Anuncios
U.S. markets open in 2 hours 13 minutes
  • F S&P 500

    5,060.00
    +63.75 (+1.28%)
     
  • F Dow Jones

    38,819.00
    +142.00 (+0.37%)
     
  • F Nasdaq

    17,900.25
    +363.50 (+2.07%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,013.50
    +13.00 (+0.65%)
     
  • Petróleo

    77.72
    -0.19 (-0.24%)
     
  • Oro

    2,039.10
    +4.80 (+0.24%)
     
  • Plata

    23.10
    +0.23 (+0.99%)
     
  • dólar/euro

    1.0858
    +0.0035 (+0.33%)
     
  • Bono a 10 años

    4.3250
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    14.23
    -1.11 (-7.24%)
     
  • dólar/libra

    1.2677
    +0.0038 (+0.30%)
     
  • yen/dólar

    150.2580
    -0.0500 (-0.03%)
     
  • Bitcoin USD

    51,646.77
    +571.11 (+1.12%)
     
  • CMC Crypto 200

    885.54
    0.00 (0.00%)
     
  • FTSE 100

    7,677.36
    +14.85 (+0.19%)
     
  • Nikkei 225

    39,098.68
    +836.52 (+2.19%)
     

El Gobierno se quedó casi sin margen para cumplir con una meta clave

Sergio Massa con Kristalina Georgieva, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI)
Sergio Massa con Kristalina Georgieva, la directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI) - Créditos: @Ministerio de Economía

En marzo, la Argentina prácticamente no tiene permitido tener más déficit fiscal primario. En vistas de los números en rojo que registró el sector público nacional durante enero y febrero, hoy el Gobierno tiene un margen de apenas un 2% ($9.000 millones) para no incumplir con las metas trimestrales que se negociaron con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a comienzos del año pasado.

Entre enero y febrero, el Estado acumuló un rojo primario de $432.000 millones (el 0,3% del PBI), lo que lo ubica como el primer bimestre más deficitario de los últimos 30 años en términos reales, según un análisis de la consultora económica Ecolatina. Se gastó en dos meses el 98% del objetivo que se había acordado para tres meses, ya que se contemplaba un monto total de $441.500 millones.

Hay varias razones que explican esos números. Por un lado, el Gobierno tuvo menos recaudación por el desplome que registraron los derechos de exportación (por la sequía, en febrero cayeron un 73% interanual en términos reales), menor actividad económica y mayor inflación.

Qué necesita la Argentina para atraer inversiones y liderar la transición energética, según Estados Unidos

“Para cuantificar el impacto negativo de la sequía en las cuentas públicas: si la recaudación por Derechos de Exportación se hubiera mantenido estable en términos reales, el rojo primario en el primer bimestre habría sido apenas la mitad del acumulado efectivamente”, señaló Ecolatina en un informe.

Por el otro, hubo más gastos por obras de infraestructuras relacionadas con el gasoducto (+71% real), el subsidio tarifario que todavía resta por completarse y la típica expansión del gasto en año electoral.

“Pero algo de ajuste en el gasto existió. En la comparación interanual, las erogaciones del sector público se redujeron 3,7% en términos reales, tras haberse expandido 6,3% interanual (i.a) en el mes previo. Esta contracción se explicó en gran medida por la dinámica de las prestaciones sociales, la partida que más pesa en el gasto, y que se contrajo 6,3% i.a. Concretamente, las jubilaciones y pensiones contributivas se redujeron 10,1% i.a. a causa de una licuación vía inflación. De mantenerse esta secuencia a lo largo del 2023, se consolidaría el sexto año consecutivo de caída en el gasto real asignado a esta partida”, explicaron desde GMA Capital.

Es el peor bimestre de las últimas tres décadas, según Ecolatina
Es el peor bimestre de las últimas tres décadas, según Ecolatina

Para la consultora económica LCG, para contrarrestar el déficit, el Gobierno tendría que generar nuevos ingresos (más impuestos, por ejemplo), una reducción real del gasto (algo difícil en un año electoral) o una combinación de ambos. Si bien el ministro de Economía, Sergio Massa, logró renegociar una flexibilización de la meta de reservas -otro de los desafíos que enfrentará la administración este año-, el déficit fiscal continuaría sin modificaciones.

Para cumplir con el objetivo, el Ejecutivo podría repetir la misma estrategia que utilizó en junio y diciembre del año pasado: atrasar la cancelación de pagos e incrementar la deuda flotante (devengar gastos pero no pagarlos). En caso de incumplir, deberá pedir un waiver (perdón) cuando se reúna con el equipo de Kristalina Georgieva.

Massa raspa la olla pero no aleja el fantasma de la devaluación

En el entretanto, para cubrir el déficit fiscal, esta semana el Banco Central dispuso de “Adelantos Transitorios” como medio de financiamiento al Tesoro por $130.000 millones. Es decir, más emisión monetaria, con el peligro latente de que le eche más fuego a la inflación. Además, el Ministerio de Economía obligó la pesificación de los bonos en dólares que tienen los organismos públicos, como el Anses. En el fondo, esa medida busca obtener financiamiento para el Tesoro.

“En definitiva, toda la inestabilidad macro se termina explicando por el frente fiscal. Mientras no se ataque el problema de fondo, es difícil pensar una normalización o estabilización de la economía, menos en un año electoral. Pero todas las medidas monetarias, fiscales y cambiarias que se van tomando apuntan a ‘parchear’ la cuestión de fondo que sigue sin resolverse: para llevar a la Argentina a un sendero virtuoso hay que reducir el gasto público, bajar la presión tributaria y reducir el déficit fiscal. Algo nada fácil”, dijeron desde Invertir en Bolsa.