Anuncios
U.S. markets close in 3 hours 21 minutes
  • S&P 500

    4,967.39
    -43.73 (-0.87%)
     
  • Dow Jones

    37,838.73
    +63.35 (+0.17%)
     
  • Nasdaq

    15,314.72
    -286.78 (-1.84%)
     
  • Russell 2000

    1,939.12
    -3.84 (-0.20%)
     
  • Petróleo

    82.96
    +0.23 (+0.28%)
     
  • Oro

    2,406.30
    +8.30 (+0.35%)
     
  • Plata

    28.60
    +0.23 (+0.79%)
     
  • dólar/euro

    1.0647
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    4.6150
    -0.0320 (-0.69%)
     
  • dólar/libra

    1.2383
    -0.0056 (-0.45%)
     
  • yen/dólar

    154.5900
    -0.0100 (-0.01%)
     
  • Bitcoin USD

    63,706.34
    -59.23 (-0.09%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,370.89
    +58.27 (+4.44%)
     
  • FTSE 100

    7,895.85
    +18.80 (+0.24%)
     
  • Nikkei 225

    37,068.35
    -1,011.35 (-2.66%)
     

Viernes 3 AM: la crónica de un suicidio escrita por Charly García que fue prohibida, pero se convirtió en un clásico de Serú Giran

Hace 40 años, en plena dictadura, Serú Girán lanzó el disco que redefinió el lugar de Charly García en la vida pública del país
Viernes 3 AM: la crónica de un suicidio escrita por Charly García que fue prohibida, pero se convirtió en un clásico de Serú Giran - Créditos: @Rubén Andón

Allá por los años 90 le preguntaron a Luis Alberto Spinetta cuáles temas de Charly García le hubiera gustado escribir, y nombró varios. De pronto hizo una pausa y mencionó con gran admiración “Viernes 3 AM”. Y añadió: “No solo a mí, a (John) Lennon y a (Paul) McCartney les hubiera gustado escribirlo”.

La canción de Serú Girán en la que un tipo se llevaba el caño a la sien y –apretando bien las muelas– gatillaba no una sino tres veces (”bang bang bang”), para muchos es la crónica cantada más poética y perfecta de un suicidio. Fue incluida en el álbum La grasa de las capitales, de 1979, y luego fue censurada por la Junta Militar que el 24 de marzo de 1976 había tomado el control y anunciado la implementación del llamado plan de “reorganización nacional”. De esta manera, comenzaba a controlar lo que se podía leer, decir, hacer y hasta qué música había que escuchar, para lo que se confeccionaron listas negras con los temas que no podían ser pasados por las radios. Algunos artistas fueron prohibidos y tuvieron que dejar el país. Charly optó por un sentido más poético, y así logró la difusión de sus canciones donde apelaba a las alegorías o metáforas y no al mensaje directo.

“La fiebre de un sábado azul / Y un domingo sin tristezas / Esquivas a tu corazón / Y destrozas tu cabeza / Y en tu voz, sólo un pálido adiós / Y el reloj en tu puño marcó las tres / El sueño de un sol y de un mar / Y una vida peligrosa / Cambiando lo amargo por miel / Y la gris ciudad por rosas / Te hace bien, tanto como hace mal / Te hace odiar, tanto como querer y más”, comienza la canción compuesta por García. Y todo ese ambiente oscuro se extiende tanto en la letra como en la melodía. Un pasaje instrumental que incluye un solo de bajo de Pedro Aznar que acompaña los arreglos de Charly al piano y Oscar Moro desde la batería. Es el único tema de la banda en cuya grabación original no participó David Lebón.

A Charly siempre le gustó jactarse de haber creado la canción en apenas quince minutos. Contaba que la había compuesto en su departamento en algún lugar de San Telmo, primero la letra y luego la música. La portada del álbum (también idea suya) es una parodia de la tapa de la revista Gente.

PUBLICIDAD

“ Es un tema que enseguida atrae al oyente por su melodía. Es una de las composiciones más logradas de García (Charly) en los últimos tiempos. Las palabras hablan de la angustia, de la alienación, de un cambio que nunca llegará, y el trágico final. La canción tiene un irresistible y nostálgico clima porteño, subrayado por los coros y el piano ”, fue el comentario de la revista Pelo por entonces.

“Cambiaste de tiempo y de amor / Y de música y de ideas / Cambiaste de sexo y de Dios / De color y de fronteras / Pero en sí, nada más cambiarás / Y un sensual abandono vendrá y el fin / Y llevas el caño a tu sien / Apretando bien las muelas / Y cierras los ojos y ves / Todo el mar en primavera / Bang, bang, bang / Hojas muertas que caen / Siempre igual / Los que no pueden más se van”, concluye el himno creado por Charly, sin dudas uno de los temas más celebrados de la banda.

Serú Girán. Junto a David Lebón, Pedro Aznar y Oscar Moro. Con La grasa de las capitales (1979) les cerraron la boca a quienes los criticaban.
Serú Girán: Pedro Aznar, David Lebón, Oscar Moro y Charly García, en 1979

Antes de que García presentara su primer disco solista, Yendo de la cama al living, en diciembre de 1982, en marzo de aquel mismo año Serú Girán dio una serie de shows históricos en el teatro Obras. Durante uno de los cuatro recitales, mientras la banda interpretaba justamente “Viernes 3 A.M”, Charly vio cómo una policía arrastraba a un muchacho hacia la salida del estadio. La banda siguió sonando y Charly dijo: “Si esa mujer que está ahí llevándose gente en cana no se va, no tocamos más, loco. Que se vaya ya esa mina. ¡Vos, largo! Esto es un recital, no una comisaría. Quédense tranquilos, está todo bien, loco. Ustedes pagaron para venir acá. Y nos pagan a nosotros. No podemos estar con problemas”, advirtió el artista. Un comentario que no pasó de largo en un contexto como aquel, con la Argentina en plena dictadura.

Aquel álbum, el segundo dentro de la carrera de Serú Girán, tuvo una muy buena respuesta de la crítica y del público: “El primer año de la banda, la gente no nos dio bola, Pero La grasa de las capitales fue derecho al hueso, te vacuna donde hay que vacunar y te dice lo que hay que decir. Son canciones muy fuertes, letras contundentes y todo el mundo lo entendió. Cambió la respuesta del público”, sostuvo sobre este recordado disco Pedro Aznar, en una entrevista a La Viola.

Se sabe: Serú Giran fue una aventura que duró apenas cuatro años, pero marcó una huella indeleble en el rock argentino. Más allá del éxito de La grasa de las capitales, “Viernes 3 AM” fue uno de los temas más versionados de aquel álbum. El mismo García reinterpretó la canción en muchos recitales; más tarde también lo interpretó Lebón como solista, y Fito Páez lo hizo en vivo más de una vez sólo y junto a Joaquín Sabina. Otra versión conocida es la de los brasileros Os Paralamas do Sucesso, incluida en el álbum Hey Na Na (1998), cantada en portugués.

Al cumplirse 40 años de su salida, se realizó la remasterización del álbum. La recuperación de las cintas del catálogo de Music Hall fue realizado por el Instituto Nacional de la Música (INAMU), y permitió una restauración del sonido a partir de las cintas originales.