Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,304.72
    +36.88 (+0.70%)
     
  • Dow Jones

    39,069.59
    +4.29 (+0.01%)
     
  • Nasdaq

    16,920.79
    +184.79 (+1.10%)
     
  • Russell 2000

    2,069.67
    +21.26 (+1.04%)
     
  • Petróleo

    78.01
    +0.29 (+0.37%)
     
  • Oro

    2,344.10
    +9.60 (+0.41%)
     
  • Plata

    31.05
    +0.55 (+1.79%)
     
  • dólar/euro

    1.0852
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    4.4670
    -0.0080 (-0.18%)
     
  • dólar/libra

    1.2743
    +0.0004 (+0.03%)
     
  • yen/dólar

    156.7110
    -0.2320 (-0.15%)
     
  • Bitcoin USD

    68,815.14
    -148.48 (-0.22%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,496.86
    +28.76 (+1.96%)
     
  • FTSE 100

    8,317.59
    -21.64 (-0.26%)
     
  • Nikkei 225

    38,713.60
    +67.49 (+0.17%)
     

Así vivieron los tijuanenses el partido entre Argentina y México

Así vivieron los tijuanenses el partido entre Argentina y México
Así vivieron los tijuanenses el partido entre Argentina y México

La emoción y la esperanza de los tijuanenses se disipó entre migrantes y turistas al ver como los argentinos, con pocos recursos deportivos, superaban a México, dos goles por cero.

Las calles de la avenida Revolución fueron ocupadas por familias, parejas, policías municipales, vendedores ambulantes, haitianos, estadounidenses, edecánes de telcel, perros extraviados y el ruido ensordecedor de tambores y trompetas, como si el conglomerado pusiese escucharse hasta Qatar y animar a la anémica selección mexicana de fútbol, que con menos que nada, intentó contener a Messi y compañía.

Hay cierta urgencia y acaso veneración por el festejo. Antes del fulminante primer gol, había tiempo para comprar una playera de la selección mexicana, por invitar a los amigos a reunirse en la misma calle; los ciudadanos se abrazaban y reían, había lugar para el ruido y los coros y las porras. Durante el medio tiempo, los tambores aceleraban el ritmo de las personas y los bailes y la euforia recordaban el éxtasis de rituales de antaño. De pronto no había tiempo. Luego llegó el segundo tiempo del encuentro.

PUBLICIDAD

La alegría duró veinte minutos, antes del gol fulminante, el primero. El jugador sabía que sus oportunidades de empatar a los argentinos, eran nulas, porque eso significaba meter un gol, tarea imposible desde hace más de doscientos minutos; lo más fácil era recibir el segundo.

Los jugadores salieron después de 90 minutos finalizaron un partido que sabían que iban a perder. Los tijuanenses, como tímidos actores después de una pésima actuación, se dispersaron por el centro de la ciudad de Tijuana. Molestos y tristes.

VIDEO RELACIONADO: Andrés Cantor manda saludos a San Diego Red desde Qatar