Anuncios
U.S. markets closed
  • S&P 500

    5,431.60
    -2.14 (-0.04%)
     
  • Dow Jones

    38,589.16
    -57.94 (-0.15%)
     
  • Nasdaq

    17,688.88
    +21.32 (+0.12%)
     
  • Russell 2000

    2,006.16
    -32.75 (-1.61%)
     
  • Petróleo

    78.49
    -0.13 (-0.17%)
     
  • Oro

    2,348.40
    +30.40 (+1.31%)
     
  • Plata

    29.62
    +0.55 (+1.91%)
     
  • dólar/euro

    1.0709
    -0.0033 (-0.31%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2130
    -0.0250 (-0.59%)
     
  • dólar/libra

    1.2686
    -0.0075 (-0.59%)
     
  • yen/dólar

    157.3230
    +0.3410 (+0.22%)
     
  • Bitcoin USD

    66,061.71
    -806.25 (-1.21%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,400.47
    -17.41 (-1.23%)
     
  • FTSE 100

    8,146.86
    -16.81 (-0.21%)
     
  • Nikkei 225

    38,814.56
    +94.09 (+0.24%)
     

El año en que invertimos en peligro. Alternativas para dormir tranquilos

Después de las Paso la presión del mercado cambiario será más fuerte y la probabilidad de ajuste del tipo de cambio aumentan considerablemente, advierten los analistas
Después de las Paso la presión del mercado cambiario será más fuerte y la probabilidad de ajuste del tipo de cambio aumentan considerablemente, advierten los analistas - Créditos: @shutterstock

Semanas de mucha incertidumbre. A los tembladerales domésticos se le suma un panorama financiero global que no aporta calma en absoluto. ¿Cómo tratar de dormir más tranquilo siendo un simple ciudadano de a pie, que no participa de las mesas de negociaciones, pero recibe los coletazos?

¿Tasa de interés para reducir el impacto de la inflación sobre el bolsillo? ¿Dolarizar todo lo que se pueda para estar con el casco puesto si llega la tan “temida” corrección cambiaria? ¿O ir por un mix, tomar algo de coraje y sumar un poco de riesgo para capturar ganancias si el mercado empieza confiar en un cambio de ciclo?

Seguros: las claves para activar el “modo protegido”

PUBLICIDAD

“El inversor está sufriendo la volatilidad de los mercados. Esto no es exclusivamente local, sino que también se debe a una situación externa incierta, donde los problemas que mostraron algunos bancos en Estados Unidos y en Europa agitaron los fantasmas de una crisis sistémica”, analiza de entrada Martín Polo, jefe de Estrategia de Cohen. “Localmente la volatilidad e incertidumbre están a la orden del día y al panorama global incierto se le suman los efectos de la sequía que le ponen más presión a una economía que ya viene frágil desde hace un año”.

“Termina un marzo complicado para el Banco Central. Los activos argentinos sufren por cuestiones propias y externas y se están yendo muchísimos dólares”, resume Pedro Siaba Serrate, Head of Research & Strategy de PPI y no contagia precisamente optimismo: “No pareciera mejorar la situación hacia adelante, porque la sequía tuvo un impacto muy fuerte en las proyecciones”. En un juego de palabras Siaba Serrate aclara: “La lectura correcta no es que faltan dólares, sino que hay un excedente de pesos. ¿Cómo se sale de esta bola de pesos gigantesca? Sin dudas, será el principal desafío de la próxima administración. En principio, lo que sí sabemos es que, por naturaleza, tendremos volatilidad en los dólares financieros este año electoral, en un contexto en el cual no se descartan chispazos. Sin ir más lejos, según nuestra medición del M3 de la economía, el CCL tiene recorrido por delante”.

Polo, de Cohen, baja algunas ideas concretas para los inversores. “Con este marco de fondo, podemos trazar dos plazos de inversiones: hasta las Paso y de las Paso en adelante. Para el primero, si bien con cada vez más tensión, esperamos que no haya salto devaluatorio, por lo que recomendamos una cartera compuesta por bonos ajustables por CER (la mayor parte), letras del Tesoro y bonos ajustables por tipo de cambio oficial”, desgrana Polo.

“Después de las Paso la presión del mercado cambiario será más fuerte y la probabilidad de ajuste del tipo de cambio aumentan considerablemente, por lo que recomendamos bonos dollar linked, en lo posible corporativos. Para el que quiere invertir en moneda extranjera, priorizamos los bonos provinciales y corporativos que mostraron ser mucho menos volátiles”.

Los expertos de Adcap Grupo Financiero, miran también para el lado de los activos atados a la evolución del dólar oficial. “En los FCI dollar linked estamos viendo interés. Parece configurarse un escenario de candidatos moderados a la presidencia, con la renuncia de Mauricio Macri, aunque resta ver qué tan moderada va a ser Patricia Bullrich”, dicen en un primer análisis. Agregan que “si este escenario market friendly se confirma, sería muy bueno para casi todos los activos locales y en este sentido, el mercado de acciones debería comportarse muy bien”.

En otro orden, y considerando que habrá unos US$20.000 millones menos de cosecha, desde Adcap recomiendan monitorear de cerca los depósitos privados en dólares. “Motivos para preocuparse hay, pero al menos por ahora, no hay señales de alerta”, opinan.

Inversiones: opciones para ganarle a la inflación en el corto plazo

En esa misma sintonía, Siaba Serrate resume: “el Gobierno está ganando tiempo con medidas cortoplacistas, pero no hay un ancla fiscal u otra medida que nos acerque a la meta de déficit fiscal pautada con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Con la baja de los ingresos del fisco por la sequía y considerando que en año electoral habrá un incremento del gasto público, no estaríamos dando, quizás, las señales correctas (o que se esperan leer)”.

Desde el análisis de Mauro Mazza, a cargo del departamento de research de Bull Market Brokers “el costo-beneficio de estar en pesos haciendo tasa y con instrumentos que son un gran desafío para el próximo gobierno como las letras en pesos del tesoro o un plazo fijo, no valen el rendimiento. Un 7% mensual con riesgo de una depreciación del peso del 50% es perder todo el capital durante 2023 o el verano de 2024″.

Para el inversor local con acceso a cuentas del exterior que quiere una estrategia bien conservadora y no desvelarse demasiado, Polo recomienda “apuntar a una cartera conservadora, compuesta en mayor medida por Bonos del Tesoro y bonos corporativos globales de alta calidad de manera de aprovechar los rendimientos que pagan y completarla con acciones de sectores defensivos -salud, utilities, consumo masivo”.

Parte de esta estrategia se puede llevar a cabo también desde la Argentina a través de los cedear. “Se puede armar una cartera diversificada y defensiva, incluso pudiendo invertir en activos más seguros como el oro”, apunta el analista de Cohen.

Subir el riesgo

La recomendación de Mazza, de Bull Market, pasa por buscar altos rendimientos en dólares. “Sugerimos una estrategia que tenga como pivot la renta en dólares con tasas mayores a 10%, incluso al 20% con una ON que llamamos ‘un oasis en el Sahara’”.

¿De qué se trata? “Recomendamos tener el 70% de la cartera en Mastellone 2026 y GEMSA 2027, los tickets son MTCGD para la de Mastellone que rinde un 10%, y MRCAD para la GEMSA que rinde un 20%. Son ley extranjera, pagan dólar cable, no pueden ser pesificadas, no pueden ser afectadas en un corralito y si la empresa no pudieran pagar, tienen prioridad número uno de cobro sobre otros instrumentos por la jurisdicción”, desgrana el analista de Bull Market.

En Adcap, pensando en inversores que pueden sofisticarse un poco más, proponen el bono dual “que es una herramienta para operar el trade de reducción de la brecha cambiaria. Es un instrumento que captura las expectativas de inflación y de devaluación”. Otra alternativa que consideran que vale la pena mirar es el bono GD35 contra el GD41 aunque creemos que va a andar mejor primero el carry trade con los bonos duales”, desgranan.

Otra recomendación de Mazza, con más riesgo y haciendo base en renta variable (acciones) es “armar posición en San Miguel, (SAMI) la empresa que se está reconvirtiendo de la materia prima de cítricos a la manufactura de molienda para jugos. Y sumar algo de Petrobras (PBR), la petrolera brasileña que sobre-reaccionó a las primeras medidas de Lula”.