U.S. markets closed

Un piloto confiesa el secreto mejor guardado: los mejores asientos en el avión

Yahoo Finanzas International
Foto: Getty Images.

Volar puede resultar una experiencia apasionante para buena parte de los viajeros (sobre todo, si se trata de irse de vacaciones), pero una auténtica tortura para otros: no hablamos solo del miedo a volar, sino del sitio que nos toque, cómo es el pasajero o los pasajeros que viajan a nuestro lado, o cómo es la comida a bordo… si la hay. Los más avezados conocen bien algunos trucos para hacer que el vuelo sea más agradable, como elegir la salida de emergencia o nunca, bajo ningún concepto, caer en un asiento de en medio con pasajeros a los dos lados. Sin embargo, un piloto comercial ha desvelado cuáles son las mejores plazas dentro de una aeronave y lo ha hecho además en función de lo que desee cada uno en el vuelo.

¿Miedo a volar? Mejor escoger el asiento sobre las alas

Como hemos apuntado antes, una de las principales causas que convierten los vuelos en experiencias traumáticas es precisamente el propio miedo a volar, tan irracional como difícil de controlar. Está claro que las explicaciones y la lógica estadística ayudan a vencerlo, pero atravesar una zona de turbulencias supone siempre un trago amargo para quienes lo padecen.

En este sentido, el capitán sugiere que los que deseen un vuelo poco movido, sobre todo si es de larga duración y la aeronave se eleva mucho, elegir las plazas ubicadas sobre las alas. ¿Por qué puede ser determinante? Se trata de una simple cuestión de física: las alas determinan el centro de gravedad del aparato y por lo tanto, la zona menos susceptible de ser sacudida, balanceada o torsionada en caso de vientos y turbulencias.

Los que tengan prisa, deben tener esto en cuenta

Los más viajeros, más habituales en vuelos cortos o domésticos, saben que el equipaje de mano les ahorra muchísimo tiempo tanto en el abordaje de la nave como en su desembarco. Sin embargo, de poco nos va a servir tener una sola mochila o maleta de mano si nuestro pasajero de delante lleva un montón de bolsas o simplemente se lo toma con calma. En este sentido, elegir bien el asiento puede resultar clave.

Los asientos de la clase económica de un avión intercontinental Boeing 747-8, en una imagen tomada el 1 de mayo de 2012 en Everett (EEUU) (Getty/AFP/Archivos | Stephen Brashear)

Nuestro protagonista sugiere dos posiciones para quienes vayan con prisa o tengan conexiones breves: la frontal y traseras, siempre en el lado izquierdo de la nave. ¿Por qué estas dos posiciones? El piloto recuerda que, estando las puertas de embarque en el lado izquierdo de los aviones, siempre resulta determinante elegir un asiento en ese lado, sobre todo cuando se trata de aeronaves de gran tamaño y con un elevado número de pasajeros. ¿Atrás o delante? Se debe elegir una de estas dos ubicaciones puesto que las aerolíneas siempre desembarcan empleando la puerta trasera o delantera; huelga decir que conviene asegurarse de antemano, en función del tipo de avión y finger de destino, si el desembarque será delantero o trasero.

Para los patilargos, cuidado dónde sentarse

Pero sin duda, uno de los elementos más determinantes a la hora de hacer que el vuelo sea agradable o una pesadilla es la distancia entre asientos. Los que midan más de 1,80 metros saben que es muy probable que puedan pasar todo el vuelo con las rodillas pegadas al asiento delantero y sintiendo en la piel los movimientos del pasajero de delante. ¿Cómo elegir una plaza con más espacio?

Nuestro piloto sugiere echar un ojo a Seatguru, la gran base de datos de aeronaves y aeropuertos en el que introduciendo los datos del vuelo se representa un mapa con la ubicación de los asientos y sus ventajas o limitaciones. Este mapa nos ayudará a localizar los asientos de las puertas de emergencia, pero también para evitar aquellos que no pueden reclinarse.

Artículos relacionados que te pueden interesar:

Los 10 vuelos más largos del mundo sin escalas

Los errores más comunes al reservar billetes de avión

Cómo lograr los billetes de avión más baratos: 7 consejos para ahorrar