U.S. markets open in 8 hours 30 minutes
  • F S&P 500

    3,950.25
    +5.25 (+0.13%)
     
  • F Dow Jones

    33,677.00
    +44.00 (+0.13%)
     
  • F Nasdaq

    11,580.25
    +14.25 (+0.12%)
     
  • RTY=F

    1,815.60
    +1.50 (+0.08%)
     
  • Petróleo

    74.42
    +0.17 (+0.23%)
     
  • Oro

    1,785.60
    +3.20 (+0.18%)
     
  • Plata

    22.49
    +0.16 (+0.69%)
     
  • dólar/euro

    1.0470
    +0.0001 (+0.01%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5130
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.17
    +1.42 (+6.84%)
     
  • dólar/libra

    1.2130
    -0.0004 (-0.03%)
     
  • yen/dólar

    137.3930
    +0.4330 (+0.32%)
     
  • BTC-USD

    17,011.47
    +18.87 (+0.11%)
     
  • CMC Crypto 200

    401.45
    -0.36 (-0.09%)
     
  • FTSE 100

    7,521.39
    -46.15 (-0.61%)
     
  • Nikkei 225

    27,709.50
    -176.37 (-0.63%)
     

La deuda de la selección argentina camino al Mundial de Qatar

Lionel Messi, antes del momento del himno argentino, en el triunfo del viernes ante Honduras
Lionel Messi, antes del momento del himno argentino, en el triunfo del viernes ante Honduras - Créditos: @Prensa AFA

Le sobran certezas a la Argentina, tantas que, como no se recuerda en décadas, la definición de la lista que irá al Mundial no despierta intrigas ni polémicas. Matices menores detrás de algún nombre que no alcanzan para encender una discusión. Campeón de América, afirmado en una serie invicta de 34 partidos y con una química grupal que presenta a los jugadores como una manada de lobos hambrientos, el equipo recorre la cuenta regresiva hacia Qatar sin caer en la relajación ni en las subestimaciones.

Pero conviene ser inconformista, apuntar a las debilidades para intentar subir la vara. Detrás de la catarata de victorias surge un dato inquietante: ¿se trata apenas de una curiosa estadística o de un déficit de arrastre? Si Lionel Messi y Lautaro Martínez no están en la cancha, ¿quién puede convertir los goles? El repaso advierte que será mejor que ni se resfríen.

Lautaro Martínez es el centrodelantero titular que eligió Scaloni desde el comienzo de su ciclo
Lautaro Martínez es el centrodelantero titular que eligió Scaloni desde el comienzo de su ciclo - Créditos: @Prensa AFA

El rastrillaje por los datos acerca una alarma, que el amistoso con Honduras la certificó. La selección en la etapa de Scaloni suma 90 goles y entre Lautaro y el capitán suman 44, nada menos que el 49%. Martínez (21) y Messi (23) concentran el gol. Nunca es saludable porque evidencia una dependencia. Para ser más contundentes, ¿quiénes los persiguen? Ángel Di María, con 5, y más atrás todavía, Dybala, Nico González, Paredes y Agüero (sí, Agüero), con tres. Luego, muchos con baja metralla, como Alario, Ángel y Joaquín Correa, ‘Papu’ Gómez, De Paul, Lo Celso y Ocampos, todos con dos. Un abismo entre aquellos y éstos, una desproporción peligrosa. Diagnóstico obvio: volantes con recortada capacidad de gol y ningún inquilino del área con peso propio, más allá de Lautaro. En síntesis: el corazón del equipo, el medio, la sala de máquinas, no tiene gol: entre De Paul/ Paredes/ Lo Celso apenas sumas siete gritos; el juego aéreo no es una vía, los zagueros no convierten (Cuti Romero hizo uno y Otamendi ninguno); y no hay un goleador suplente en el plantel, nadie con olfato de área. ¿Lucas Alario o Gio Simeone? Salieron del radar de Scaloni.

La Argentina se recuesta en Messi y Lautaro. Se acostumbró a su rentable presentismo. Desde que a Scaloni lo confirmaron en el cargo, es decir, después de los encuentros como interino en el segundo semestre de 2018, siempre, pero siempre, al menos alguno de los dos fue titular. Hasta este amistoso del viernes por la noche en Miami han sido 42 cotejos consecutivos, desde aquel con Venezuela (derrota 3-1, pero con gol de Lautaro), en Madrid, en marzo de 2019. Uno u otro siempre están, y habitualmente, los dos.

Grita Lautaro Martínez, sonríe Messi: la dupla de ataque de la selección concentra también el poder de gol. ¿Y si alguno de los dos no estuviera?
Grita Lautaro Martínez, sonríe Messi: la dupla de ataque de la selección concentra también el poder de gol. ¿Y si alguno de los dos no estuviera? - Créditos: @Miguel Gutierrez

Los partidos pueden ser importantes o decorativos, oficiales o amistosos. Casi siempre se resuelven igual, y es a través de ellos. Ni contra adversarios a los que solo les interesa guardar para siempre el momento con una selfie con Messi, casi amateurs, se despejan otros caminos al gol. Tienen que ser Messi o Lautaro. No es saludable para el equipo. Las debilidades de Jamaica, el martes próximo, en Nueva Jersey, quizás permitan matizar esta costumbre. Porque ya no se trata de una tendencia, es una marca de estilo. Intimidante para los adversarios, sí. Pero un rasgo tan ‘totalitario’ también encierra una carencia. Un descubierto.

Ellos son la pólvora de la selección, cualquier ejemplo lo certifica. En las eliminatorias sudamericanas, la Argentina sumó 27 goles, y 14 llevaron su firma, siete y siete; después de la Copa América, la Albiceleste marcó 41 tantos, y 26 son de su autoría, con 16 de Messi y 10 de Martínez. La finalización de las maniobras les pertenece. Otra referencia, al pasar, pero contundente: de los 20 encuentros más recientes en los que la selección anotó al menos un tanto, en apenas cinco ellos no marcaron. La influencia –y dependencia– es absoluta. Peligroso.