U.S. Markets closed

Banco Central de Brasil mantiene inesperadamente tasas de interés en medio de caída de moneda local

Por Bruno Federowski
El presidente del Banco Central de Brasil, Ilan Goldfajn, tras una ceremonia en el palacio presidencial de Planalto en Brasilia. Imagen de archivo. 10 de abril de 2018. REUTERS/Ueslei Marcelino

Por Bruno Federowski

BRASILIA, 16 mayo (Reuters) - El Banco Central de Brasil mantuvo el miércoles la tasa de interés pese a las expectativas generalizadas de un recorte, en momentos en que una caída de los mercados emergentes llevó a la moneda local a un mínimo de dos años.

El comité de política monetaria de nueve miembros del banco, conocido como Copom, mantuvo la tasa referencial Selic en un 6,50 por ciento, después de reducirla en 775 puntos básicos desde octubre de 2016.

Sólo dos de 42 economistas encuestados por Reuters habían pronosticado que el banco mantendría el costo del dinero en su reunión.

La sorpresiva decisión convierte al Banco Central brasileño en el último de los mercados emergentes en tomar una postura monetaria agresiva a medida que las expectativas de un alza en los rendimientos de los bonos del Tesoro de Estados Unidos alejan a los inversores de activos de mayores retornos en el mundo en desarrollo.

Por ejemplo, el Banco Central de Argentina ha vendido reservas y subido las tasas de interés a un 40 por ciento para apuntalar al peso, que se ha debilitado alrededor de un 15 por ciento este mes.

La decisión de la autoridad monetaria brasileña marca además el fin de su ciclo más pronunciado de recortes de tasas de interés en una década, que redujo la tasa referencial Selic desde un máximo de nueve años de 14,25 por ciento.

Las autoridades han luchado para acelerar la recuperación de la mayor economía de América Latina después de su peor recesión en décadas, y la inflación se mantiene por debajo del rango meta oficial.

"Se si excluye el balance de riesgos, el panorama aún justificaría otro recorte, pero (el Banco Central) prefirió ir a lo seguro", sostuvo Marco Caruso, economista de Banco Pine. "Sigo pensando que a menos que haya otra racha de volatilidad cambiaria, la Selic probablemente se mantendrá muy baja".

Una moneda local más débil podría impulsar los precios de las importaciones y revivir la inflación, pero analistas dijeron que el magro dato de actividad en el primer trimestre en Brasil sugiere que una lenta recuperación limitará el traspaso de las presiones inflacionarias externas.

"El panorama mundial se ha vuelto más desafiante y ha mostrado volatilidad", aseguró el Copom en un comunicado que acompaña su decisión. "La evolución de los riesgos asociados, en gran medida, con la normalización de las tasas de interés en algunas economías avanzadas llevó a ajustes en los mercados financieros internacionales", agregó.


(Editado en Español por Manuel Farías)