U.S. markets close in 2 hours 17 minutes
  • S&P 500

    3,936.82
    -62.02 (-1.55%)
     
  • Dow Jones

    33,543.02
    -404.08 (-1.19%)
     
  • Nasdaq

    11,021.94
    -218.00 (-1.94%)
     
  • Russell 2000

    1,807.81
    -32.41 (-1.76%)
     
  • Petróleo

    73.52
    -3.41 (-4.43%)
     
  • Oro

    1,781.20
    -0.10 (-0.01%)
     
  • Plata

    22.24
    -0.18 (-0.79%)
     
  • dólar/euro

    1.0471
    -0.0026 (-0.25%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5610
    -0.0380 (-1.06%)
     
  • dólar/libra

    1.2159
    -0.0035 (-0.29%)
     
  • yen/dólar

    136.9290
    +0.2440 (+0.18%)
     
  • BTC-USD

    16,951.90
    -138.47 (-0.81%)
     
  • CMC Crypto 200

    399.19
    -2.62 (-0.65%)
     
  • FTSE 100

    7,521.39
    -46.15 (-0.61%)
     
  • Nikkei 225

    27,885.87
    +65.47 (+0.24%)
     

Vivir sin agua en la segunda ciudad de México

Monterrey, segunda ciudad económica del país, consume de media 156 litros de agua por día y por persona. Pero este año, la ciudad sufre de una sequía intensa por la falta de precipitaciones desde hace 18 meses. Y aunque la lluvia comience a llenar de nuevo los depósitos de la ciudad, una buena parte de la población sigue sin agua.

Informa desde México, Gwendolina Duval

La ciudad pide a la población un esfuerzo colectivo. Sin embargo, se han puesto en marcha pocas restricciones concretas. Miles de hogares siguen recibiendo el agua a través de la distribución de camiones cisterna, otros tienen un poco más de suerte y los grifos funcionan algunas horas por día. Pero hay que ahorrar el preciado líquido al máximo y muchas actividades cotidianas se ven trastocadas por una logística a menudo complicada.

En el barrio rico de San Pedro, George trabaja como barman en un restaurante. Hoy el establecimiento se quedó ocho horas sin agua corriente. “Antes incluso era más, podíamos estar sin agua un día entero, incluso dos”, cuenta el empleado que asegura que como hace meses que esto dura, han tenido que adaptarse

“Lo complicado es lavar la vajilla. Llenamos un balde, ponemos lejía y usamos litros de agua para fregar los vasos. Luego, reciclamos esa agua para fregar el suelo, por ejemplo. Tenemos muchas garrafas, lo que nos ayuda a pasar el día”, explica.

A unos metros de allí, una estación de lavado de autos funciona a pleno rendimiento. “es agua reciclada, agua tratada”, afirma el propietario. Incluso en el peor momento de la crisis, nunca ha bajado el ritmo de su negocio. Pero admite que se ha vuelto muy complicado con la sequía porque hacer venir agua con cisternas representa un coste suplementario.


Leer más sobre RFI