U.S. markets closed
  • S&P 500

    3,841.94
    +73.47 (+1.95%)
     
  • Dow Jones

    31,496.30
    +572.16 (+1.85%)
     
  • Nasdaq

    12,920.15
    +196.68 (+1.55%)
     
  • Russell 2000

    2,192.21
    +45.29 (+2.11%)
     
  • Petróleo

    66.28
    +2.45 (+3.84%)
     
  • Oro

    1,698.20
    -2.50 (-0.15%)
     
  • Plata

    25.30
    -0.17 (-0.65%)
     
  • dólar/euro

    1.1916
    -0.0063 (-0.52%)
     
  • Bono a 10 años

    1.5540
    +0.0040 (+0.26%)
     
  • dólar/libra

    1.3834
    -0.0060 (-0.43%)
     
  • yen/dólar

    108.3600
    +0.3840 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    49,600.07
    +933.09 (+1.92%)
     
  • CMC Crypto 200

    982.93
    +39.75 (+4.21%)
     
  • FTSE 100

    6,630.52
    -20.36 (-0.31%)
     
  • Nikkei 225

    28,864.32
    -65.78 (-0.23%)
     

William Henry Harrison, el presidente de EE.UU. que murió por no abrigarse en su toma de posesión

Javier Taeño
·3  min de lectura

Este 20 de enero de 2021 Joe Biden se convertirá en el cuadragésimo sexto presidente de Estados Unidos y tomará el testigo de Donald Trump en la Casa Blanca. Una toma de posesión que una vez más se va a caracterizar por las frías temperaturas invernales habida cuenta de que la máxima esperada en Washington para esa jornada va a ser de 6 grados.

Estas circunstancias climáticas obligan a tomar precauciones e ir bien abrigados para no coger frío. Y así evitar lo que le ocurrió a William Henry Harrison, noveno presidente del país y también el que menos tiempo estuvo en el cargo, después de resfriarse en la toma de posesión y fallecer apenas un mes después.

William Henry Harrison, el presidente más efímero de Estados Unidos. (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images).
William Henry Harrison, el presidente más efímero de Estados Unidos. (Photo by Smith Collection/Gado/Getty Images).

Para conocer su historia hay que viajar atrás en el pasado, concretamente a 1841. Este hombre, nacido en la por entonces colonia británica de Virginia, se convirtió en un héroe militar, aclamado tras liderar a las fuerzas estadounidenses contra los nativos americanos en la batalla de Tippecanoe en 1811. También tuvo una contribución importante un año después en la guerra anglo-estadounidense por los territorios canadienses.

Además de en el terreno militar, Harrison tuvo una prolífica carrera política que le llevó a ser miembro de la Cámara de Representantes, senador, gobernador del Territorio de Indiana y embajador estadounidense en Colombia. Pero sin duda el culmen fue su llegada a la presidencia del país.

En 1840, ante la impopularidad del presidente Van Buren, se presentó a las elecciones como candidato del partido Whig, una formación liberal a imitación de su homólogo inglés que tuvo éxito en el país en el siglo XIX.

Harrison se impuso de forma contundente y su toma de posesión es una de las más recordadas de la historia de Estados Unidos. El discurso del presidente electo tiene el récord de haber sido el más largo en esta ceremonia. Fueron unas 8.500 palabras (por ejemplo, el de Trump no llegó a las 1.500 palabras), lo que provocó que estuviera leyéndolo durante una hora y 45 minutos.

Además, este hombre se convirtió en el presidente más anciano en jurar el cargo, ya que accedió a la presidencia a los 68 años. Un registro que no fue batido hasta la llegada al poder de Ronald Reagan, aunque después tanto Donald Trump como ahora Joe Biden lo han superado.

Toma de posesión de Donald Trump el 20 de enero de 2017 (REUTERS/Mike Segar)
Toma de posesión de Donald Trump el 20 de enero de 2017 (REUTERS/Mike Segar)

Ese 4 de marzo de 1841 en el que Harrison tomó posesión fue un día muy frío y lluvioso y el presidente electo decidió no usar abrigo ni sombrero, motivo por el cual cayó enfermo. Terminó con un resfriado que se convirtió en neumonía, provocando su fallecimiento el 4 de abril, solo un mes después de haber accedido al cargo. Su prematura muerte hizo que el político de Virginia se convirtiera en el presidente que menos tiempo ha estado al frente del país, un registro que hoy en día sigue vigente.

También desató una crisis constitucional acerca de la sucesión presidencial. Una situación que no se resolvió hasta 1967 con la introducción de la vigesimoquinta enmienda, que establece que será el vicepresidente el que ocupará el cargo en el caso de que el presidente sea depuesto, fallezca o renuncie.

Aunque la causa oficial de la muerte fue esa neumonía, en los últimos años esta versión se ha cuestionado y se cree que pudo fallecer por culpa del agua contaminada de la Casa Blanca que le hizo contraer fiebre tifoidea.

El fallecimiento de Willian Henry Harrison no terminó con la tradición política en la familia, ya que su nieto, Benjamin Harrison, se convirtió en el vigesimotercer presidente de los Estados Unidos, en 1889, ya en el partido republicano.

EN VÍDEO I La reacción homófoba al enterarse de que uno de los candidatos demócratas a la Casa Blanca es homosexual

Más historias que te pueden interesar: