U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,071.70
    -4.87 (-0.12%)
     
  • Dow Jones

    34,429.88
    +34.87 (+0.10%)
     
  • Nasdaq

    11,461.50
    -20.95 (-0.18%)
     
  • Russell 2000

    1,892.84
    +11.16 (+0.59%)
     
  • Petróleo

    80.34
    -0.88 (-1.08%)
     
  • Oro

    1,811.40
    -3.80 (-0.21%)
     
  • Plata

    23.35
    +0.51 (+2.25%)
     
  • dólar/euro

    1.0531
    +0.0002 (+0.02%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5060
    -0.0230 (-0.65%)
     
  • dólar/libra

    1.2296
    +0.0040 (+0.33%)
     
  • yen/dólar

    134.2500
    -1.0560 (-0.78%)
     
  • BTC-USD

    17,027.94
    +51.17 (+0.30%)
     
  • CMC Crypto 200

    404.33
    +2.91 (+0.72%)
     
  • FTSE 100

    7,556.23
    -2.26 (-0.03%)
     
  • Nikkei 225

    27,777.90
    -448.18 (-1.59%)
     

Alyson Eckmann pone a Telecinco entre la espada y la pared en 'Pesadilla en el paraíso'

Es una pena que Alyson Eckmann haya sido la tercera expulsada en Pesadilla en el paraíso. Es de esas participantes que nunca defrauda en este formato. Pero, por otro lado, su salida ha aportado nueva información de lo que se cuece en la granja gaditana. La norteamericana no se ha cortado un pelo y ha soltado varias perlitas que revelan claramente por qué este programa es un estrepitoso fracaso. Tras asegurar que se ha retirado de la televisión, se atrevió a decir todo lo que quiso y más dejando no precisamente en el mejor lugar a Telecinco y su nuevo reality. Habló alto, claro y hubo poco más que añadir.

Llegó como un huracán a Pesadilla en el paraíso. Ella, que es toda una experta en animales por haber crecido en el campo, iba decidida a darlo todo. Pero rápidamente notamos cómo se fue desinflando. La Aly de este programa nada tiene que ver con la que vimos hace unos años en Gran Hermano. Y no porque haya cambiado y sea otra persona, su gracia y esencia son las mismas, sino porque el show en sí la fue desilusionando cada día. Casi no la veíamos en las galas pues era opacada por otras historias como el romance de Omar y Marina, o las salidas de tono de Mónica Hoyos, Xavier e Israel.

A mí me parecía extraño que con su carácter y su experiencia en realities, Alyson estuviera tan en un segundo plano. No pedíamos que tuviera un romance con Marco porque sabíamos que ambos han superado esa etapa y cada cual está feliz con su pareja, pero sí esperábamos algo más, y en ningún caso una expulsión tan temprana. De hecho, su entrevista con Carlos Sobera durante el debate fue una fiesta de risas, morbo y fuertes confesiones. Esa es la Aly que todos queríamos y conocíamos. ¿Qué ha pasado entonces para que la magia y el carisma de la también presentadora se fuera de un plomazo?

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

Ha sido ella misma quien, sin ser preguntada, ha dado todas las claves de este bajón emocional. Para empezar aseguró que se aburría como una ostra. Reconoce que no es muy de grupos, pero la cosa va más allá, pues en GH sí logró destacar aún sin ser la reina de la sociabilidad. El hecho de que "no había cámaras fijas" como en otros realities dejaba muchos tiempos y lugares vacíos para hacer cosas que no se viesen ante el espectador. Por ejemplo, ella aseguró que se iba a la zona de los animales donde lloraba casi todas las noches. Unas imágenes que jamás salieron a la luz y que hubieran mostrado a una Aly más real y cercana. Ese espacio era el lugar donde se refugiaba porque sabía que nadie la vería.

Su cara fue todo un poema cuando escuchó en plató que Víctor Janeiro era el mayor mueble de la casa. Fue ahí que Alyson se puso seria y aseguró que eso no era verdad. Defendió el comportamiento del torero y ensalzó su buen hacer en el show, señalando al mismo problema de siempre: las cámaras no están en todos lados y no captan muchas de las realidades que allí pasan. Un argumento que dio en varias ocasiones para dar a entender que nos perdemos una gran parte de las cosas que suceden..

Alyson hizo una fotografía del programa y de algunos de sus concursantes que, desde fuera, no nos daba esa percepción, al menos de primeras. Desenmascaró a compañeros como Gloria Camila a quien, en cambio, sí considera el mayor mueble del lugar por siempre tener la misma cara de enfado y malestar. Lo mismo dijo de Marina, por cierto, la cuarta expulsada. Con ella se pone pausa al romance con Omar y se abre un nuevo capítulo con la entrada de Raquel Lozano, su ex. El programa la eligió como sustituta de Nadia Jémez, quien abandonó hace unos días, con el fin de formar un trío guerrero. Pero se ha quedado con las ganas porque una de las tres piezas ya no está al perder contra su propia pareja en la prueba de la sierra.

En fin, que les ha salido el tiro por la culata. Pero volviendo a Alyson, su cara y sus gestos, también sus palabras, denotaban lo aburrido y poco emocionante que había sido esta experiencia. Tanto que hasta aseguró que, en cierta manera, estaba algo arrepentida por haber entrado. Quedó al descubierto que no era exactamente lo que imaginaba y no lo ha disfrutado de la misma manera que GH. Lo único que sí aseguró llevarse en el corazón fueron a los animales, sus mejores compañeros en esta experiencia. Por decir, hasta dijo en sus redes que salió del programa hace mucho, tanto, que le dio tiempo a ir a Estados Unidos y volver para esta gala, esta vez con su novio.

Lo que nos quedó claro en su aparición en el debate es que, aunque diga que la televisión ya no es su lugar y se va a retirar, ella es un animal televisivo. Tiene gancho por decir las cosas claras y como son. Durante su intervención este domingo, brilló mucho más que estas cuatro semanas en el reality, nos hizo reír y escandalizar, y eso es lo que nos perdimos durante su estancia en la granja. Ha sido un auténtico desperdicio.

Eso de que nada sea en tiempo real no ha ayudado para nada a la buena evolución del programa que, tal vez para adelantar su final, está multiplicando las expulsiones de los participantes. Y así decidieron que saliera alguien más: Marina. Y, ojo, porque la gala principal se ha adelantado al miércoles y ese día ¡habrá dos expulsiones! Una manera rápida de ir finiquitando una de las mayores meteduras de pata de la parrilla de Telecinco que, si bien es cierto este domingo alcanzó un 11.8 %, con la llegada de Raquel Lozano, sigue sin cumplir las expectativas.

Parece haber tanta prisa para que todo acabe y tantos buenos participantes ya en la calle, como son Alyson, Marina y la propia Mónica, que la cosa tiene cada vez menos sentido. Ya nos olíamos que era crónica de una muerte anunciada, y la cadena parece que no está dispuesta a seguir prolongando esta agonía. Afortunadamente tiene a la gallina de los huevos de oro con La isla de las tentaciones, el único estreno de esta temporada que le ha hecho líder en prime time y que compensa un poco el desastre que ha supuesto Pesadilla en el paraíso. Por cierto, nunca un título de un programa tuvo tanto sentido.

Más historias que te puedan interesar: