos certificados cayó. Esto hizo que la contaminación por carbono fuera más barata en otros sectores de la economía, como la producción de cemento.

El efecto de la pandemia en la política climática también es ambiguo. Justo antes de que el coronavirus llegara a Europa, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, había declarado que la descarbonización era la prioridad de la UE, con un “Acuerdo Verde” cuyo objetivo era que el bloque fuera neutro en emisiones para 2050. Más adelante hoy, probablemente anunciará metas aún más ambiciosas.

Pero la recesión provocada por el covid-19 ha reducido en un nivel la urgencia de la ecología, quedando justo por debajo de lo económico. Checos, polacos y otros han sugerido archivar el Acuerdo Verde para concentrarse primero en limitar las consecuencias económicas del covid-19. La lucha contra el calentamiento global, en su lógica, equivale a un enorme costo exógeno que no se puede soportar durante una depresión.

Otros políticos no están de acuerdo. Von der Leyen, por ejemplo, está tratando de promocionar la aceleración del Acuerdo Verde esta semana como un ‘dos por uno’: las enormes inversiones públicas y privadas necesarias para la descarbonización, según su argumento, proporcionarán simultáneamente el estímulo fiscal para impulsar la demanda agregada y para superar la recesión inducida por el coronavirus. Por lo tanto, los paquetes de rescate de Europa están diseñados para que sean “verdes” (ver gráfico).

Pero los economistas no están convencidos de que estas dos luchas concurrentes, contra la recesión y contra el calentamiento global, sean dúos políticos naturales. La “regla de Tinbergen”, que lleva el nombre de un nobel de economía, dice que si se tienen N objetivos de política diferentes, se requieren al menos N instrumentos de política diferentes, de lo contrario habrá compensaciones y conflictos.

Por ejemplo, limitar el cambio climático requiere aumentar el precio del carbono. Pero esto también significa mayores costos energéticos, lo que enfría la recuperación. Subsidiar productos ecológicos, como los autos eléctricos o las celdas de combustible, implica aún más endeudamiento público en un momento en que la deuda del Gobierno ya es alta, y por lo tanto requiere aumentos de impuestos más temprano que tarde, lo que perjudicará la demanda. Y así sucesivamente.

Pero hay una solución que la UE debería entender y luego evangelizar en todo el mundo. Se trata de dejar de subsidiar con dinero público las cosas etiquetadas como verdes y, en cambio, centrarse por completo en cobrar un precio por las cosas marrones y luego entrar a reciclar el dinero ganado.

De hecho, el instrumento adecuado ya existe. Es el sistema europeo de comercio de emisiones mencionado anteriormente, el más grande del mundo en su tipo. Fija la cantidad de carbono que ciertas industrias, como los fabricantes de acero o los generadores de energía, pueden emitir. Luego, las empresas tienen que comprar derechos de emisión, que pueden revender a otras empresas si no los necesitan.

A principios de este año, argumentaba que usar este tipo de estructura de precios es la forma más “liberal” y eficiente de reducir las emisiones, porque las personas y las empresas son libres de adaptarse como lo deseen. Durante el brote de coronavirus, sugerí que la UE debería aprovechar esta oportunidad para expandir su sistema de comercio de emisiones a toda la economía. Actualmente solo cubre sectores que representan aproximadamente la mitad de las emisiones de Europa. Ahora es el momento perfecto para que von der Leyen lo aplique a todas las industrias.

Tal esquema también podría ayudar a pagar para tener una recuperación más amplia. Los economistas Clemens Fuest y Jean Pisani-Ferry han propuesto utilizar los ingresos del sistema de comercio de emisiones de la UE como una nueva fuente de financiamiento para la propia UE. En la actualidad, la UE se financia principalmente a través de contribuciones nacionales de los Estados miembro, y los ingresos por la venta de derechos de carbono se destinan a los países de manera individual.

Si los ingresos del carbono se convierten en fondos de la UE, se pueden usar para pagar los bonos que el bloque emitirá pronto para financiar el enorme programa de recuperación llamado ‘Próxima Generación de la UE’. De esta manera, el dinero se toma de los contaminadores y se recicla en estímulo. Ambos objetivos políticos se armonizan, y la UE está un paso más cerca de resolver sus problemas institucionales.

Luego, la UE debe disminuir constantemente el número de derechos de emisión de carbono, alentando a las empresas a emitir cada vez menos. Por supuesto, en conjunto, la UE y el Reino Unido representan solo cerca de 10% de las emisiones mundiales. Por lo tanto, para reducir las emisiones globales será necesario que otros, sobre todo China y EE.UU., también se descarbonicen.

Por lo tanto, la UE debería abrir su sistema de comercio de emisiones a todos los países. Las empresas de los Estados que no participan tendrán que pagar los llamados ajustes fronterizos del carbono al exportar a la UE. El objetivo a largo plazo es un sistema de derechos de emisión que abarque a la mayoría de las economías más grandes del mundo y conduzca hacia un precio global del carbono, que sea alto y se mantenga en aumento. No será fácil. Pero podría ser nuestra mejor oportunidad para salvar el planeta.

Nota Original:The EU Could Turn Covid-19 Green If It Chooses: Andreas Kluth

For more articles like this, please visit us at bloomberg.com

Subscribe now to stay ahead with the most trusted business news source.

©2020 Bloomberg L.P.