U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,933.92
    -7.34 (-0.19%)
     
  • Dow Jones

    33,597.92
    +1.58 (+0.00%)
     
  • Nasdaq

    10,958.55
    -56.34 (-0.51%)
     
  • Russell 2000

    1,806.90
    -5.67 (-0.31%)
     
  • Petróleo

    72.49
    +0.48 (+0.67%)
     
  • Oro

    1,799.30
    +1.30 (+0.07%)
     
  • Plata

    22.90
    -0.02 (-0.10%)
     
  • dólar/euro

    1.0516
    +0.0047 (+0.45%)
     
  • Bono a 10 años

    3.4080
    -0.1050 (-2.99%)
     
  • dólar/libra

    1.2212
    +0.0078 (+0.64%)
     
  • yen/dólar

    136.3400
    -0.6200 (-0.45%)
     
  • BTC-USD

    16,871.07
    -210.83 (-1.23%)
     
  • CMC Crypto 200

    394.86
    -7.18 (-1.79%)
     
  • FTSE 100

    7,489.19
    -32.20 (-0.43%)
     
  • Nikkei 225

    27,686.40
    -199.47 (-0.72%)
     

¿Qué vehículos eléctricos califican para el nuevo crédito fiscal para este tipo de autos?

Godofredo A. Vásquez/AP

Se prevé que el interés de los vehículos eléctricos aumente el próximo año debido a la ampliación de los créditos fiscales mediante la Ley Federal de Reducción de la Inflación. La popularidad de los vehículos eléctricos también debería ver un impulso, ya que se espera que California, el mercado de automóviles más grande a nivel nacional, prohíba las ventas de nuevos autos de pasajeros de gasolina para el 2035, lo que básicamente requiere que sean eléctricos.

El nuevo estándar de cero emisiones, llamado Advanced Clean Cars II, reducirá las emisiones permitidas de los nuevos automóviles, SUV y camiones de pasajeros a partir del 2026. El plan se basa en tecnologías avanzadas para autos, incluidos los vehículos eléctricos de batería, eléctricos de pila de combustible de hidrógeno e híbridos enchufables, para cumplir con los objetivos de calidad del aire y emisiones del cambio climático. Se espera que la Junta de Recursos del Aire de California (CARB) apruebe la nueva norma el jueves.

Los dos principales desarrollos de política pública, de Washington D.C. y Sacramento, en conjunto deberían ser un impulso para los vehículos eléctricos, que permanecieron relegados durante años en el rango porcentual bajo de un solo dígito de las ventas anuales de automóviles nuevos.

Es posible que el efecto de California demore algunos años en notarse en el mercado, pero a corto plazo, algunos vehículos eléctricos nuevos y usados serán más asequibles para los consumidores gracias a los últimos cambios en los créditos fiscales federales. Aun así, los detalles en la letra pequeña provocaron confusión sobre qué vehículos nuevos podrían calificar para el ahorro inmediato.

Como parte de una nueva y amplia Ley de Reducción de la Inflación, diseñada para abordar el cambio climático, la atención médica y los impuestos, existe un nuevo crédito fiscal de hasta $4,000 para vehículos eléctricos usados y créditos fiscales revisados de hasta $7,500 para determinados vehículos eléctricos nuevos. (Consulta la lista de modelos 2022 y 2023 que califican).

Sin embargo, debido a las numerosas normas nuevas sobre dónde se deben construir los nuevos vehículos eléctricos y de dónde se deben obtener las baterías, los fabricantes de autos argumentan que muy pocos vehículos califican, y los defensores de los vehículos eléctricos están preocupados de que los requisitos puedan dificultar que los consumidores encuentren un auto que califique para los créditos. Mientras tanto, muchos compradores que están considerando comprar un vehículo eléctrico en este momento están esperando que se resuelvan más detalles para poder averiguar qué vehículos son elegibles para un crédito y de cuánto podría ser ese crédito.

“Si estás interesado en un vehículo eléctrico o un híbrido enchufable y califica para un crédito fiscal hoy mismo, no esperes, porque podría no calificar el próximo año. Pero si estás considerando comprar un vehículo eléctrico usado, podría valer la pena esperar”, comenta Jake Fisher, director principal del Centro de pruebas de automóviles de Consumer Reports.

Tan pronto como el presidente Biden firmó la ley, entró en vigencia el requisito de que los vehículos se deben haber fabricado en América del Norte para calificar para un crédito fiscal, mientras que algunas otras normas no se aplican hasta que finalicen las regulaciones.

Entre otras disposiciones, el nuevo proyecto de ley implementa lo siguiente:

Ofrece un nuevo crédito fiscal de hasta $4,000 en vehículos eléctricos usados puestos en servicio después del 31 de diciembre de 2023.

Elimina el límite de 200,000 vehículos en los créditos fiscales que no permitía que los vehículos eléctricos e híbridos enchufables de Tesla, GM y Toyota fueran elegibles.

Elimina los créditos fiscales existentes para vehículos eléctricos costosos, como el Hummer eléctrico, el Lucid Air y el Tesla Model S y Model X.

Elimina los créditos fiscales para vehículos no ensamblados en América del Norte, incluidos el BMW i4, Hyundai Ioniq 5, Kia EV6 y Toyota bZ4X.

El proyecto de ley también restringe de inmediato el crédito fiscal completo en vehículos eléctricos nuevos a vehículos con minerales de batería provenientes de países con los que Estados Unidos tiene un acuerdo de libre comercio o reciclados en América del Norte, y con componentes de batería provenientes de América del Norte.

A partir de 2024, si algún mineral o componente proviene de “entidades extranjeras motivo de preocupación”, incluidas China o Rusia, el vehículo no calificará para ningún crédito fiscal. Un análisis de este año de la cadena de suministro de vehículos eléctricos de la Agencia Internacional de Energía muestra que la gran mayoría de los minerales, componentes y celdas de batería provienen actualmente de China. Esta restricción no se aplica a los vehículos usados.

“Los requisitos del crédito fiscal para vehículos eléctricos harán que inmediatamente la mayoría de los vehículos no sean elegibles para el incentivo”, escribió John Bozzella, presidente y director ejecutivo de Alliance for Automotive Innovation, un grupo comercial de la industria automotriz.

Un análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso muestra que el proyecto de ley presupuesta $85 millones en nuevos créditos fiscales para vehículos eléctricos para el año fiscal 2023, lo que solo se traduce en alrededor de 11,000 vehículos nuevos vendidos con créditos completos de $7,500. Ese número aumenta a alrededor de 60,100 vehículos eléctricos en 2024.

A modo de comparación, en el 2021 se vendieron unos 630,000 vehículos eléctricos de batería e híbridos enchufables en los Estados Unidos, una cifra que debe aumentar si el país quiere cumplir sus objetivos de reducción de gases de efecto invernadero. Esos objetivos requieren que la mitad de todos los autos de carga liviana nuevos que se vendan en 2030, lo que representa millones de vehículos, sean vehículos de cero emisiones.

“Es bueno que se enfoquen en construir una base de procesamiento y fabricación aquí, pero al final del día va a ser muy complejo de implementar y explicar a los consumidores”, dice Brett Smith, director de tecnología del Centro de Investigación Automotriz.

En lo que respecta a los vehículos usados, la CBO estima que 24,750 vehículos eléctricos usados calificarán en 2023 y aproximadamente la misma cantidad en el 2024.

A pesar de esta confusión inicial, el proyecto de ley es un gran logro en general, comenta Quinta Warren, directora asociada de política de sustentabilidad de Consumer Reports.

“Este proyecto de ley tiene un enorme potencial para cambiar las normas del juego para los consumidores y el transporte limpio”, explica. “Nuestra investigación muestra que un número creciente de consumidores está interesado en obtener vehículos eléctricos, pero muchos tienen dudas sobre los costos y la carga, y este proyecto de ley ayudaría a reducir algunas de esas barreras”.

El proyecto de ley, que fue aprobado por el Senado y la Cámara de Representantes, fue promulgado hoy por el presidente Biden.

Una encuesta de CR muestra que sería más probable que más de la mitad de los compradores de autos compren un vehículo eléctrico si un crédito fiscal redujera el precio. (Puedes averiguar qué vehículos califican actualmente aquí, en el buscador de incentivos para vehículos eléctricos de CR).

Hasta ahora, los compradores de vehículos eléctricos e híbridos enchufables podían obtener un crédito fiscal federal de hasta $7,500 siempre que el fabricante no haya vendido más de 200,000 vehículos calificados. Una vez que un fabricante de automóviles llegaba a ese punto, el crédito comenzaba a disminuir, razón por la cual hace varios años que los vehículos Tesla y GM no califican para un crédito fiscal federal. Toyota alcanzó recientemente este hito de ventas y también sufrirá una reducción de los créditos fiscales.

Chris Harto, analista principal de políticas de transporte y energía de CR, dice que las disposiciones establecidas en el proyecto de ley podrían alentar las ventas de vehículos eléctricos a corto plazo, pero que es un beneficio “tremendamente positivo” para la adopción de vehículos eléctricos en su conjunto.

“A largo plazo, los fabricantes de autos se adaptarán, traerán sus cadenas de suministro de fabricación de baterías y vehículos eléctricos a América del Norte y se asegurarán de que los dólares de los impuestos estadounidenses respalden los empleos estadounidenses”, comenta. “Aunque algunos vehículos que en este momento califican dejarán de ser elegibles, esos créditos fiscales se agotarían eventualmente, y es probable que bastante rápido para los vehículos más populares, por lo que el beneficio habría sido de corta duración”.

En última instancia, las nuevas normas harán que la fabricación de vehículos eléctricos se aleje de China y se dirija hacia América del Norte, dice Smith, pero ese cambio podría llevar tiempo. Los fabricantes ya están haciendo grandes inversiones en la fabricación de baterías en los Estados Unidos, pero el suministro de materias primas de América del Norte a esas fábricas podría seguir siendo un problema, en particular considerando el dominio de China en la minería. “En general, va a ser difícil establecer el procesamiento aquí y va a ser realmente difícil establecer la minería aquí”, explica a CR.

¿Qué autos podrían calificar para el nuevo crédito fiscal para vehículos eléctricos?

En función de dónde se fabriquen sus baterías, solo los automóviles con un punto de ensamblaje final en América del Norte calificarán para el incentivo fiscal. Además, hay nuevos límites sobre cuánto pueden costar los autos: para SUV, camionetas y furgonetas, el umbral es de $80,000. Para sedanes, hatchbacks, camionetas y otros vehículos, el crédito tiene un límite de $55,000. Además, los vehículos aún tendrán que cumplir con los dos objetivos de fabricación de baterías antes mencionados para calificar para el crédito fiscal completo.

Aunque no sabemos qué vehículos cumplirán con la disposición del crédito fiscal relacionada con las baterías, estos son los modelos actuales y los próximos modelos fabricados en América del Norte con versiones que cuestan menos de lo que exige el proyecto de ley:

Cadillac Lyriq (solo si está clasificado como SUV)

Chevrolet Blazer EV

Chevrolet Bolt

Chevrolet Bolt EUV

Chevrolet Silverado eléctrico (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Ford F-150 Lightning (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Ford Mustang Mach-E

Nissan Leaf

Rivian R1S (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Rivian R1T (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Tesla Cybertruck (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Tesla Model 3 (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Tesla Model Y (solo si está clasificado como SUV, y solo con ciertas opciones y niveles de modelos)

Volkswagen ID.4 (solo modelos 2023+ fabricados en Tennessee)

De esos vehículos, queda por ver cuáles cumplirían con los requisitos sobre las baterías. Por ejemplo, el Chevrolet Bolt y sus baterías se ensamblan en Michigan, por lo que su calificación para un crédito fiscal estaría determinada por los países de donde provienen los minerales de esas baterías. Otros vehículos tienen celdas que puede ser que se fabriquen en múltiples plantas en diferentes países. “Si hay celdas que provienen de dos lugares diferentes, ¿cómo calculas la calificación?” preguntó Smith.

Debido a que sus precios superan los $55,000, el Cadillac Lyriq y el Tesla Model Y calificarían solo si se clasifican como SUV y no como camionetas, y si los compradores no eligen opciones que hagan que el precio supere los $80,000.

Para algunos vehículos, es posible que el crédito solo sea parcial. “Estoy pensando que tal vez el Tesla Model 3 y el Y calificarían para la mitad del crédito de $7,500 conforme al requisito de componentes de la batería, pero es probable que no califiquen según el requisito de minerales”, dice Loren McDonald de EV Adoption, una empresa de investigación, análisis y marketing de vehículos eléctricos.

¿Qué autos definitivamente no calificarán para el nuevo crédito fiscal para vehículos eléctricos?

Estos vehículos eléctricos actuales y futuros (y dos vehículos de pila de combustible) no se fabrican en América del Norte y, por lo tanto, no calificarán para un crédito fiscal, aunque eso podría cambiar en el futuro si cambia su ubicación de ensamblaje.

Audi E-Tron

Fisker Ocean

Genesis GV60

Hyundai Ioniq 5

Hyundai Ioniq 6

Hyundai Kona Electric

Hyundai Nexo

Jaguar I-Pace

Kia EV6

Kia Niro Electric

Lexus RZ

Mazda MX-30

Mercedes-Benz EQB

Nissan Ariya

Polestar 2

Subaru Solterra

Toyota bZ4x

Toyota Mirai

Volkswagen ID.4 (solo ciertos modelos)

Volvo C40

Además, independientemente de dónde se ensamblen, estos vehículos son demasiado caros y no calificarán para ningún crédito fiscal:

Audi E-Tron GT

BMW i4

BMW i7

BMW iX

Chevrolet Silverado eléctrico (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Ford F-150 Lightning (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Genesis G80 Electric

GMC Hummer EV

Lucid Air

Mercedes-Benz EQE

Mercedes-Benz EQS

Porsche Taycan

Rivian R1T (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Tesla Cybertruck (con ciertas opciones y niveles de modelos)

Tesla Model S

Tesla Model X

Detalles del crédito fiscal para vehículos eléctricos en la Ley de Reducción de la Inflación

Los nuevos vehículos eléctricos y de pila de combustible obtendrán un crédito fiscal de hasta $7,500. Algunos vehículos híbridos enchufables también seguirán calificando.

Solo calificarán los vehículos que cuesten menos de cierta cantidad. En el caso de SUV, camionetas y camiones, el límite es de $80,000. Para sedanes, hatchbacks, camionetas y otros vehículos, el crédito tiene un límite de $55,000. (Lee más sobre vehículos eléctricos asequibles).

No habrá límite en la cantidad de vehículos que un fabricante de automóviles puede vender que sean elegibles para el crédito.

A diferencia de años anteriores, el monto exacto del nuevo crédito fiscal dependerá de un conjunto complejo de cálculos basados en dónde se ensamblan los vehículos y de dónde provienen los materiales que componen las baterías. Estos requisitos se vuelven más estrictos cada año hasta el 2026. El proyecto de ley exige que se propongan regulaciones sobre los detalles de estos requisitos para fines de diciembre, que probablemente concluirán en algún momento del 2023.

Solo los vehículos ensamblados en América del Norte serán elegibles para un crédito fiscal.

La exclusión de vehículos con componentes de “entidades extranjeras motivo de preocupación”, incluidas Rusia y China, entrará en vigencia el 31 de diciembre del 2023.

A partir del 2024, los concesionarios podrán ofrecer el valor de un crédito fiscal por adelantado a los consumidores. Esto puede simplificar el proceso para los compradores de automóviles.

Los compradores de automóviles deben cumplir con ciertas pautas de ingresos. Los hogares con un ingreso bruto ajustado de hasta $300,000 aún calificarán para el crédito, mientras que los jefes de familia deben tener un ingreso menor de $225,000 y los que presenten una solicitud individual calificarán solo con ingresos por debajo de $150,000.

Por primera vez, los compradores de vehículos eléctricos usados obtendrán un crédito fiscal: $4,000 o el 30% del precio de venta del vehículo, el que sea menor, pero solo si compran un automóvil en un concesionario.

El umbral de ingresos es más bajo para los compradores de vehículos eléctricos usados: $150,000 para los que presenten una solicitud colectiva, $112,500 para los jefes de familia o $75,000 para una persona individual.

Los cargadores de vehículos eléctricos bidireccionales, que también pueden alimentar tu casa con la energía almacenada en la batería del automóvil, ahora son elegibles para incentivos fiscales.