Anuncios
U.S. Markets closed
  • S&P 500

    5,588.27
    -78.93 (-1.39%)
     
  • Dow Jones

    41,198.08
    +243.60 (+0.59%)
     
  • Nasdaq

    17,996.92
    -512.42 (-2.77%)
     
  • Russell 2000

    2,239.67
    -24.00 (-1.06%)
     
  • Petróleo

    83.01
    +2.25 (+2.79%)
     
  • Oro

    2,462.20
    -5.60 (-0.23%)
     
  • Plata

    30.51
    -0.95 (-3.01%)
     
  • dólar/euro

    1.0942
    +0.0039 (+0.3611%)
     
  • Bono a 10 años

    4.1460
    -0.0210 (-0.50%)
     
  • Volatilidad

    14.48
    +1.29 (+9.78%)
     
  • dólar/libra

    1.3008
    +0.0035 (+0.2680%)
     
  • yen/dólar

    156.3010
    -2.0140 (-1.2721%)
     
  • BTC-USD

    64,599.56
    -224.05 (-0.35%)
     
  • CMC Crypto 200

    1,340.44
    -1.89 (-0.14%)
     
  • FTSE 100

    8,187.46
    +22.56 (+0.28%)
     
  • Nikkei 225

    41,097.69
    -177.39 (-0.43%)
     

Cascos de "Iron Man" y camisetas inteligentes: la tecnología del Pentágono para combatir en las guerras del futuro

Pagsoor Bob", dice Alexander Gruentzig, señalando un maniquí con el mango de un destornillador sobresaliendo de su hombro derecho. El fundador de la startup Legionarius del área de Boston (Estados Unidos) apuñaló a Bob para demostrar las habilidades de un uniforme de camuflaje que lleva puesto y que contiene una capa de sensor liviana desarrollada por su compañía.

La "camisa inteligente" envió una alerta a un teléfono inteligente táctico que muestra el área de la herida, los signos vitales de Bob y su ubicación . El objetivo, dice Gruentzig, es ayudar antes a los soldados heridos.

"El 90% de las muertes prevenibles en combate son causadas por hemorragias masivas. Si puede detener el sangrado en el primer minuto, la probabilidad de supervivencia aumenta enormemente", dijo Greuntzig a Forbes a principios de este mes en una feria comercial de defensa en Washington, DC, donde su tecnología se presentó como una de las ganadoras.

PUBLICIDAD

El uniforme inteligente, que Legionarius estuvo desarrollando con la ayuda del Comando de Operaciones Especiales de EE.UU. y aproximadamente US$ 1,1 millones en fondos gubernamentales, es parte de una ola de trabajo en el ejército de EE.UU. para desarrollar tecnología portátil que permita proteger a los soldados y medir mejor su condición física en tiempo real.

Camiseta inteligente-Legionarius
La camiseta inteligente de Legionarius está diseñada para detectar desgarros producidos por impactos de alta velocidad como disparos o metralla y enviar alertas al teléfono inteligente de un médico.

Abarca desde los esfuerzos para aprovechar los relojes inteligentes de los consumidores y otros dispositivos de acondicionamiento físico que registran el esfuerzo hasta la investigación de vanguardia para manipular el cerebro y mejorar el sueño, o desarrollar un casco similar al de Iron Man que detectaría amenazas y se activaría para proteger contra conmociones cerebrales y ataques dirigidos.

"Históricamente, el ejército ha sido como, si quiero convertirte en un mejor soldado, te daré un arma mejor", dice Brandon Marcello, un fisiólogo deportivo que trabajó con equipos profesionales para mejorar el rendimiento. Actualmente, participa en un programa del Comando de Futuros del Ejército de los EE.UU., llamado Optimización del Sistema de Armas Humanas (OHWS), que utiliza dispositivos portátiles de seguimiento de la salud con los soldados. Su objetivo: "¿Cómo podemos ahora optimizar al ser humano y hacerlo más inteligente, más letal, más preciso?" él dice.

La pandemia del coronavirus sirvió como acelerador. En 2020, la Unidad de Innovación de Defensa distribuyó miles de relojes de pulsera inteligentes Garmin y anillos de dedo Oura para rastrear la temperatura, el pulso y los niveles de oxígeno en la sangre de los miembros del servicio y descubrió que podía predecir los casos de Covid-19 con un 73% de precisión.

Fue una expansión de una iniciativa de DIU iniciada en 2018 con Philips Healthcare llamada Análisis rápido de exposición a amenazas (RATE) que desarrolló un algoritmo destinado a predecir una amplia gama de enfermedades comunes 48 horas antes de que se muestren los síntomas.

Estados Unidos despliega en Medio Oriente y Afganistán miles de soldados  más de lo previsto - Infobae
Ejército de Estados Unidos desplegado en Afganistán.

Los altos mandos del ejército también querían ver si los dispositivos portátiles de los consumidores podrían usarse para diagnosticar el Covid, pero el programa busca mucho más que solo pistas sobre enfermedades. Durante los últimos dos años, OHWS ha utilizado el anillo Oura para evaluar la calidad del sueño y los relojes inteligentes Polar Grit X Pro para controlar la frecuencia cardíaca y el esfuerzo de un batallón de 530 soldados de la 10.ª División de Montaña en Fort Drum, Nueva York, desplegado en una base en Afganistán.

A nivel de unidad, MASTR-E, OHWS y programas similares de la Marina y la Fuerza Aérea tienen como objetivo ayudar a los comandantes a saber cuándo sus tropas están siendo presionadas demasiado o si pueden ser entrenadas más duro, y para el soldado individual, brindarles retroalimentación sobre cómo la respiración afecta su puntería, o cómo una noche intensa de bebida afecta su rendimiento al día siguiente.

OHWS, que se ampliará el próximo año a una pequeña brigada de 2000, está tratando de enseñar a los soldados "el por qué detrás de su fisiología para que realmente tomen mejores decisiones a nivel individual", dice el gerente del programa Joseph Patterson. Los datos también alientan a los oficiales a comprometerse más con sus soldados y "volverse más cariñosos", dice Patterson, "más humanos".

Si un soldado tiene respiración elevada y frecuencia cardíaca durante la noche, podría ser un indicador de estrés que incite a los oficiales a registrarse, dice Marcello. "Podría ser cualquier cosa, desde 'Hagámosles la prueba de covid' hasta 'Oye, esto parece un problema de salud mental'. Intervengamos antes de que suceda algo realmente malo".

1X1-LifeLens_device_on_chest_2
LifeLens ha pasado seis años desarrollando su sensor, que dice que puede usarse para una amplia variedad de controles de salud, desde signos vitales hasta detectar anomalías en la marcha y signos tempranos de infección.

Los rastreadores de actividad física para consumidores tienen sentido durante el entrenamiento, pero es posible que no tengan la duración de la batería para durar durante una misión, y muchos no pueden vincularse con los sistemas de comunicación táctica, dice Alan Harner de la Actividad de Desarrollo de Material Médico del Ejército de EE.UU.

Es gerente de producto de un programa de servicios cruzados que está desarrollando un pequeño biosensor con LifeLens Technologies, una empresa nueva con sede en Pensilvania, que está diseñado para su implementación en el campo y que dicen que puede rastrear 150 tipos de datos de salud, desde signos vitales hasta hipohidratación y presiones de explosión que podría conducir a lesiones cerebrales.

El dispositivo es un parche adhesivo que contiene un circuito estirable de siete capas con un disco del tamaño de una moneda de cinco centavos en el centro que tiene un procesador, un transmisor y una batería con una autonomía de 72 horas. Se coloca en el pecho, lo que brinda lecturas más precisas de los signos vitales que los dispositivos de consumo que se usan en la muñeca o en los dedos, y es lo suficientemente cómodo como para que los usuarios se olviden de que está ahí, dice Landy Toth, CEO de LifeLens.

HRAPS-lifelens
Una captura de pantalla de una vista de mapa en vivo de soldados que usan el dispositivo LifeLens y que estaban siendo monitoreados por riesgo de lesiones por calor durante un ejercicio de entrenamiento.

El ejército también está respaldando programas "moonshot", como un esfuerzo financiado por el ejército de US$ 2,8 millones centrado en la Universidad Rice de Houston para desarrollar una gorra que mejoraría el sueño de los soldados al estimular el flujo del sistema glinfático en el cerebro, que se cree que ayuda a eliminar los desechos metabólicos.

Es ambicioso, en parte, porque aún no se ha establecido científicamente que el sistema glinfático, que se ha documentado en animales, exista en humanos, dice Paul Cherukuri, exdesarrollador de dispositivos biomédicos a cargo del proyecto y vicepresidente de innovación de Rice. Las órdenes de marcha del gerente del programa del Ejército: "Quiero que busquen un Nobel y un dispositivo portátil nuevo", dice Cherukuri.

Casco
Un prototipo de un casco inteligente diseñado por investigadores de la Universidad de Rice, que presenta una matriz producida en una impresora Carbon 3D que, según dicen, incorporará sensores y otros sistemas para proteger activamente al usuario.

Cherukuri también está liderando un proyecto respaldado por la Marina de US$ 1,3 millones con sede en Rice para construir un casco futurista que se asemeja al de Iron Man, popularizado en las películas de Marvel protagonizadas por Robert Downey Jr., completo con una versión rudimentaria de su asistente de inteligencia artificial JARVIS que detectaría amenazas y desplegaría protecciones activas.

Los ingenieros del proyecto están trabajando con el unicornio Carbon de impresión 3D de California para desarrollar nuevos polímeros livianos. Planean incorporar diminutas cámaras planas sin lentes desarrolladas en Rice y otros sensores. El casco interpretaría los datos del sensor para advertir a los soldados de peligros fuera de su campo de visión, ya sea a través de hápticos o una pantalla de visualización frontal, y tomaría contramedidas.

Han simulado una versión Mark 1 que es el doble del peso objetivo de 1,3 kilos. Cherukuri dice que entre las partes difíciles en este punto se encuentran desarrollar la inteligencia para interpretar la información del sensor y descubrir cómo equipar el casco con suficiente potencia. El objetivo, dice, es ayudar a "los muchachos que van a estar en el hoyo por mucho tiempo, que están desconectados de la base de operaciones. ¿Podemos mantenerlos vivos y saludables?".

 

*Con información de Forbes US.