U.S. Markets open in 5 hrs 34 mins

Portugal reinicia su confinamiento con los hospitales al borde del colapso

Lisboa, 19 ene (EFE).- Portugal vive hoy una jornada fundamental para demostrar si su confinamiento, que será endurecido en próximas horas, responde al esfuerzo cívico que pidió este lunes el primer ministro, António Costa, y los ciudadanos lo cumplen a rajatabla para salvar a los hospitales, ya al límite, del colapso.

Unas 14 modificaciones fueron anunciadas el lunes, recogidas en un decreto que deberá ser primero aprobado por el presidente del país para entrar en vigor, como no permanecer en parques y jardines -por donde sí se puede pasear- o que la restauración no venda productos en su puerta -aunque mantiene el preparado para llevar-.

Los cambios, que se espera sean efectivos a partir de mañana, son en realidad ajustes del confinamiento que empezó en el país el viernes y que, en su primer fin de semana, ha levantado dudas sobre su éxito, tras verse mucha más movilidad de la deseada en las calles.

Este martes será una suerte examen para ver si los llamamientos del Gobierno, que ha subrayado la gravedad de la situación, impactan en el comportamiento de la sociedad antes incluso de que esos ajustes entren en vigor.

El Ejecutivo apela a un cambio de actitud que acabe con las escenas de nutridos grupos de personas en la calle vistas en el fin de semana, pero también el lunes.

Algunos cálculos apuntan a que en este confinamiento apenas se ha reducido la movilidad un 30 %, muy inferior a casi el 70 % que bajó la primera vez que los portugueses tuvieron que quedarse en casa, en marzo de 2020, para frenar la primera ola, mucho más leve que la tercera que golpea ahora al país y que ha llevado a los hospitales al límite.

Portugal lleva once días consecutivos por encima de los 100 muertos -que nunca se había alcanzado en las dos primeras olas-, con un nuevo récord diario este lunes, 167 fallecidos, en tanto que los contagios han estado rondando los 10.000 por jornada.

Cifras que han aumentado la presión hospitalaria del país, con diez millones de habitantes y donde en apenas 18 días el número de pacientes ingresados ha aumentado más del 80 %.

En total hay ya 5.165 personas ingresadas por coronavirus, (aumentaron en 276 en el último día), de las cuales 664 están en unidades de cuidados intensivos.

La ministra de Salud, Marta Temido, ya avisó este domingo tras visitar un hospital que la sanidad pública está "en una situación extrema, en sobresfuerzo": "Hay un límite y estamos casi llegando a ese límite", sostuvo.

Tanto, que volverán ya los hospitales de campaña a algunas ciudades -en Lisboa está previsto que se abran dos esta semana- y aumentan las voces que piden en Portugal que se recurra al sector privado, algo que el Ejecutivo no descarta.

(c) Agencia EFE