U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,080.11
    +122.48 (+3.09%)
     
  • Dow Jones

    34,589.77
    +737.24 (+2.18%)
     
  • Nasdaq

    11,468.00
    +484.22 (+4.41%)
     
  • Russell 2000

    1,886.58
    +50.03 (+2.72%)
     
  • Petróleo

    80.55
    0.00 (0.00%)
     
  • Oro

    1,787.40
    +27.50 (+1.56%)
     
  • Plata

    22.56
    +0.78 (+3.58%)
     
  • dólar/euro

    1.0426
    +0.0092 (+0.89%)
     
  • Bono a 10 años

    3.7030
    -0.0450 (-1.20%)
     
  • dólar/libra

    1.2077
    +0.0127 (+1.07%)
     
  • yen/dólar

    137.4410
    -1.1930 (-0.86%)
     
  • BTC-USD

    17,150.04
    +687.34 (+4.18%)
     
  • CMC Crypto 200

    406.06
    +5.37 (+1.34%)
     
  • FTSE 100

    7,573.05
    +61.05 (+0.81%)
     
  • Nikkei 225

    27,968.99
    0.00 (0.00%)
     

Barco que previno al ‘Titanic’ de un iceberg es descubierto en el fondo del mar

Un grupo de científicos logró identificar los restos del barco que advirtió de la presencia del iceberg que puso fin a la fatídica travesía del Titanic. Un equipo de investigadores de la universidad galesa de Bangor, Gran Bretaña, utilizó un sonar multihaz para localizar el naufragio del SS Mesaba, buque mercante que envió un mensaje de radio mientras elTitanic cruzaba el Atlántico.

Pese a que el transatlántico británico recibió la transmisión, la advertencia jamás llegó al capitán, quien se encontraba en el puente de mando del Titanic. Y así, la madrugada del 15 de abril de 1912, el barco “insumergible” chocó contra el iceberg y zozobró.

Seis años más tarde, mientras navegaba con un convoy de Liverpool a Filadelfia, el Mesaba corrió la misma suerte en el mar de Irlanda. El 1 de septiembre de 1918, el buque recibió un torpedo lanzado desde un submarino alemán. Aquel ataque cobró las vidas de 20 tripulantes.

Aun cuando los restos del Titanic fueron descubiertos en 1985, apenas hasta ahora ha sido posible identificar el naufragio del Mesaba. La tecnología de sonar (siglas en inglés de navegación y detección por sonido) permite medir la distancia entre una fuente que emite un sonido y los distintos objetos que la rodean.

SONARES DE ÚLTIMA TECNOLOGÍA

Por ello, los sonares casi siempre van instalados en embarcaciones submarinas, las cuales utilizan estos aparatos para navegación, comunicaciones y actividades cartográficas.

Un sonar “activo” —como el que utilizaron los investigadores de Bangor para mapear el lecho marino e identificar los restos de Mesaba— emite pulsos de sonido y recoge los ecos. Debido a que la velocidad del sonido es constante, basta medir el tiempo transcurrido entre la emisión del pulso y el registro de su eco para que los operadores calculen la distancia a que se encuentra el objeto que reflejó el sonido.

Esta estrategia, denominada ecolocalización, también está presente en la naturaleza y la utilizan los mamíferos marinos (ballenas y delfines), así como los murciélagos. Por otro lado, el sonar multihaz instalado en el Prince Madog —barco de investigación del equipo de Bangor— genera mapas muy detallados del lecho marino, pues revela las estructuras que yacen en el fondo del mar, como un naufragio.

El Dr. Innes McCartney, historiador y arqueólogo marino, e integrante del equipo de Bangor, describió el sonar multihaz como “una técnica que cambia la jugada en la arqueología marina”.

“Antes teníamos que viajar a diversos sitios cada año para zambullirnos e identificar restos visualmente”, informa McCartney, en un comunicado a los medios. “En cambio, las incomparables características del sonar de Prince Madogbrindan un medio relativamente económico para examinar naufragios”.

EL TITANIC Y OTROS BARCOS

El comunicado prosigue así: “Ahora podemos correlacionar los hallazgos con la información histórica, sin las costosas interacciones físicas que implica la visita de un sitio. Esta tecnología será de enorme interés para científicos marinos, organizaciones ambientales, hidrógrafos, gestores patrimoniales, arqueólogos marinos e historiadores”.

Además de los restos del Mesaba, el equipo galés halló 273 naufragios dispersos en un área de casi 19,500 kilómetros cuadrados en el fondo del mar de Irlanda, muchos de los cuales ya habían sido detectados y erróneamente identificados con otros hundimientos.

Por su parte, el Dr. Michael Roberts —quien dirigió el análisis de los resultados en la Escuela de Ciencias Oceánicas de Bangor— declaró: “También hemos estado examinando esos naufragios para entender la manera como los objetos del lecho marino interactúan con los procesos físicos y biológicos, lo que, a su vez, ayudará a los científicos a impulsar el desarrollo y el crecimiento del sector de energía marina”. N

(Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek).

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Cómo Colombia rescata barcos del fondo del mar cargados de oro

‘Endurance’, el barco perdido en la Antártida hace 107 años, es localizado

Por qué Rusia está apoderándose del Ártico con sus barcos rompehielos nucleares