U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,070.56
    +10.13 (+0.25%)
     
  • Dow Jones

    33,978.08
    +28.67 (+0.08%)
     
  • Nasdaq

    11,621.71
    +109.30 (+0.95%)
     
  • Russell 2000

    1,911.46
    +8.39 (+0.44%)
     
  • Petróleo

    79.38
    -1.63 (-2.01%)
     
  • Oro

    1,927.60
    -2.40 (-0.12%)
     
  • Plata

    23.73
    -0.30 (-1.23%)
     
  • dólar/euro

    1.0874
    -0.0018 (-0.16%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5180
    +0.0250 (+0.72%)
     
  • dólar/libra

    1.2395
    -0.0012 (-0.10%)
     
  • yen/dólar

    129.8000
    -0.3530 (-0.27%)
     
  • BTC-USD

    23,008.90
    -138.96 (-0.60%)
     
  • CMC Crypto 200

    526.66
    +9.65 (+1.87%)
     
  • FTSE 100

    7,765.15
    +4.04 (+0.05%)
     
  • Nikkei 225

    27,382.56
    +19.81 (+0.07%)
     

El apocalipsis de las compañías zombis se acerca, advierte experto

Las empresas zombis nacieron durante la década perdida de Japón de 1990. Luego proliferaron luego de la Gran Crisis Financiera del 2008. (Getty Images)
Las empresas zombis nacieron durante la década perdida de Japón de 1990. Luego proliferaron luego de la Gran Crisis Financiera del 2008. (Getty Images)

La madre de todas las crisis económicas se avecina y los políticos podrán hacer poco para evitarla. Y las primeras víctimas fatales de la debacle serán las llamadas compañías zombis.

Ese es el pronóstico de Nouriel Roubini, profesor emérito de la Escuela de Negocios Stern de la Universidad de Nueva York y CEO de Roubini Macro Associates. Aunque se ha ganado el apodo del “Doctor Fatalidad” por sus acertados pronósticos pesimistas en momentos de tempestades financieras.

Fue uno de los primeros en detectar la Gran Crisis Financiera de 2008, que se gestó por los préstamos abusivos a compradores de viviendas de bajos ingresos, la toma de riesgos excesivos de las instituciones financieras internacionales y el estallido de la burbuja inmobiliaria en los Estados Unidos.

Su radar de cataclismos se ha vuelto a activar en 2022. Roubini ha advertido desde hace meses que una recesión en Estados Unidos es inevitable y que provocará una crisis global de deuda estanflacionaria.

A principios de diciembre de 2022, pronosticó el impacto que la recesión tendrá en el mercado de valores estadounidense, a pesar del aparente leve repunte en los índices

“En una recesión breve y poco profunda, por lo general, desde el máximo hasta el mínimo, el S&P 500 cae un 30%”, dijo Roubini a Bloomberg. "Entonces, incluso si tenemos una recesión leve... caerá otro tendrá 15%". Agregó que si atravesamos otra crisis no tan severa como la del 2008, las acciones perderían otro 25%.

Ante esa situación, la Reserva Federal se verá obligada a subir las tasas de interés al 6% para combatir la inflación, a juicio del economista, y eso dejará a las compañías zombis en graves aprietos.

Historia de las compañías zombis

Las compañías zombis son aquellas que ganan el dinero justo para continuar operando y pagar las cuotas de sus deudas, pero no pueden terminar de pagar lo adeudado en su totalidad. Estas empresas apenas subsisten porque solo se las arreglan para cubrir los gastos generales como salarios, alquileres, pagos de intereses de la deuda, pero no tienen el excedente de capital que necesitan para invertir y estimular su crecimiento.

Una investigación del Harvard Business Review reveló que la historia de las empresas zombis comenzó durante la "década perdida" de Japón en 1990. A medida que la economía de Japón comenzaba a decaer, algunas empresas japonesas no podían afrontar siquiera el pago de los intereses de sus deudas. Normalmente, estas empresas habrían quebrado, pero los bancos optaron por dejar que las empresas hicieran una pausa en los pagos para no admitir ante sus accionistas de que se trataba de un préstamo incobrable. En realidad, el sector bancario lo que hizo fue prolongar la agonía de esas empresas durante años.

Ese fenómeno no se limitó a Japón. Ese mecanismo se utilizó en muchos países durante la crisis financiera de 2008. Los economistas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) dijeron en una publicación en 2017 que las empresas zombis parecían estar en aumento en las economías de Bélgica, Finlandia, Francia, Italia, Corea, Eslovenia, España, Suecia y el Reino Unido. Y que ese aumento parecía relacionado con un lento crecimiento de la productividad.

Los especialistas señalaron que la existencia de las empresas zombis perjudica la economía, porque alivia el dolor a corto plazo pero impide el nacimiento de nuevas empresas y el fortalecimiento de las compañías más productivas.

Analistas del Bank for International Settlements explicaron que en los países que lograron reducir más las tasas de interés fueron aquellos donde más aumentó la proporción de empresas zombis. También identificaron que las industrias con mayor porcentaje de zombis es eran las del sector de recursos naturales como el carbón y los metales, seguidas por las farmacéuticas.

A juicio de Roubini, las empresas zombis fueron rescatadas durante la crisis de COVID, mediante unas tasas de interés mínimas y una política en la que la Reserva Federal compró valores respaldados por hipotecas y bonos del gobierno para impulsar los préstamos y la inversión en la economía.

El principio del fin

Roubini ha vaticinado que los años de las políticas fiscales, monetarias y crediticias extremadamente laxas han terminado.

Los bancos centrales deberán proteger la estabilidad de los precios con un aumento de las tasas de interés y eso representará un duro golpe para los costos del servicio de las deudas de las compañías zombis.

Así como las personas verán la erosión de sus ingresos reales por el avance de la inflación, las empresas se enfrentan a un fuerte aumento del costo del endeudamiento, un descenso de sus ingresos y un declive de los valores de los activos, en una seguidilla de golpes de los que no saldrán ilesas.

“Peor aún, estos desarrollos coinciden con el regreso de la estanflación (alta inflación junto con un crecimiento débil). La última vez que las economías avanzadas experimentaron tales condiciones fue en la década de 1970. Pero al menos en ese entonces, los índices de endeudamiento eran muy bajos. Hoy enfrentamos los peores aspectos de la década de 1970 (shocks estanflacionarios) junto con los peores aspectos de la crisis financiera mundial. Y esta vez, no podemos simplemente reducir las tasas de interés para estimular la demanda”, escribió Roubini en un artículo de opinión en Project Syndicate.

En el futuro cercano será inevitable la llegada de “la madre de todas las crisis de deuda estanflacionaria” y el fin de las firmas de los muertos vivientes.

Fuentes: Fortune, Yahoo, Harvard Business Review, Project Syndicate.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

¿Qué son los neobanks y en qué se diferencian de la banca tradicional?