U.S. markets open in 3 hours 38 minutes
  • F S&P 500

    3,933.00
    -12.00 (-0.30%)
     
  • F Dow Jones

    33,565.00
    -68.00 (-0.20%)
     
  • F Nasdaq

    11,519.50
    -46.50 (-0.40%)
     
  • RTY=F

    1,809.30
    -4.80 (-0.26%)
     
  • Petróleo

    73.54
    -0.71 (-0.96%)
     
  • Oro

    1,784.90
    +2.50 (+0.14%)
     
  • Plata

    22.50
    +0.17 (+0.76%)
     
  • dólar/euro

    1.0502
    +0.0033 (+0.32%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5130
    0.0000 (0.00%)
     
  • Volatilidad

    22.52
    +1.77 (+8.53%)
     
  • dólar/libra

    1.2177
    +0.0043 (+0.36%)
     
  • yen/dólar

    137.4570
    +0.4970 (+0.36%)
     
  • BTC-USD

    16,817.22
    -158.12 (-0.93%)
     
  • CMC Crypto 200

    394.49
    -7.31 (-1.82%)
     
  • FTSE 100

    7,504.31
    -17.08 (-0.23%)
     
  • Nikkei 225

    27,686.40
    -199.47 (-0.72%)
     

Australia: Primer arresto en caso de vasto ciberataque

AUSTRALIA-CIBERSEGURIDAD (AP)
AUSTRALIA-CIBERSEGURIDAD (AP)

Una persona ha sido arrestada en la investigación de un ciberataque a una empresa de telecomunicaciones de Australia en el cual robaron los datos personales de más de un tercio de la población, informó la policía el jueves.

La policía inició la Operación Huracán con la colaboración del FBI estadounidense después que Optus, la segunda empresa de telefonía inalámbrica del país, perdió los archivos personales de 9,8 millones de clientes y exclientes el 21 de setiembre.

El pirata publicó los archivos de 10.000 esos clientes en la “dark web” la semana pasada para tratar de extorsionarle 1 millón de dólares a Optus, subsidiaria de Singapore Telecommunications Ltd., o Singtel.

El jueves la policía arrestó a un vecino de Sydney de 19 años y lo acusó de usar esos datos en un intento de extorsión mediante mensajes de texto.

La policía no divulgó la identidad del hombre, que debe comparecer ante un tribunal para responder a cargos que conllevan hasta 10 años de prisión.

Se le acusa de enviar mensajes de texto a 93 clientes de Optus a los que exigió depositar 2.000 dólares australianos (1.300 dólares estadounidenses) en una cuenta bancaria, caso contrario utilizaría esos datos para cometer un delito financiero. Ninguna de las personas afectadas pagó.