Anuncios
U.S. markets open in 50 minutes
  • F S&P 500

    5,434.00
    -3.50 (-0.06%)
     
  • F Dow Jones

    38,521.00
    -84.00 (-0.22%)
     
  • F Nasdaq

    19,707.50
    +22.00 (+0.11%)
     
  • E-mini Russell 2000 Index Futur

    2,021.40
    -7.60 (-0.37%)
     
  • Petróleo

    78.95
    +0.50 (+0.64%)
     
  • Oro

    2,331.60
    -17.50 (-0.74%)
     
  • Plata

    29.32
    -0.16 (-0.53%)
     
  • dólar/euro

    1.0712
    +0.0003 (+0.03%)
     
  • Bono a 10 años

    4.2610
    +0.0480 (+1.14%)
     
  • Volatilidad

    13.05
    +0.39 (+3.08%)
     
  • dólar/libra

    1.2666
    -0.0019 (-0.15%)
     
  • yen/dólar

    157.8930
    +0.5700 (+0.36%)
     
  • Bitcoin USD

    65,552.27
    -973.38 (-1.46%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,368.57
    -19.59 (-1.41%)
     
  • FTSE 100

    8,145.73
    -1.13 (-0.01%)
     
  • Nikkei 225

    38,102.44
    -712.12 (-1.83%)
     

Un aterrador vuelo de 10 minutos se suma a años de problemas de Boeing: 737 Max, accidentes fatales y pérdida de reputación

(CNN) — Boeing solía tener reputación de seguridad y calidad inigualables en sus aviones comerciales. Ya no es así. El aterrador accidente a bordo de un avión 737 Max 9 —de apenas 10 semanas de construido— el viernes 5 de enero por la noche es solo el último de lo que ha sido una larga serie de preguntas sobre seguridad y control de calidad sobre los aviones Boeing. 

Sorprendentemente, nadie murió ni resultó gravemente herido cuando un trozo del avión se arrancó del costado del fuselaje apenas unos minutos después de haber iniciado el vuelo de Portland, Oregón a Ontario, California, enviando parte del contenido del avión al vacío.

"Es una suerte que nadie muriera y no hubiera heridos más graves", dijo a CNN Jennifer Homendy, presidenta de la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB, por sus siglas en inglés).

Los investigadores continúan revisando datos y relatos de testigos presenciales y examinando el propio avión. Los primeros detalles de la NTSB son desgarradores: Homendy dijo que faltaban los reposacabezas del asiento 26A, que está inmediatamente al lado del agujero del tamaño de un refrigerador en el lado izquierdo del avión, así como el asiento 25A frente a él. Las estructuras de los asientos están torcidas, dijo Homendy, las máscaras de oxígeno cuelgan y hay una pieza de ropa atrapada en el agujero por el tapón faltante de la parte que se separó del avión.

PUBLICIDAD

"El video parece muy tranquilo, pero estoy segura de que fue completamente caótico y muy ruidoso", dijo Homendy, refiriéndose a los videos tomados por los pasajeros.

La causa del accidente no ha sido determinada. La luz de falla de presurización automática del avión se había encendido tres veces en el último mes, dijo Homendy, señalando que no está claro si existe alguna correlación entre las luces de advertencia y el incidente del viernes.

Pero el avión fue puesto en servicio en octubre. El hecho de que el avión sea esencialmente nuevo sugiere que, en última instancia, podría ser culpa de Boeing y no del equipo de mantenimiento de Alaska Airlines, dijo Richard Aboulafia, director gerente de AeroDynamic Advisory, una consultora de gestión aeroespacial y de defensa con sede en Michigan.

La única buena noticia para Boeing es que “es casi seguro que no se trata de una cuestión de diseño”, afirmó Aboulafia. Pero eso no absuelve al fabricante de aviones, afirmó.

"Eso nos deja casi con seguridad con el proceso de producción", dijo.

Boeing dijo que estaba de acuerdo con la decisión de la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de dejar en tierra todos los aviones 737 Max 9 mientras son inspeccionados.

La FAA, el principal regulador de Boeing, enfrenta un intenso escrutinio por una serie reciente de retrasos en aerolíneas e incidentes que casi generan accidentes entre aviones, así como críticas por dar a los fabricantes de aviones demasiada libertad para regularse durante el proceso de certificación.

Pero la compañía, durante cinco años, ha enfrentado repetidos problemas de calidad y seguridad con sus aviones, lo que llevó a la inmovilización prolongada de algunos aviones y a la interrupción de las entregas de otros. Las acciones de Boeing (BA) cayeron casi un 9% en las operaciones previas a la comercialización del lunes a medida que los inversores están cada vez más preocupados por más daños a su negocio.

Los problemas de calidad más evidentes para Boeing surgieron con el diseño del 737 Max, que se consideró responsable de dos accidentes fatales: uno en Indonesia en octubre de 2018 y el otro en Etiopía en marzo de 2019. En conjunto, en los dos accidentes murieron las 346 personas a bordo de los dos vuelos y llevó a que los aviones más vendidos de la compañía quedaran en tierra durante 20 meses, lo que le costó más de $ 21,000 millones.

Pero los fallos de diseño que causaron los accidentes sacaron a la luz interrogantes sobre el proceso de toma de decisiones en Boeing. Las comunicaciones internas publicadas durante la inmovilización del 737 Max mostraron la descripción de un empleado sobre el avión como "diseñado por payasos, quienes a su vez son supervisados por monos".

Otros dos empleados acordaron que no permitirían que sus familiares volaran en el avión. La publicación de los documentos por parte de Boeing incluyó una disculpa a la FAA, el Congreso de EE.UU., las aerolíneas y sus pasajeros.

La compañía dijo que realizaría una reunión de todos los empleados este martes “centrada en la seguridad” en la fábrica 737 Max en Renton, Washington.

Los problemas de calidad van más allá del 737 Max

Los problemas con el Max son solo una parte de los problemas de control de calidad que han afectado a la empresa.

Tuvo que detener dos veces las entregas de su 787 Dreamliner, durante aproximadamente un año desde 2021 y nuevamente en 2023, debido a preocupaciones de calidad citadas por la FAA. Y el avión 777 también quedó en tierra después de que una falla en el motor de un vuelo de United esparciera restos del motor sobre las casas y el suelo.

Algunos de esos problemas, como los del motor del 777, se atribuyeron a los proveedores de Boeing. Pero Boeing ha trabajado para reducir los costos que paga a sus proveedores en los últimos años, como los que fabrican sus fuselajes y motores. Richard Aboulafia, de AeroDynamic Advisory, sugirió que esa decisión podría haber contribuido a la serie de problemas de control de calidad de sus aviones.

La compañía no respondió a una solicitud de comentarios sobre si el vuelo de Alaska Airlines estaba relacionado con los recientes problemas de calidad de Boeing.

El problema con el vuelo 737 Max de Alaska Airlines no es el primero desde que el avión volvió a estar en servicio hace tres años tras su suspensión en tierra. En diciembre pasado, Boeing pidió a las aerolíneas que inspeccionaran todos sus aviones 737 Max en busca de un posible perno flojo en el sistema del timón, después de que una aerolínea descubriera un posible problema con una pieza clave en dos aviones.

Cada vez que ocurre un nuevo problema, Boeing insiste en que la seguridad y la calidad son la prioridad número uno de la compañía.

“La seguridad es nuestra principal prioridad y lamentamos profundamente el impacto que este evento ha tenido en nuestros clientes y sus pasajeros”, dijo Boeing tras el accidente de Alaska Airlines.

Una reputación perdida de seguridad y calidad

No hace mucho que Boeing tenía una reputación inigualable en materia de calidad y seguridad. “If it’s not Boeing, I’m not going” (“Si no es Boeing, no voy”), solía ser una expresión para expresar la confianza que los pasajeros y las tripulaciones de las aerolíneas depositan en la calidad del fabricante de aviones.

Boeing todavía vende camisetas y tazas de café con esa expresión, que ya no les suena a muchos pasajeros.

No es fácil decir cuándo empezaron a cambiar las cosas en Boeing. Algunos expertos de la industria de la aviación señalan una fusión de 1997 con McDonnnell Douglas que eventualmente dio a la compañía altos ejecutivos que no eran exingenieros como lo habían sido los líderes anteriores de Boeing.

Otros señalan la decisión de trasladar la sede corporativa lejos de sus raíces en el noroeste del Pacífico, primero a Chicago en 2001 y luego a Arlington, Virginia en 2022, cerca del Pentágono y al otro lado del Potomac desde Washington, DC.

Y los problemas de control de calidad de Boeing no se han limitado a su unidad de aviones comerciales. Muchos de sus aviones militares también han tenido problemas de calidad que obligaron a la empresa a asumir grandes cargos contra sus ganancias. El perfil más alto de esos problemas incluye la reconfiguración de dos nuevos aviones 747 para ser los próximos aviones presidenciales Air Force One. Boeing ha revelado más de $ 2,000 millones en pérdidas solo en esos dos aviones.

Sus esfuerzos espaciales están muy por detrás de los del advenedizo SpaceX de Elon Musk, ya que su nave espacial Starliner diseñada para transportar astronautas hacia y desde la Estación Espacial Internacional aún no ha tenido un vuelo tripulado debido a una serie de errores, retrasos y fallas. Su primer vuelo con tripulación está programado para finales de este año, pero eso se produciría cuatro años después de que SpaceX llevara por primera vez astronautas a la estación espacial.

Los problemas de calidad de Boeing afectan al resultado final

Tan recientemente como 2019, la compañía reportaba fuertes ventas y ganancias, superando los $ 100,000 millones en ingresos por primera, y tal vez única, vez en su historia. Pero desde entonces se ha quedado muy por detrás de su rival Airbus, especialmente en el mercado clave de aviones de pasillo único, como el 737 Max.

Algunos problemas están fuera de su control, como las tensiones comerciales entre China y Estados Unidos que acaban con la demanda de sus aviones en el crucial mercado chino. Pero muchos de estos problemas de calidad han enojado a los clientes de las aerolíneas, que se han sentido frustrados por los retrasos y las suspensiones que afectan sus propios planes de expansión.

En 2022, Michael O'Leary, director ejecutivo de Ryanair, la aerolínea de descuento más grande de Europa y un cliente clave de Boeing, soltó una perorata pública llena de palabrotas contra la gerencia de Boeing, diciendo que necesitaban "ponerse en orden", "en esa compañía los ejecutivos necesitan un “reinicio” inmediato o una patada en el c***".

Los problemas de entrega y producción han hecho que la compañía reporte solo un trimestre rentable desde 2019, y no está claro cuándo volverá a reportar ganancias anuales.

El hecho de que Boeing y Airbus sean las dos únicas grandes compañías de aviación mundial significa que Boeing probablemente no tenga que preocuparse por verse obligada a cerrar el negocio, sin importar cuán extensos sean sus errores. Ninguna de las compañías pudo satisfacer toda la demanda de aviones comerciales y ambas tienen una acumulación de pedidos que se remonta a años atrás.

Pero los problemas han hecho que Boeing siga quedando cada vez más por detrás de Airbus.

Boeing tuvo que posponer los planes para su avión de próxima generación, conocido popularmente como Boeing 797, que se suponía ofrecería a las aerolíneas un avión de tamaño mediano y larga distancia para competir con el Airbus A321XLR. Y ha retrasado los planes para comenzar la producción de la próxima versión del 777, el 777X, que originalmente debía comenzar a entregarse a los clientes a finales del año pasado. Ahora Boeing no entregará el primer 777X hasta al menos 2025.

– Pete Muntean, Gregory Wallace y Jackie Wattles de CNN contribuyeron a este informe.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Aerolíneas dicen haber hallado piezas sueltas en algunos aviones Boeing 737 MAX 9 en tierra