U.S. Markets closed

Varias madres le declaran la guerra al smartphone de la manera más ingeniosa

Grupo de amigas mientras usan sus celulares

El smartphone se convirtió hace tiempo en una extensión de nuestras extremidades, tanto, que cada vez más niños lo usan a edades más tempranas. Es por ello que un grupo de madres de Bilbao, cansadas de que sus críos estén inmersos en el mundo de la tecnología han decidido poner cartas en el asunto. Literal.

Las progenitoras han creado un kit de juegos clásicos que solían formar parte del día a día de los niños y niñas antes de que los celulares aparecieran. Este pack de juegos se llama el ‘Kietoparao’ y con él, las mamás esperar cambiar, al menos un poco, las prioridades de sus pequeños y pequeñas.

Todo comenzó cuando una de la fundadoras de este proyecto, María Fernández, presenció una reacción desmedida de su hija de cuatro años cuando le quitó la tablet de sus manos. La tentación de entretener a los niños con este tipo de dispositivos es suculenta cuando evita que éstos lloren y se aburran. Aunque le pese, Fernández cayó en ella.

Un niño de unos dos o tres años de edad mientras usa un celular

“Nunca me ha gustado dejarles el teléfono móvil en un espacio público, pero tampoco podía llevar una mochila llena de juguetes a todos lados. Me di cuenta de que necesitaba algo que replicara las características del móvil, que fuera pequeño, ligero y que pudiera llevar siempre encima”, explicó al periódico, El Correo.

Es así como esta iniciativa que tiene el objetivo de declararle la guerra a las pantallas comenzó a gustar a otros progenitores con los que compartían el mismo problema. Tanto Fernández como otras tres madres conformaron una empresa con kits que pesan unos 200 gramos e incluyen 20 juegos de toda la vida que sirven para entretener a los más pequeños. Parchís, dominó, juegos de memoria, origamis y demás entretenimientos con los que buscan tener un impacto en la educación de sus hijos y los de los demás.

Dos pequeñas desayunan pegadas al celular

Las cifras en cuanto al uso de los teléfonos móviles son muy altas globalmente y en España, estudios recientes muestran unas conductas que no son nada halagüeñas. La tenencia de celulares se está viendo cada vez más en críos de 10 años de edad, donde alrededor de un 25 por ciento de esta franja usa un dispositivo móvil. El salto a los que tienen 11 años de edad es enorme con más de un 45 por ciento, un 75 por ciento a los 12 años más de un 83 por ciento a los 13 años de edad. Casi la mayoría de los adolescentes que cumplen 14 años ya tienen un celular (93 por ciento) y a los 15, un 94 por ciento. Los datos ofrecidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE) no son diferentes en otros lugares del mundo ya que son una tendencia global en los países más desarrollados.

Los teléfonos inteligentes y el uso de internet van de la mano, y en este sentido hay unas cifras que también preocupan a los padres: el primer acceso a contenidos pornográficos de los jóvenes españoles comienza a edades tan tempranas como los ocho años.

Un niño pequeño juega con el celular.

El estudio de investigación, ‘Nueva pornografía y cambios en las relaciones interpersonales’, presentada hace una semana por la Universitat de les Illes Balears y la red Jóvenes e Inclusión en Madrid, ha determinado unas conductas muy preocupantes en los más pequeños.

No está claro si el ‘Kietoparao’ diseñado por estas madres bilbaínas será capaz de frenar el tsunami tecnológico que se avecina con el 5G, sin embargo, se trata de un grano de arena para que no olvidemos que aunque hay muchos beneficios gracias a la facilidad de la comunicación en la era en la que vivimos, también existen una serie de peligros de los que debemos estar muy alerta.