U.S. markets closed

El coronavirus cambia la tendencia de los precios de la vivienda en España

El sector de la vivienda es uno de los más duramente golpeados por las crisis del coronavirus, no obstante, hay quienes afirman que saldrá reforzado de esta situación gracias a su capacidad para generar empleo.

Antes de la crisis del CCOVID-19, el precio de la vivienda en España no dejaba de crecer, pero moderadamente. Ahora se espera que esa tendencia cambie completamente.

Según el último informe de Tinsa, los pisos siguieron encareciéndose en el primer trimestre del año. En concreto, lo hicieron un 2,5% en comparación con el mismo periodo del año anterior y un 0,7% respecto a los tres meses previos, hasta los 1.383 euros por metro cuadrado.

Sin embargo, Barcelona, uno de los principales mercados del país, ha sido la primera ciudad en experimentar una nueva tendencia: el precio de la vivienda allí cerró el primer trimestre de 2020 con una caída del 1,6%, encadenando tres trimestres consecutivos de descensos interanuales. En unos meses, esto podría ocurrir también en otras grandes ciudades españolas, como Madrid, Bilbao o Valencia.

Por el momento, según Tinsa, ya son 14 las provincias que muestran precios medios inferiores a los de hace un año.

Artículos relacionados:

El mercado inmobiliario también se verá afectado por el parón económico generado por el coronavirus. Foto: Getty Images.

Inmobiliarias como Century 21 pronostican que el precio caiga durante los próximos meses. La explicación es muy sencilla: ante la falta de liquidez, tanto los propietarios como los inversores tendrán que aplicar rebajas para vender sus bienes inmuebles. También se prevé la venta de segundas residencias por parte de particulares. La compañía comenta que la promoción inmobiliaria en sí es un negocio de ciclo largo, es decir, está ‘acostumbrado’ a pasar periodos de tiempo con pocas ventas. A pesar de que las decisiones de compra se aplacen, la empresa espera que las operaciones de compraventa no se cancelen, y que la situación se reactive en el último trimestre de 2020.

No obstante, la demanda internacional dentro del sector inmobiliario sí se verá afectada, no solo porque los demás países se encuentran en la misma situación, sino porque también han cerrado sus fronteras al mercado español.

Teniendo en cuenta que el turismo tardará más en recuperarse, la economía tendrá que apoyarse en otro sector que, muy probablemente, será el inmobiliario. No obstante, según apunta la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE), se van a tener que dar ciertos cambios: las administraciones deberán trabajar en mejorar la agilidad de los trámites y en garantizar un entorno seguro para la inversión.

La Asociación sitúa entre un 95 % y un 96 % el porcentaje de vivienda en alquiler en manos de particulares en España; asegura que hay inversores internacionales especializados en el segmento de vivienda en alquiler a los que les falta un marco que les dé más seguridad y estabilidad para poner su dinero aquí. Es necesario también que se apoye al comprador, poniéndole facilidades para el pago inicial o rebajándole el IVA, por ejemplo.

La importancia de la digitalización

Además, es previsible un cambio en las preferencias a la hora elegir vivienda, a causa de la digitalización. ¿Cómo se explica esto? Las nuevas tecnologías han posibilitado que el sector no haya ‘muerto’ del todo durante las últimas semanas: gracias a las herramientas digitales y las aplicaciones, las compañías pueden seguir en contacto permanente y personalizado con inversores, asesores o potenciales cliente.

En general, la crisis del coronavirus le ha dado una oportunidad al teletrabajo, que elimina, en buena medida, la necesidad de vivir cerca de la oficina y, a la larga, podría disminuir la demanda de viviendas en el centro de las ciudades y su aumento en zonas más periféricas. ¿Habrá un antes y un después para la vivienda y el urbanismo por el coronavirus? ¿Se aceptará que el teletrabajo puede suplir mucha labor presencial en las empresas? Hay pronósticos para todos los gustos, y a día de hoy es casi imposible tener visibilidad sobre lo que va a pasar. Sí que podríamos afirmar que en España persistirá esa pasión por el ‘ladrillo’ como inversión y opción vital preferida.

 

Laotracaradelamoneda

IDNET Noticias