U.S. markets open in 8 hours 8 minutes

Por qué Youtube ha tenido que intervenir para frenar el bulo sobre el 5G y el coronavirus

Como viene siendo habitual últimamente con cualquier fenómeno de actualidad, YouTube se está llenando de vídeos que difunden noticias falsas sobre la pandemia del coronavirus, aprovechando la incertidumbre sobre la enfermedad que usan algunos interesados para alcanzar popularidad de la manera más inmoral. Ello ha provocado que el portal esté haciendo todo lo posible para evitar que se propaguen. Los últimos han tenido como víctima a las redes 5G, encargadas de facilitar la conexión a internet en smartphones.

En un comunicado, YouTube aseguró que penalizará y reducirá la cantidad de videos que recomienda a los usuarios en su plataforma que difunden afirmaciones falsas de que la tecnología 5G está vinculada al coronavirus y ayuda a propagarlo, según informa The Guardian.

Por qué Youtube ha tenido que intervenir para frenar el bulo de la conspiración sobre el 5G y el coronavirus (Photo by Matthew Horwood/Getty Images)

Estos vídeos no solo están haciendo que algunos se crean las mentiras, sino que están ocasionando daños reales a las empresas de telefonía, y provocando perjuicios a usuarios justo en épocas de confinamiento, cuando son más necesarias. Al menos siete torres celulares se incendiaron la semana pasada en el Reino Unido, cuatro en las últimas 24 horas, después de que las teorías de conspiración en línea afirmaron incorrectamente un vínculo entre las torres celulares y la pandemia. Una de las torres incendiadas ni siquiera era una antena 5G.

Un portavoz de YouTube aseguró a The Guardian que tiene "políticas claras que prohíben videos que promocionen métodos médicamente sin fundamento para prevenir el coronavirus en lugar de buscar tratamiento médico", y agregó que había comenzado a "reducir las recomendaciones de contenido límite como las teorías de conspiración relacionadas con 5G y coronavirus, al desinformar a los usuarios de manera nociva ".

Tal y como informa la BBC, los sucesos han tenido lugar en antenas de Aighburth, Melling, Liverpool y Birmingham. Las redes sociales se han hecho eco de este asunto, y otros medios como Reuters hablan de cómo las operadoras móviles del país están sufriendo problemas por parte de supuestos activistas de este bulo.

“La industria de las telecomunicaciones trabaja a contrarreloj para mantener la salud vital, la educación, los servicios de emergencia online, los negocios funcionando, y a las familias y al entorno conectado. Es deplorable que infraestructuras tan esenciales sean atacadas basándose en mitos. Pedimos a todos que confíen en las autoridades sanitarias y vivan con la tranquilidad de que las comunicaciones son seguras y sanas”, aseguraba en un comunicado Mats Granryd, director general de la GSM, asociación que engloba en Reino Unido a multitud de operadores móbiles.

Este no es el primer bulo que tiene como protagonista a la red de telefonía 5G que actualmente se está desplegando en Europa. El disparate es de tal magnitud que hasta Stephen Powis, director del NHS, el (sistema de salud británico) ha tenido que confirmar que no existe ninguna base científica que apoye semejante teoría, y que es imposible que alguna radiofrecuencia sea capaz de crear o transmitir no ya el COVID-19, sino cualquier virus.

“Estas son también las redes que usan los servicios de emergencia y nuestros trabajadores sanitarios y estoy completamente disgustado de que la gente pueda llegar a dañar la infraestructura que necesitamos para responder a una emergencia sanitaria como esta”, sentenció.

Más historias que te pueden interesar:

La saturación de Internet por culpa del coronavirus: ¿está en riesgo el acceso a Netflix o YouTube?

Así serían los logos de las grandes marcas bajo las normas impuestas para evitar la expansión del coronavirus

Cómo desinfectar la pantalla del móvil de forma correcta

Los robots nos roban los trabajos, pero, ¿por qué no nos salvan del coronavirus?

Teletrabajo y coronavirus: algunas empresas controlan a los empleados con fotografías cada cinco minutos y videovigilancia