U.S. markets closed
  • S&P 500

    4,136.48
    -43.28 (-1.04%)
     
  • Dow Jones

    33,926.01
    -127.93 (-0.38%)
     
  • Nasdaq

    12,006.96
    -193.86 (-1.59%)
     
  • Russell 2000

    1,985.53
    -15.69 (-0.78%)
     
  • Petróleo

    73.23
    -2.65 (-3.49%)
     
  • Oro

    1,865.90
    -50.40 (-2.63%)
     
  • Plata

    22.40
    -1.22 (-5.17%)
     
  • dólar/euro

    1.0798
    -0.0113 (-1.04%)
     
  • Bono a 10 años

    3.5320
    +0.1360 (+4.00%)
     
  • dólar/libra

    1.2056
    -0.0173 (-1.41%)
     
  • yen/dólar

    131.1500
    +2.5460 (+1.98%)
     
  • BTC-USD

    23,213.86
    -249.17 (-1.06%)
     
  • CMC Crypto 200

    535.42
    -1.43 (-0.27%)
     
  • FTSE 100

    7,901.80
    +81.64 (+1.04%)
     
  • Nikkei 225

    27,509.46
    +107.41 (+0.39%)
     

China refuerza seguridad tras inusuales protestas contra las restricciones por el COVID

Un guardia de seguridad con mascarilla y protector facial en Pekín

Por Casey Hall y Martin Quin Pollard

PEKÍN, 28 nov (Reuters) - La policía patrullaba el lunes los escenarios de las protestas del fin de semana en Shanghái y Pekín, después de que multitudes allí y en otras ciudades de China se manifestaron en contra de las estrictas medidas contra el COVID-19, que siguen alterando la vida de los ciudadanos tras tres años de pandemia.

Desde las calles de varias ciudades chinas hasta decenas de campus universitarios, los manifestantes hicieron una muestra de desobediencia civil sin precedentes desde que el líder Xi Jinping asumió el poder hace una década. Durante su mandato, Xi ha supervisado la represión de la disidencia y la expansión de un sistema de vigilancia social de alta tecnología que ha dificultado la protesta y la ha hecho más arriesgada.

"Nos oponemos a estas restricciones de los derechos de las personas en nombre de la prevención de virus y a las restricciones de la libertad individual y de los medios de vida de las personas", dijo Jason Sun, un universitario de Shanghái.

El lunes no hubo señales de nuevas protestas en Pekín ni en Shanghái, pero decenas de policías se encontraban en las zonas donde tuvieron lugar las manifestaciones del fin de semana.

Preguntado por el enfado generalizado por la política china de "COVID cero", el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian, dijo a los periodistas: "Lo que usted ha mencionado no refleja lo que realmente ha sucedido".

"Creemos que con el liderazgo del Partido Comunista de China y la cooperación y el apoyo del pueblo chino nuestra lucha contra el COVID-19 tendrá éxito", agregó.

La reacción ante las medidas contra el COVID supone un revés para los esfuerzos de China por erradicar el virus, que está infectando a un número récord de personas tres años después de su aparición en la ciudad de Wuhan.

La política de "COVID cero" ha mantenido la cifra oficial de muertos en China en miles, frente a más de un millón en Estados Unidos, pero ha tenido el coste de confinar a muchos millones de personas a largas temporadas en casa, provocando grandes trastornos y daños en la segunda mayor economía mundial.

Abandonarla supondría dar marcha atrás a una política defendida por Xi. También supondría el riesgo de saturar el sistema sanitario y provocar enfermedades y muertes generalizadas en un país con cientos de millones de ancianos y bajos niveles de inmunidad al COVID, según los expertos.

Las protestas agitaban los mercados mundiales el lunes, haciendo bajar los precios del petróleo y el dólar, así como bruscos desplomes de las acciones chinas y del yuan.

Los medios estatales no mencionaron las protestas, pero sí instaron a los ciudadanos en sus editoriales a atenerse a las normas del COVID. Muchos analistas afirman que es poco probable que China vuelva a abrirse antes de marzo o abril, y que antes necesita una campaña de vacunación eficaz.

"Las manifestaciones no amenazan de forma inminente el orden político existente, pero significan que la actual combinación de políticas sobre el COVID ya no es políticamente sostenible", escribieron los analistas de Gavekal Dragonomics en una nota.

"La cuestión ahora es cómo será la reapertura. La respuesta es: lenta, incremental y desordenada", agregó.

BARRERAS AZULES

A última hora del domingo, los manifestantes se enfrentaron a la policía en Shanghái, donde sus 25 millones de habitantes se quedaron atrapados en casa en abril y mayo. Las fuerzas de seguridad se llevaron un autobús lleno de gente.

El lunes, las calles de donde se reunieron los manifestantes fueron bloqueadas con barreras metálicas azules para evitar la concentración de multitudes. Policías con chalecos de alta visibilidad patrullaban en parejas, mientras que los autos y motos de la policía pasaban por el lugar.

Se pidió a las tiendas y cafeterías de la zona que cierren, según declaró a Reuters un empleado de una de ellas.

Si bien la política de COVID china ha sido una importante fuente de incertidumbre para los inversores, ahora también están atentos a cualquier signo de inestabilidad política, algo que muchos no habían considerado en la autoritaria China, donde Xi se aseguró recientemente un tercer mandato de liderazgo.

Martin Petch, vicepresidente de Moody's Investors Service, dijo que la agencia de calificación espera que las protestas "se disiparan con relativa rapidez y sin dar lugar a una violencia política grave. Sin embargo, tienen el potencial de ser negativas para el crédito si se mantienen y producen una respuesta más contundente por parte de las autoridades".

INCENDIO EN URUMQI

El catalizador de las protestas fue el incendio de un departamento la semana pasada en la ciudad occidental de Urumqi, en el que murieron 10 personas. Muchos especularon con que los controles de COVID en la ciudad, partes de la cual llevaban 100 días encerradas, habían dificultado el rescate y la huida, algo que las autoridades municipales negaron.

Las multitudes de Urumqi salieron a la calle el viernes. Durante el fin de semana, los manifestantes de ciudades como Wuhan y Lanzhou volcaron las instalaciones de pruebas de COVID, mientras que los estudiantes se reunieron en los campus de toda China. También se han celebrado manifestaciones de solidaridad en al menos una docena de ciudades de todo el mundo.

Los debates sobre las protestas, así como las imágenes y las grabaciones, provocaron un juego del gato y el ratón entre los usuarios de las redes sociales y los censores.

En Pekín, grandes multitudes de personas pacíficas se concentraron el domingo, pasada la medianoche, en una carretera de circunvalación de la ciudad, y algunas de ellas sostenían trozos de papel en blanco como símbolos de protesta.

El domingo, en Shanghái, algunos manifestantes corearon brevemente consignas contra Xi, algo casi inaudito en un país donde tiene un nivel de poder nunca visto desde la época de Mao Zedong.

(Escrito por Marius Zaharia y Brenda Goh; editado en español por José Muñoz y Carlos Serrano)